Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 28 D E J U N I O D E c, o8. EDICIÓN i. PAG. 4. pasa por todo, Coquelin quiere tener á todo trance Chanteclair, cueste lo que cueste. Y no sé por qué me da el corazón que el gallo diez años tapado de Rostand va á resultar un poco ronco. osa JUAN CADENAS. París, Juni CRÓNICA TELEFÓNICA LOS REYES EN LA GRANJA DE NUESTRO SERVICIO PARTJSULAR SAN ILDEFONSO, ZJ, ION. e i riabitualmente los sucesos, y por lo tan to las noticias, escasean aquí, hoy dicha escasez ha sido mayor que de costumbre. Para mañana tampoco se anuncia nada extraordinario; en cambio, el próximo 1 anes, con el bautizo del Infante, habrá en este Real Sitio inusitado movimiento y animación. Además de los elementos oficiales indispensables que habrán de llegar, vendrán de la corte algunos grandes de España, gentüeshombres, el segundo jefe de Alabarderos, general Ezpeleta, y comisiones de la Escolta Real y de la Casa militar de S. M. el Rey. También han anunciado su llegada algunos diplomáticos extranjeros, que se proponen asistir á la ceremonia bautismal, Y vamos con el día de hoy. Por la mañala, el Monarca estuvo paseando por los jariines con el general Müáns del Bosch. Des; més, acompañado del infante D. I uis, hijo ie doña Eulalia, realizó una excursión á Riofrío en automóvil, I, a Reina continúa en satisfactorio estado, y lo mismo el Infantito, y de seguir así Su Majestad, es casi seguro que en la semana próxima podrá ya levantarse. Almorzó hoy en palacio el secretario particular de la Reina madre, D. Alfonso de Aguilar, que vino por la mañana en auto móvil, y regresó á Madrid por la tarde, acompañado de sus hijos. A las tres se verificó en la sala de mayordomía de Palacio el acto de jurar el cargo como gentileshombres con ejercicio el geaeral Miláns del Bosch y el coronel de Alabarderos, Sr. Paño, y como gentilhombre de cámara, el capitán de Cazadores de Baibastro Sr. Morato, que estuvo de guardia la noche del nacimiento del Infante. Prestaron juramento ante el mayordomo mayor de Palacio, Siñor duque de Sotomayor. Hubo luego partido de polo, el único espectáculo que aquí se áisfruta y donde se reúnen por la tarde 20 ó 30 personas. El partido de hoy se esperaba con interés porque en él se iba á ventilar definitivamente el premio de las copas de I a Granja, y los dos bandos que debían jugar, vencedores en las pruebas eliminatorias de ayer, resultaban muy desequilibrados. Así comenzó la lucha, haciendo alternativamente dos tantos cada team; pero después el bando morado, aunando perfectamente sus esfuerzos, y merced á un vigoroso empuje, logró apuntarse nueve goals, -mientras sus contraríos sólo hicieron uno más. Ganaron, por tanto, con el Rey, el conde 3 el Real, el Sr. Urruela y Mr. I aborde, contra el duque de Arión, el marqués de Viana, D. José Santos Suárez y D. Juan Pérez de Seoaue. Al terminar el partido imciu i) Alfonso ios tres hurras de rigor, que fueron contestados con entusiasmo por vencedores v cencidos. Entre otras personas aistinguidas, unas áe la colonia y otras que llegaron de Madrid en automóvil expresamente á este efecto, presenciaron el partido las duquesas de Montellano, Santo Mauro, Sotomayor. San Carlos y la Conquista; la marquesa de Sqttilache; las condesas del Puerto y Torre Arias, las señoras de Seoane, I 5 riga, Queipo de Llano, y señoritas de Carvajal Quesada y Fernández de Henestrosa Casi todas regresaron á Madrid al anochecer con algunos de los polistas, uno de los cuales, el duque de Alba, marchará á Inglaterra mañana ó pasado; otros, como Santos Suárez y I, eopoldo Mazas, saldrán en breve para Ostende, donde el día 8 del próximo mes de Julio tomarán parte en un campeonato internacional. Sin embargo, aun quedarán aquí jugadores, y el lunes mismo habrá partido para disputarse el premio del gran duque de Boris, primero; después, otro que ha regalado la Reina, consistente en cuatro preciosas petacas, y algún otro. Esto es todo. No es- mucho; pero no nay más. R. SANTA MARÍA (f OPLAS DEL DOMINGO LA VIDA ES CORTA -No te quepa duda, I,i no; la vida es sólo una ráfaga; ahora estás, si á mano viene, conmigo, charla que charla, tomándote un par de copas, ú cuatro, ú cinco, y las pagas, y