Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 26 DE JUNIO P E 1908. EDICIÓN i. PAG. i3. DE SOCIEDAD Se ha verificado el bautizo de la hija reden nacida de los señores de Urccla (don Ignacio) imponiéndosele el nombre de I uisa. La apadrinaron su tía, una hematía de la Señora de ürcola, y el Sr. Recur. Por el alma de la condesa de Albiz e dirán hoy misas en las iglesias de S n j tiimo y San Ignacio. El hijo de los marqueses de la Frontera se halla convaleciente de su enfermedad. Ayer falleció en Madrid la virtuosa señota doña Rosa Medrano v Muro, viuda de Alós. A sus hijos, los marqueses de Haro, damos ex 2i ás sentido pésame. I,o s marqueses de Velada han sais Jo para eu casa de Biaenamesón. ¡Ya, en fin, vino el forastero mundo, que aquí se complace... ¡Ya está el contingente entero... Martos no ha venido, pero maldita la falta que hace... Luis DE TAPIA. Escorial, iS Junio 1908. INFORMES TAURINOS orrida suspendida. La novillada anunciada para ayer tarde en Tetuán fue suspendida de orden gubernativa. La suspensión extrañó á muchos, pues nadie podía explicarse el por q é de la suspensión, toda vez que el cartel anunciador de la corrida estaba debidamente autorizado por el gobernador. Las censuras fueron muchas. Y conste que nosotros nos alegramos de la suspensión, porque no podemos eomprender á la mujer más que dedicada á las labores proias e su sexo forcfaaítu. El valíeuie espada cordobés Fermín Muñoz Corc- baíto) toreará los días 29 y 30 en La Felguera, substituyendo á Bombita III. ontratos. El espada madrileño José Morales (Ostioncito) ha sido ajustado para torear, los días 28 y 29 del actual en San Juan de Luz; el 5 de Julio, en Murcia; el 12 y 14, en Oran; 19, en Barcelona; 25, en Córdoba, y 26 en Madrid ganaderos. Ha sido adquirida por los conocidos aficionados D. Pablo Torres Guerrilla y don Félix Sanz la mitad de la antigua y acreditada ganadería de D. Félix Góme- 7 de Col menar. OPLAS DEL VIERNES. ¡ESTO SE ANIMA! ¡Ya cesó en la serranía la temperatura fría... ¡El calor viene apretando, y á este pueblo van llegando más colonos cada día! Cual dicen los extranjeros, ya comenzó la season... ¡Ya sube por los Terreros, cuajado de viajeros, el coche de la estación! ¡Ya viene á estos matorrales, la colonia forastera, la que busca en sitios tales gallinas á cinco reales... ¡Buen desengaño la espera! ¡Ya viene la divertida colonia infantil, que unida son mil niños en reata... ¡Son los que alegran la vida! (Y los que nos dan la lata. ¡Ya las hijas casaderas ae Antúnez (don Juan Antonio) han llegado, placenteras, en busca de estas laderas... (Y en busca de matrimonio. ¡Ya está aqní el pollo Briones tan elegante y tan fino, alma de las excursiones y el que siempre en el C is dirige los cotillones! ¡Ya llegó Blas Oneale, un tresillista que vale, y que busca una animada partida, á ver si le sale de balde la temporada! También llegó Pepe Moras, el que en jiras y en comidas reir hace á las señoras con mil frases aprendidas en las funciones por horas. ¡Ya vino el aficionado a sacar fotografías, el que se verá rifado y al que veremos cargado de placas todos los días! ¡Ya llegaron, en revuelta confusión, la rubia suelta los maridos de ida y vuetta y sus celosas esposas! Los que no suelen faltar ya están en la serranía; unos vienen á gastar y otros vienen aquí á estar con austera economía. de la que se dicen cosas, LA EXPOSICIÓN DE BELLAS ARTES pfSCULTURA Acertada, por cierto, es la L separación con que este año se han expuesto al público las obras de Pintura y las de Escultura. Esta separación, conveniente siempre, lo es más hoy, en que la Pintura, persiguiendo los efectos de luz y color, sigue un camino tan suyo y tan distinto del que sigue la Escultura, el arte de la forma. En lo fundamental, una es para ambas artes la evolución estética, señalada de un modo general en sus transiciones del idealismo al realismo y del naturalismo al esplritualismo. Pero en los medios de expresión, la diferencia es capital. Tan sólo es de notar un reflejo é influencia de la impetuosa corriente pictórica en la Escultura, que se manifiesta en la afición á los tipos de género, en difamaciones de la forma, cual si se quisiera remedar los trozos poco hechos de un cuadro, y aun en atrevimientos y licencias que