Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 28 DE JUNIO DE 1908- EDICIÓN t. a PAG. 10. MÁS BOMBAS EN BARCELONA POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTÍCULA. SÁBADO, fj, H NI, i a explosión. La bomba que ha estallado esta manatí 4 las cuatro y media, en el mercado de la Bo uería, cerca de los puestos de carne, Sólo hirió á la caballería de un carro que se hallaba próximo al lugar donde se produjo la explosión. Algunas mesas han sufrido destrozos que indican la fuerza expansiva de la máquina infernal estallada. Se han recogido algunos cascos de la bomba. Unorde ellos tiene una forma semejante á la del cuello de un botijo. Cerca del lugar donde se produjo la explosión ha sido hallado un objeto que por su configuración exterior resulta sospechoso. Con grandes precauciones fue recogido para ser llevado al Campo de la Bota, donde será examinado. Gracias á lo temprano de la hora en que hizo explosión el artefacto, no han ocurrido las desgracias que hubieran tenido que lamentarse caso de ocurrir siquiera media hora más tarde, que es cuando empiezan á Megar los carros coa mercancías, EABCELON 3 7 4 T. ÍA 1 pasar la cabalgata por la Rambla de las Flores, hizo explosión una bomba coqueada en un urinario. La alarma que se produjo fue grande. Resultaron heridos dos guardias de Seguridad, uno levemente, y el otro, llamado José Poveda, gravísimo. Fueron detenidos tres individuos sospechosos de tener participación en la perpetración del delito. Hasta aquí llegan los informes que nos comunicó el Sr. La Cierva. Vra explosión. Poco después de las nueve de la noche ha estallado una bomba en un urinario situado en la Rambla de las Flores. I, a citada rambla hallábase á dicha hora verdaderamente cuajada de público que esperaba el desfile de la procesión histórica El pánico que se produjo fue enorme, pues el estampido que hizo la explosión fue verdaderamente tremendo y se oyó desde puntos muy apartados del lugar en donde se produjo. Las gentes coman despavoridas en todas direcciones, originándose carreras, á consecuencia de las cuales muchas personas, especialmente niños y mujeres, fueron pisoteadas y arrolladas por la multitud VJ endos y contusos. 1 Aunque en los primeros momentos, y dada la excesiva confusión que se produjo, fue imposible precisar el número exacto de las víctimas que produjo la explosión, sábese, sin embargo, que ha habido bastantes heridos. Algunos cié éstos lo están de verdadera gravedad. Muchas señoras fueron también atacadas- de desmayos, siendo asistidas en las farmacias próximas al lngar del suceso. Consternación en la ciudad. Existe una profunda consternación en la ciudad á consecuencia de los atentados terroristas realizados en el día de hoy. Estos tristes sucesos han provocado todo género de protestas, temiéndose que se vueLva al período de intranquilidad y de alarma en que antes habíamos vivido. 1 as autoridades. El gobernador civil, Sr. Ossorio y Gallardo, fue una de las primeras autoridades que llegaron al lugar del suceso. También acudió á la Rambla de las S o res el juez de instrucción. Las autoridades adoptaron las medidas propias del caso, disponiendo además que los heridos fuesen convenientemente asistidos. También interrogaron á algunas de las personas que se hallaban próximas al urinario cuan do estalló la bomba. A mpliación áe noticias. Amplío las noticias que comuniqué á primera hora, pues las comunicaciones, tanto telegráficas como telefónicas, han estade interrumpidas desde poco después de ocurrir el suceso. En el urinario de la Rambla de las Flores en que estalló la bomba son ya tres con la de esta noche las. que han hecho explosión Dicho- urinario presenta grandes desper fectos, habiéndose roto todos los crtstaleí del mismo, así como los de las casas inmediatas, cuyos balcones se hallaban atestados de señoras que aguardaban el paso de la cabalgata. Entre las primeras personas que acudieron al lugar de la explosión figuran vanos jefes del Cuerpo de Seguridad y el secretario del Gobierno civil, quienes empezaron á hacer las prineraa indagaciones. BARC LC Mf 2 8, 1 B UtCELOXA, 2 7 U K Los comerciantes de las casas inmediatas cerraron acto seguido sus establecimientos, ea los cuales se refugiaron niucUas persanas. quedó casi instantáneamente despejado, pues la gente huyó de él en todas direcciones, viéados e en el suelo gravemente herido al guardia de Seguridad José Pereda, que prestaba servicio cerca del urinario. 