Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 25 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN i. PAG, it. NAUFRAGIO DEL LARACHE) POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR á detalles. ás De Muros telegrafían algunas noticias referentes al naufragio. Dicen que sólo salen á flor de agua las puntas de los palos de manera que todo el traque está sumergido. No se ve tampoco en los alrededores efecto alguno ni maderas; únicamente flotan algunos barriles. El oleaje es fortisiiüo é impide el poderse acercar al sitio del siniestro. A las nueve de la noche llegó á Muros una escuadrilla de lanchas pescadoras con 47 náufragos recogidos por los pescadores El buque naufragado es el Larache, perteneciente á la Compañía Transatlántica. Procedía de Cádiz y llevaba pasaje de Buenos Aires, que había de dasembarcar en varios puertos gallegos. Habíase desviado de la ruta directa después de hacer escala, sin novedad, en Vigo, con objeto tde entrar en Santa Eugenia de Ribeira y dejar allí algún pasajero, cuando á las cinco de la tarde, haciendo rumbo á La Coruña, formóse una espesa niebla, y á los pocos momentos el casco chocaba con el bajo de Xeismele, punto cercano al en que naufragó el Cardenal Cisneros. Aparte los pasajeros, iban en el barcc como tripulantes 53 hombres. El capitán era el Sr. Ibargaray, marino de buena fama que llevaba muchos años de servicio en la Compañía y que por segunda vez realizaba este viaje. Entre los oficiales figuraba el marqués de Villalobo, é iba de médico el Sr. Barrio. SI lugar del naufragio dista siete millas de Muros. El vecindario de este puerto, que tan al tas pruebas de caridad dio cuando el siniestro del Cisneros, rivaliza ahora en socorrer á las víctimas. Casi todos los náufragos llegaron extenuados y desnudos. 1 Entre los salvados figuran, el sobrecargo y el segundo maquinista. A éste se debe que el barco no hiciese explosión, pues en el instante del encontronazo paró la máquina. Esto dio espacio para arriar un bote; pero la confusión espantosa que á bordo se promovió no hizo posible organizar el salvamento. El bote se llenó de gente, y de él nc se tienen noticias. Probablemente zozobró. Iba en el barco el práctico de lacosta don Manuel Pérez. Esta circunstancia hace aún más inexplicable lo ocurrido. Nadie se explica cómo el buque embistió al bajo siendo éste perfectamente conocido. El Larache sólo se mantuvo á flote oche minutos. Hay esperanzas de que á otros lugares de la costa hayan llegado más náufragos. Por ahora, las víctimas se cree que son ciento. La Compañía de Salvamentos enviará el vapor Camelle LA COKUÑA, 1 4 6 T. M dico municipal, fui ayer, á las siete de la tarde, al lugar del siniestro. Está distante siete millas de la costa. Hicimos el viaje á toda máquina, rascando algunas piedras, para ganar tiempo. Tan sólo se ven las puntas de los palos del vapor. No vimos á ninguna persona, y sí flotando varios barriles, perchas y puertas Había bastante oleaje, con viento Norte. Recogimos tres salvavidas, la puerta de un camarote y un ramo de flores artificiales A las ocho de la noche, cuando dejamos el lugar del siniestro, no quedaba embarcación alguna junto al buque náufrago. Retornamos al puerto á las nueve de la noche, cuando la estación telegráfica estaba cerrada. Una hora antes habían llegado á Muros 47 náufragos en lanchas pescadoras, que los recogieron cuando se hallaban flotando y luchando con las olas. Se les dio ropa, alimentos y tabaco. La gente del pueblo se disputa el alojamiento de los náufragos. La tripulación del Laracke se componía de 54 hombres, llevando además 20 mujeres y los pasajeros, de los cuales han llegado tres á Muros. Entreios salvados figuran el segundo ofifial y el sobrecargo, D. Juan Villalobos, de Cádiz, y el segundo maquinista, Leopoldo Mediavilla, Merced á la serenidad de este último, la catástrofe no revistió mayores proporciones, pues al sentir el topetazo dio suelta al vapor de las calderas, consiguiendo que éstas no estallaran, caso en el cual hubieran perecido cuantos se encontraban á bordo. El barco se hundió rapidísimamente, hasta el punto de no haber sido posible arriar más que un bote salvavidas, en el cual embarcaron 10 hombres. El referido bote no llegó á esta costa. Las demás lanchas se hundieron con el buque, sin dar tiempo para que fuesen botadas al agua. El Larache flotó solamente ocho minutos despuáB de haber sufrido el topetazo Sobre el puente, en el momento de producirse la catástrofe, iban el práctico de la costa Manuel Pérez; el capitán del barco, Juan Ibargarray, y el médico y el capellán de á bordo. Todos