proceden directamente del modernismo y del impresionismo de la Pintura. A pesar de que el número de obras es mucho menor que en ésta y de que los cuadros, sin áuda por la magia del color, formando una ola formidable y sugestiva, se llevan la atención de los visitantes, en la Escultura ha surgido este año, como otros, el héroe principal del certamen. ¡Honor á Blay! Sus obras expuestas son dos grupos: uno en yeso, otro en mármol. Por los asuntos, por la importancia capital del desnudo, por la expresión y por el acento decorativo, corresponden ambos grupos á un arte elevado que pocos artistas son capaces de abordar con la seguridad que lo ha hecho aquí el Sr. Blay. La boulet, aquel hombre que violentando su sentir se desprende de los lazos femeniles que le ofrecen la dicha pasajera para avanzar por el áspero camino de (a vida y cumplir en ella su misión titánica y ruda, es una creación grandiosa, humana y espiritual, que por lo intética y expresiva nos conmueve y cuya belleza nos produce honda emoción estética. No es menor el efecto que nos produce Eclosión, escena de íntima ternura de la pareja humana, y que allí se nos ofrece como compensación de la escena anterior, pues el hombre aparece en este otro grupo recibien do en el amoroso regazo de la mujer el premio á sus afanes. Admirable obra es ésta por lo espontánea y sentida, por la distinción y belleza de la forma y por la fineza con que está trabajado el mármol. En uno y otro grupo sirve el noble desnudo de artístico tema, como en las soberanas creaciones del arte griego, y con ese solo elemento, el más difícil de tratar, el Sr. Blay ha realiza- do las suyas, animándolas con su elevado espiritualismo y singular delicadeza. Excepción hecha de estas obras, la más importante presentada al certamen es el modelo de urna sepulcral, de los marqueses de Linares, debido á D. Lorenzo Coullaut Valera. Este escultor, ioven y animoso, ba realizado aquí una obra de maestro. Moderno y espiritual solamente, ha tomado de los monumentos análogos del Renacimiento la silueta general, y prescindiendo de toda ornamentación, con la figura humana por único elemento y tratándola con sobrio idealismo cuando representan seres alegóricos (ángeles, la Fe y la Esperanza) y con sineero realismo cuando son tipos humanos (pobres, enfermos y menesterosos) ha realizado los dos altos relieves que decoran los costados de la urna. Esos grnpos, en que el Sr. Valera ha sabido huir del escolla que ofrecían de caer en lo vulgar al interpretar tipos de género, son, por el contrario, composiciones distinguidas, expresivas é interesantes; son reales y decorativas, cosa dificilísima de conseguir, con lo cual ha dado el autor muestra singular de su talento. Se trata, en suma, de una obra estudiada, que encierra además grandes finesas de ejecución. El mismo artista ha presentado otras obras de menos empeño, y, sin embarg- o, importantes también. Por la delicadeza y espiritualidad son de citar las de marmol, busto dft la marquesa de yillasinda y de los niños de los marqueses de Casal; por el vigor 3 el carácter realista á la española, la imagen de San José. Hemos visto tantas veces ese tipo convencional, que sorprende esta coneepción original y nueva. Aqu ¿l varón envuelto en su capa, cuyos plegados blandos y reales nos satisfacen por completo, es realmente un obrero curtido en el trabajo y de rostro hebreo, bondadoso. Pero lo más singular que ofrece, desde el punto de vista artístico, es que, sin estar forzada la nota pintoresca, Jii haber buscado remembranzas con otras obras, sino el carácter español, parece una creación del Greco ó de Rikera. Otro escultor cuyas obras merecen particular atención es D. Rodrigo Alvarez Blanco. Son una estatua alegórica Ae La Verdad, representada en un mancebo desnudo, tratado de un modo sobrio y correcto, que recuerda obras notables del arte antiguo, y un grupo realista, ¡titulado ¡Pobres niños! Aquella madrecita vencida por el sueño, teniendo en su rega 2 t un niño rmido, nos encanta tanto por su acento sincero de verdad como por la ternura indefinible que respira. Magnífico grupo es éste, en el que sin alardes se ha realizado una obra de arte de primer orden. Obra no ya realista, sino de género notable por lo espontánea y expresiva, así como