Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 22 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN i. a PAG. 7. Pero el núcleo- substancioso y oiiginal del discurso fue, sin duda, la segunda parte, dedicada á la fisiología del peritoneo, y en la cual incluye el recipiendario, como decirse suele, la última palabra de la ciencia. Bl, esfcudio de las infecciones es completísimo jr magistral, como asimismo el de los WedíoS de defensa. A propósito de ello, escribe eljdoetor Isla: sintáctica defensiva del organismo es humoral, pero también celular, suscribe Ehrlieh con su escuela. Celular y humoral sostiene Merehnikof f. ¿Dónde está la divergencia esencial? Opino modestamente que las teorías de ambos autores s e complementan para interpretar los distintos matices defensivos orgánicos que arrancan de un funcionalismo normal y se subordina ala variedad é intensidad de las causas- infecciosas y tóxicas. Cada día croe pasa se difunde raá y más la doctrina fie que los agentes activos humorales salen de los glóbulos blancos. Más adelante se ocupa del choque traumático, y dice que aunque se ha abusado del termina para enmascarar otras muertes, no hay más remedio que admitirio, sin que para reforzar esta opinión precise acudir á numerosas anécdotas históricas de muertes repentinas por causas emotivas. Sabido es que Sófocles, el famoso poeta griego; Dioaisio el tirano, y más modernamente Voltaire, desaparecieron rápidamente del mundo de los vivos al recibir la consagración pública de sus talentos literarios. X, a alegría de su triunfo les fue funesta. 0 mismo aconteció á elipe V y á Pitt, el estadista inglés. 1 Ambos se rindieron al quebranto brusco de su espíritu, producido por la noticia de la derrota de los españoles en Plasencia el primero, y la batalla de Austerlitz 1 segundo. Y terminó evocando una máxima de Claudio Bernard respecto á la naturaleza de los fenómenos de la vida, y sentando la conclusión de que si la Anatomía y la Fisiología son base indestructible de diagnóstico médico y de técnica operatoria, la Físico- química es ciencia de porveuir provechoso para la Terapéutica. El doctor Isla fue muy aplaudido, como asimismo el eminente doctor Calleja, que contestó al nuevo académico. Al acto asistió numeroso y selecto público. EN MADRID F I G U R A S D E L DÍA L ILUSTRE DR. D. ENRIQUE IS- LA QUS AVE! I E i O SU DSSCURSO DE INGRESO EN LA ACADEMIA DE MEDICINA CORRIDA DE TOROS U n tarde niagniüca y serena arriba, hermoso sol que ardiente brilla aunque solo á ratos, y abajo, un público bastante numeroso que viene á explayar un poco el ánimo, entuistecido por los rigores de la temperatura que hemosiñsfniíadola. semana pasaáa, y á demostrar que eso de que la afiGi n va de eapa caída es un cuento de las mil guplso de moches. Tsneati, eprno- sabráa ustedes los que hayatr 4 eíüo, los arteles anunciadores, Quinil Viéeiifce Pastor y el jojven Manolo Torres más eonocido por Bombita III, aunque laVerdad es que no hay razón para nojlamaiSe. SL, puesto que el primero dejó el toreo pasa siempre haee ya mucho tiempo. Pero dejémonos de disquisiciones, y d lo que islómos, como decía el cura del cuento. A las ciuco salen las cuadrillas, hace el usía la consabida señal y se da suelta al primero de los de D. Gregorio Campos. Al salir toma un puyazo de Pajero y otro de refilón de Veneno. Qumite lancea á Vivonllo, oyendo palmas. Una vara de Veneno y otra de Pajero, con caída y quite oportuno de Joaquín; otra Llámase Vivoríllo, y es negro, de excelente lámina. entrepelao, del último de aquellos piqueros, y tocan á banderillas. Garroche y Pulga 1 de Triana cuelgan dos pares buenos que se aplauden. Repite Garroche, parevias varias salidas en falso que impacientan al público, con ano aceptable, y á otra cosa. (Quinito, de azul y oro, brinda y se dirige al toro, que está hecho um guasón coinpleto. Tranquilo, confiado y desda cérea da varios pases, que son coreados con oles, y cuanto el bicho cuadra entra muy derecho, recetando una estocada maga- íftca, que acaba cotfel de Campos. Ovación á Qainito, que ha estado breve y muy valiente. Oegundo. Qkato, negro, bragao y bienpues to de pitones. Al salir, previos varios recortes del peonaje, toma cuatro varas de su tocayo de apodo y de Varillas, con un descenso de éste sin consecuencias lamentables. A los quites, Vicente Pastor y Quinito. Este se lleva al toro una de las veces, dando una larga magistral, que el respetable aplaude Torerito y Aranguito cumplan en el segundo tercio, mejor el primero que Aranguito. Vicente Pastor manda retirar la gente, y hace con la muleta una faena superiorísima. Cuadra el toro, y entrando como uñábala da una estocada de PP y W. Bi madrileño es ovacionado tan jasta como entusiásticamente. Trcrcero. Remoladlo; negro, bragao, peque 1 ño, pero coa unas agujas que le dan aspecto de earabao. El público protesta ruidosamente porque el toro le parece poca cosa. Remojadlo toma cuatro var s de los Chaves, y deja un peaoo para el arrastre. (Bombita, que se ha lastimado un pie con una puya al hacer un quite, pasa á la enfermería. Chatín y Africano pasean por lo regular, y nadTa más que por lo regular, y Quinito va á entendérselas can Remoladlo, substituyendo á Manolo Torres. Joaquín da varios pases al carabao y entra desde cerca dejartdo una estocada hasta la bola. (Aplausos. Ruarte. Rosqueterq; negro, bragao, glande y alto de agujas, aunque menos que el anterior. Quinito intenta torearlo de capa, pero el bicho no acude. Azuzándole toma cuatro puyas de Pajero y Veneno, proporcionando cuatro caídas y matando tres acémilas. Quinito y Vicente Pastor hacen filigranas en los quites y oyea palmas.