ellos se supone que han perecido ahogados. Se cree que otros náufragos pudieran gana la costa en otros puntos próximos. Los nombres que he transmitido son de la relación formada en el lugar de la catástrofe, y son datos incompletos en sus detalles, pues no se especifica la suerte de muchos pasajeros. Las autoridades locales se limitan á dar cuenta del hecho. La ansiedad entre las familias de los pasajeros y tripulantes es enorme. del Larache ocurrió con una rapidez asombrosa, pues apenas tocó el buque en los bajos de Xeismele se abrió, hundiéndose con vertiginosa velocidad. Se cree que han perecido ahogados el capitán, Sr. Ibargaray; el segundo, Sr. Montaner; el médico, Sr. Barros y el oficial primero, Sr. Márquez, de Villalobo. El vapor salió el domingo del puerto de Vigo, dejando en- él 105 pasajeros, y marchando al de Ribeira, con objeto de cargar sal, á las tres de la tarde; naufragó á poco- í más de las cinco. Llevaba carga para La Coruña, Aviles Gijón y San Sabastián. Los detalles de la catástrofe son horrorosos. De 151 personas que iban á bordo del Larache han aparecido sólo 61, siendo éstas recogidas completamente desnudas por las lanchas pescadoras. Los náufragos están atendidísimos en el puerto de Muros. Se ignora el paradero del resto del pa saje. La mayoría de los pasajeros iban á Santander y Bilbao, habiendo transbordado del Sainlstegui. pasajeros salvados. Los pasajeros del vapor Larache salva dos del naufragio son: Juan Teal, Jenaro González, Ramón Antón, Antonio Várela, Diego Castro, Joaquín López, Julián Gorma, Manuel Pérez Muro, Andrés So vito, Jesús Martínez, Manuel Barbeito, Andrés Serrano, Pastor Fariña, Pascual Blatiep, José Blanco, Teodoro Latorre, Manuel Mo? seiro, María y Meraedes Saba, José Piñeiro, Perfecto onzález y Ramón Cubera. de la Gobernación: Ayer tarde, á las cuatro y media, naufragó entre Muro y Sou, en el bajo Xeismele, el vapor Larache, de la Compañía Trasatlántica, que procedía de Vigo y Ribeira. El naufragio ocurrió á unas siete millas de la costa, y el vapor se sumergió 21 metros de agua. El ayudante de Marina de Muros ha recogido 47 náufragos y ea el puerto de Sou se hallan 15 más. El agente de la Compañía aquí carece de noticias directas. Los nombres conocidos hasta ahora los náufragos son los siguientes: Juan Hernández, de Logroño; Juan Villalobos, sobrecargo; Manuel Pérez, práctico de la costa; Jerónimo Romero, primer contramaestre; Vicente Torrejo, de Alcalá dn los Gazules; José Fernández Gómez, de Cádiz; Diego Castro TJjral, de Cercada; Joaquín López, Faustino Sobrado, Alfredo Espinosa, Julián García, de Castro Urdíales; Diego Colqueiro, de Cádiz; Román Devesa, de Camarines; Leopoldo Mediavilla, segundo maquinista, de Cádiz; Manuel Pérez Cereijo, de Ceijo; Andrés Souto, de Coiros; Rogelio Juncal, de Pontevedra; José Reyes, de Cádiz; Agustín Castro, de San Fernando; José Lexor, de Puente Real, -Jesús Martínez, de Corne; Manuel üarbeito, de Bilbao; Andrés Cenzano, de Pamplona; Manuel Sánchez, de Matos; Brióa Pastor, Castor Fariñas, de Carballino; Fernando Castineyra, de Cádiz; Pascual BlancOj de La Coruña; José Blanco, de Ortigueira; Francisco Moto Morales, de Cádiz; Se- bastían Fernández, de La Coruña; José Morcillo, de Cádiz; Teodoro de la Torre, de León; Cayetano Pérez Brnal, de Cádiz; Manuel Moreira, María Toya, de Buenos Aires; José Piñeiro, de Pindó; Perfecto González, de Corcubión; Ramón Cabezas, de Carballo; Juan Leal, de El Ferrol; Fernando Suyllan, de Puebla; Sebastián Zar sió, de Chiclana. En el puerto de Sou y en algunas lawicas de salazón de la costa han sido acogidos otros náufragos, cuyos nombres no se han logrado averiguar aún y que transmitiré tan pronto como me los comuniquen. CORUÑA Í 4 6 T, N (oticias oficiales. civil al ministro El gobernador CORUÑA, 14, 4 T. na versión. He aquí, la versión que desde Muros transmite el corresponsal de La Voz de Ga El Laracke procedíale Vigoy deRibeirá, en donde deseargó sal, Caliendo alas dos de la tarde para La Coruña, con carga general y 97 pasajeros recogidos en Cádiz procedentes de Buenos Aires. Debían desembarcar algunos en La Coruña, siguiendo el resto á Bilbao. En el vapor Welkr de Rouzas, con el ayu 3 ante de Marina, el teniente de Carabine. f os, el administrador de la Aduana y el mélicia: ir LA COHUÑA, 1 4 7 T. O ttros detalles. El naufragio CORUÑA, 2 4 JJN. obernador á ministro: Desconozco los nombres de los anogados. Los he pedido á los alcaldes de Muros y de Sou por telégrafo. Además de los salvados que comuniqué, está vivo Otero, secretario Gobierno militar Ferrol; María Méndez Soba, pasajera; Jenaro González,