Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL D O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO f jg frg alianzas é inteligencias, propenso á expedí- ciones belicosas fuera del territorio; política buena ó mala, pero política al fin. La tercer idea, la que ahora de la A TRES que en seguida hablaremos) priva (yen ripodría r o s ideas felices tuvo el general Primo de gor (si se lleva á eabo, y no muere- en flor, Rivera, y las dos las ha abandonado, como sus predecesoras) dotarnos de un Ejérél sabrá por qué; dicen que ahora tiene cito tipo alemán, francés, italiano, etc. etcéotra, la tercera, y dice un refrán que á la tera, adecuado á una política mixta de neutercera va la vencida; pero hay otro que tral y aventurera, inferior en nuestras cirdice que tres eran las hijas de Elena y nin- cunstancias eñ cualquiera de las otras dos, pero inmensamente superior á la que ahora guna salió buena. L ¿a primer idea, aquella de la instrucción tenemos, que es, sin ofender á nadie; bien jsadonal para el tiro de guerra, si. se htibie- poca cosa. DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y i l ti? TELEFONO el exeeso de oficialidad pagada por el presupuesto de la Guerra. Paga éste para el año de 1908 nada menos que 16.121 oficiales activos y de reserva, número tan excesivo para un presupuesto de 150 millones, que basta él para explicar nuestra carencia do material de guerra y de medios y prácticas de eficaz instrucción militar. Un presupuesto como el nuestro, aplicado á un Ejército del tipo alemán, no puede sostener vigorosamente arriba de cinco Cuerpos de Ejército y las formaciones independientes y territoriales en debida proporción, y esta fuerza no exige (obedeciendo á los princí- A UNA, A DOS... MADRID. LA KERMESSE DEL CENTRO Fot. A B C. REPARTO DE COMESTIBLES A 4.000 POBRES, CON QUE SE VERIFICO AYER TARDE LA INAUGURACIÓN DE LA TÓMBOLA ra llevado á cabo, hubiera preparado la evolución de nuestro ineficaz organismo militar hacia el tipo moderno de las grandes y relativamente baratas milicias, propias para ana eficaz defensa del territorio y adecuadas á la política de neutralidad de los países que nada tienen que buscar fuera del solar nacional. La segunda idea (infelizmente esbozada en la revista que se pasó á la famosa divi- A sión Orozco) llevada á la práctica, pn dos tres presupuestos, nos hubier, do un Ejército tipo inglésf mero y bien pertrechado bien mandado, adear I o que proyecta el ministro de la Guerra pios de economía, que por necesidad han (y ha puesto la obra en manos del adoptado todos los Estados) ni siquiera Estado Mayor Central) es reducir las plan- S. 000 oficiales de todas arhias y servicios á tillas de la oficialidad, pero reducirlas con- cargo permanente del presupuesto, es áesiderablemente; baste decir que hay Cuer- cir, la mitad de los que existes. La reducpo donde se rebaja más de la mitad de los ción de oficialidad es, pues, cuestión deci soroneles. Así nos lo han contado personas siva para la futura eficacia de nuestro Ejérque pueden estar enteradas y que acostum- cito, y si el ministro lo plantea bien podía bran á decir verdad, y sentiría que se me ser perdonado del pecado de haber abandoarguyera con lo de especies callejeras, con lonado sus otras dos tentativas. de sLgs p no honrado decir lo que uno cree p or salir adelante, A propósito he escrito planteé luego, lo que hace nuestro organis- porque la reducción- itar deficiente en absoluto, y defi- en la escala en relación con Idqu e- cuesta, es obra larga,