Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m W LOS PUESTOS VACANTES 1 a muerte del Sr. Vega Armijo ha sido una importante baja en el partido, llamémosle ejército, liberal. Una baja más... Pero esta muerte bien merece que nos entreguemos á unas cuantas divagaciones político- filosóficas. Sucedía en España que nubo un ucmpo en que los asuntos vanos de la vida nacioéstos los habíamos arreglado de modo que no hubiese duda ni confusión de ninguna clase; un partido liberal, con su dictador, qifie era Sagasta; un partido conservador, con su dictador también, que era Cánovas, y un partido republicano dividido en tres fracciones matemáticas y armónicas: Pi y Blargall, para los federales; Salmerón, para los centralistas, y Ruiz Zorrilla, para los revolucionarios. Dentro de estos partidos y agrupaciones, como lugartenientes, había u i buen número de personajes secundarios DE TODO EL R CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO te; en el arte de torear, por ejemplo, no tenemos á nadie hacia quien volver los ojos; lo mismo nos ocurre en el arte de la guerra. I OS dictadores se van de España, y los que quedan aún no tienen sucesores. El señor. Maura, cuando se marche, ¿á quién dejará su dictadura? Cuando se marche el Sr. Moret, si es que al Sr. Moret puede adjudicársele el título de dictador, ¿qué de horribles tragedias no se promoverán dentro de su partido? En Bizancio no hubo tantos pretendientes ni T i? f í; L IíM V Fot. ABC nal se reconcentraban en rededor de unas que se encargaban de las funciones de Go- tantas luchas eomo habrá en la familia lipocas personas; durante esa época, todo te- bíernOj sirviendo para discursear, ocupar beral. nía en España carácter personal: érala bue- carteras y hacer de vez en cuando una diLos viejos se van marchando. De aquí na época de los dictadores. Si nombrábamos sención de poca monta. dos ó tres lustros no quedará ninguna- Cu Aquel era el buen tiempo de las dictadu- aquellas personalidades que llenaron laln el arte del toreo, inmediatamente poníamos j or delante el apellido de Frascuelo, y para duras, el buen tiempo de las personalidades. toria española durante medio siglo. COÜ alternar con el de Frascuelo, el de lagarti- Pero con ser tan buenos los tiempos aque- ellos bajará al sepulcro un sentido de la jo; si hablábamos del arte teatral, teníamos llos, fue el caso que nos trajeron la derrota, vida que nosotros conceptuamos arcaico, y á Echegar y como cabeza indiscutible y la célebre Derrota. Y todas aquellas conspi- detrás de ellos declinará una etapa nacional como indudable dictador; si se trataba de cuas personalidades fracasaron. que no es, ciertamente, de las menos mePero después de fracasar se han ido, y se mórales. Época de prueba, de titubeos, á cosas de guerra, aiíí estaba Martínez Campos; si de oratoria, Castelar; si de hacer revo- van muriendo, unas detrás de otras. De tal veces de vitandos estancamientos, á veces luciones, Ruiz Zorrilla. Pai- a todos los nego- manera se van marchando, que muchos de de una mortal quietud y de una suicida igcios de la vida pública poseíalos un repre- los organismos nacionales se encuentran á norancia; época en que clarean á ratos alsentante. En cuanto á los partidos políticos, la hora de hoy sin cabeza que los represen- gunos gestos arrogantes y algunas glorio- LAS FIESTAS EN LA CIUDAD LINEAL NIÑOS Y NIÑAS QUE TOMARON PARTE EN EL CONCURSO DE BAILES REGIONALES