me das luego la mano, y dices: Hasta mañana y te vas pa la del Oso, donde mora tu chávala, y te encuentras con su madre, que va, y te coge, y te para, y te da un kilo de golpes, que es fatible, y te los guardas, ú le arrugas cualquier órgano de relativa importancia, que pue que te decidieses, y llega á destiempo un guardia y te buscas la quincena, y por pitos, ó por flautas, te enturbias el veraneo en total por una dama que vende en la de la Ruda acerolas y azofaifas, y que no sabe del Credo ni el Amén Jesús. Ten calma, y si quies echar anchuras y que te brille la cara y se te sienten los nervios y se te confronte el alma has lo que I ucio Chinela, servidor y tumbatazas: preocúpate del hoy y déjate del mañana. ¿Que se cierran las tabernas... Siempre hay una puerta falsa y un tabernero, que el hombre tie la coacencia mu ancaa. ¿Que se ha encargao de las céáulas el Ayuntamiento? ¡Gárgaras! ue las ponen por las nubes? Ño te empadronas, y pata. ¿Que Vadillo cede el puesto á O kconok, y la vara se le sube á O kconok á la chistera? Pues, calma, y cómete dos de callos y moja pan en la salsa. ¿Que dicen que en la pradera del Canal se encontró un guardia un tarugo milagroso? Pues, chico, salú y patatas. ¿Que hoy gobierna quien gobierna y hay quien luego le reemplaza? Pues, á mí, con sek; mia éste. Total, son cuatro patarras: el de la tienda, el casero, el sastre y el de la tasca, tute de ingleses; son cosas que uno tíe que despreciarlas. ¿Vamos á tomar en serio tú y yo al amo de la casa? Eso sería ridículo en dos personas sensatas como el nieto de tu agüela y el hijo de mi madrastra; porque mi madre, la pobre, me abandonó en la lactancia por sufrir una condena de abuso de confianza en el cofre de una amiga, total, diez ríales en plata; pero el Código es él Código y, chico, quien manda, manda; debiera de haber tarifas pa el arte de las estafas, que lo que es por dos cincuenta, nenguna persona honrada debe vivir en Quiñones arriba de una semanaRíete del mundo, chico, que el mundo es una castaña. ¿Que te dice una chismosa de las muchas que no faltan que ayer ú antiyer me vieror de paseo con tu chata? -Pues tú, ni pío. -Ca, hombre, Dios te libre. -Es verbigracia. -Es que te rompía algo. -Bueno, ¿y qué? quien rompe, paga; Créeme á mí, no seas tonto, que la vida es una ráfaga; vive y goza cuanto puedas y échate el mundo á la espalda, y vive al día, y no pienses en jamás en el mañana. ANTONIO CASERO CRÓNICA POLÍTICA OS LIBERALES Habíase anunciado como un acontecimiento la reunión de la minoría liberal del Congreso, convocada por su jefe, Sr. Moret. Y acontecimiento fue, efectivamente. Tenía que serlo, porque observábase, de una parte, grandes preparativos, como si de la reunión hubiese de surgir una nueva era para el partido liberal, y de otra, expectación misteriosa, como si se estuviese en el secreto de que el jefe del partido liberal no quería deiarse arrastrar por temperamentos inquietos é impaciencias prematuras. Sabíase que por la mañana había declarado una vez más el jefe del Gobierno que estaba resuelto á seguir todo el verano cor. las Cortes abiertas si es preciso. Iylegó la reunión y de ella resultó lo que era de esperar, conocida la actitud del señor Maura y conocido el espíritu gubernamental del Sr. Moret. Leyó éste la lista de diputados liberales que han de turnar durante el verano en la asistencia á las sesiones del Congreso. Y no pasó más. Ciego estará el que censure esa resolución de un hombre de Gobierno, jefe de un partido que ha de ser Poder. Otra conducta hubiera sido proclamar la rebeldía contra un régimen al que se lo deben todo las libertades que se pretende defender, extender y consolidar. Procedió, pues, el Sr. Moret como gobernante, aun desbaratando maquiavelismos y travesuras. Acaso como jefe de partido pudo extremar sus instrucciones, dejándose de turnos y ordenando el cumplimiento estricto del deber; y el deber para los Parlamentarios es estar en el Parlamento mientras no se cierre. Cuentan que ayer, al despedirse un diputado ministerial de! presidente del Consejo de ministros y preguntarle si quería algo, le contestó el Sr. Maura: -Nada; buen viaje. Por supuesto, que tendrá usted convenido con algún coinpa-