1,1 guardia fue recogido y trasladado- á la farmacia próxima del señor de Graus, en la que se le practicó ¡a pnmera cura por el médico del hospital de 5 ius D. Luis Palomino, que pasaba casualmente por la Rambla al ocurrir la explosión. Aprecíesele al herido la fractura completa de ambas piernas y una profunda herida en el vientre, causada por un casco de la borní Además, el herido tenía entre la ropí varios trozos de metralla que no llegaron á herirle. El desdichado guardia fue conducido por los camilleros de la Cruz Roía al hospital provincial. El estado de Pereda era gravísimo, siendo necesario administrarle la Extremaunción. herido O troTambiéngrave. fue recogido herido de gravedad por trozos muy menudos de metralla un joven de diez v ocho años, llamado Aurelio Oriol Dos hermanas de éste, Catalina y María Figueras, también sufrieron agudos faincopes n los primeros momentos se creyó que el número de heridos era mayor, debido, sin duda, á la confusión que se produjo. I a mujer de Pereda. Mientras el guardia Pereda era conducido al riospital, se presentó su mujer en la Rambla de lás FIores, en donde sabía que aquél prestaba servicio, preguntando por su marido. Los compañeros de éste la llevaron engañada al retén de Policía para que no viera á su esposo. Pereda tiene cuarenta ios I f n detenido. Al ocurrir la explosión, un transennte señaló á un sujeto que acabarja de salir uel urinario. Fue detenido inmediatamente y lo5! guardias trataron de llevarlo al cuartelillo cercano; pero el público se dio cuenta de la detención, y á viva fuerza y poseído í e Ja mayor indignación pretendió fy, u. al preso. Fue necesario que ios guardias de Seguridad, en vista del peligro que corría e. bujeto en cuestión, simulasen varias c rgds sable y revolver en mano, evitando? t í que el deten do suHese daño alguno. Unígi tpo de- valencianos que por allí pasaba pre. endió agsedtr al preso con navajas, no logrando su intento merced á la serenidad de los guardias que poi un pusieron al detenido á buen recaudo. Ntros detalles. El pavimento inmediato al urinario aparece completamente destrozado. Ea el iuteri r del urinario e ve un gran reg tero. de sangre. i ¿publico, después de conoeido el suceso y viendo que no había tenido más consecuencias que las apuntadas, continuó paseando por las Ramblas, en espera de ia cabalgata, cuya- salida estaba anunciada pai a las once de la noche. Guardia gravísimo. ocurrió la explosión El sitio en aonde nfornies de la Policía. El gobernador ha dicho á los periodistas que nada nuevo sabía relacionado con la explosión de esta madrugada, inc icándoles vieran al jefe superior de la Policía. Este les manifestó que se había personaáo en el lugar del suceso, recogiendo multitud de fragmentos de la bomba, la cual, por la reconstitución que ha podido hacerse con los referidos fragmentos, cree que debía tener forma de una pequeña ampolla con pitorro, siendo toda ella de hierro colado, con paredes de cinco milímetros de espesor. Por el olor que despedían los trozos, dedujo el citado jefe que el explosivo estaba cargado con pólvora y que contenía, además de los fragmentos de hierro, cápsulas de pistola bastante antiguas, al parecer, petes la pólvora que ea lasf mismas había sstaba petrificada ya. La Policía ha recibido instrucciones especiales para la busca de los autores de la explosión. Muchos agentes han sido vistos recorriendo los alrededores, especialmente Sans. No sabe el susodicho jefe de la Policía á qué atribuir el atentado, pues hasta ahora el único dato que hay sobre el asunto es que hace pocos días se vio ante el Supremo la causa de Rull. 1 LA SEGUNDA BOMBA JU oticias oficíales. Anoche, á las diez, mpezó á circular por Centros los periodísticos el rumor p e que en Barcelona acababa de hacer explosión otra bomba. Los corresponsales que tienen conferencias telefónicas con la capital de Cataluña preguntaron á sus compañeros barceloneses, y éstos confirmaron la notieia, aunque Sin dar ningún detalle, porque la censara cortaba la comunicación ea cuanto se proatiriciaba la palabra bomba, Acudimos á Gobernación, y el ministro nos manifestó lo siguiente: Se celebraba anoche en Barcelona la cabalgata coamernoíativa de la institución del Consejo de Ciento, y había enloda la carrera por donde tenía que circular la comitiva tina concurrencia numerosa.