Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 19 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN 2. PAG. 7. Sólo hace, falta un artista especial para Era, como los lectores lo habrán comprenhacer el papel de portero de la torre. dido, la de Juan, el seudo- muerto, quien Necesitará hablan los setenta y cinco erguido y lanzando miradas furiosas, interidiomas principales para entenderse con 1 taba atemorizar á Landry. cada uuo de los personajes de la obra. CUENTOS ILUSTRADOS El presidente agradeció las espíicaíioaeí del diputado y rogó á la Cámara que per- mitiese de nuevo la entrada délos periodistas en la tribuna de la Prensa, confiando en que el incidente quedaría con esto definitivamente terminado. ROMA, g I M. VELANDO A LOS MUERTOS r uillenno Landry es un honrado aldeano, incansable para el trabajo. Sabía hacer de todo. Podaba viñas, segaba taieses, ayudaba á los albañiles y trabajaba en una cantera cercana al pueblo donde vivía. En resumen, ganaba su sustento como podía y todo trabajo era para él hacedero. Por la noche echaba medias suelas á las botas de sus conciudadanos, y era capaz hasta de fabricar calzado nuevo cuando alguien se lo encargaba. Pero no le bastaban todas estas tarcas y cumplía otra misión: la de velar á los muertos. Cuando alguien moría en el pueblo buscaban á Landry, y éste, mediante una modesta retribución, consentía en pasar la noche en compañía del difunto. Un día sus amigos le preguntaron si no había tenido miedo nunca durante acuellas lúgubres veladas. -Jamás- -contestó nuestro hombre. -Sería una insigne cobardía tener miedo de un difunto. -Sin emoargo, si algún duende... -No me preocupan los duendes, y, ademas, éstos sólo existen en la imaginación de los tontos. Cuando Landry se íué, dijéronse unos á otros sus amigos: -Ese se las echa de valiente, y vamos á reimos, un poco á su costa. Algunos días después, uno de ellos llamó á su puerta. -Amigo Guillermo- -le dijo, -vengo á ro- garte que vengas á velar al pobre Juan. El desgraciado acaba de morir de repente. 1- -Bueno- -contestó Landry. -No me vieae mal, porque tengo que hacer un par de botas y el encargo es urgente. Así, mientras velo al pobre Juan, voy á poder terminar mi trabajo. r- Y cogiendo sus herramientas de zapatero de viejo, dirigióse á casa del difunto é instalóse en el cuarto donde se hallaba el caáéver. Sin cuidarse del muerto, se instaló cómodamente y se puso á trabajar á la luz de los ¡Y cuando se está muerto no se habla! replicó el zapatero, sin emocionarse, mientras con su tirapié empezó á dar terribles golpes al fingido muerto, que tuvo que confesar que estaba vivo. Loms 1 XE. EN LA CÁMARA ITALIANA A u b a de conocerse el acuerdo adoptado por los periodistas. Consta de tres partes. -N Primera. Que el periodista Sr. Zambelli, á quien por sorteo le ha correspondido, exija del Sr. Santini una co mpleta y cate- 1 górica retractación de sus palabras, ó una reparación en el terteno del honor. Segunda. Nombrar una comifeión encar- gada de gestionar con el presidente la maáj ñera de volver á ocupar la tribuna de la Prensa por dereaho propio. Y tercera. Rogar á los periódicos de la noche que se abstengan de publicar el ex i tracto de la sesión de la Cámara popular. x El primer acuerdo se llevó á cabo en se- ¡guida. Los representantes del Sr. Zambelli visitaron al diputado Sr. Santini. Este ofreció contestar mañana. El último acuerdo lo han cumplido todos los periódicos. Ninguno de ellos ha publicado extracto de la sesión. El segundo acuerdo se llevará á aho ma ñaña temprano. La comisión ha pecjdo ya hora al presidente de la Cámara gasa visitarle. NOTAS TEATRALES r ARZUELA. BOCACC 1O INCIDENTE RUIDOSO POR TELÉGBAPO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR ROMÍ, 1 8 1 N, cinoí. Ai cabo de un buen rato, satisfecho ü ver que adelantaba su obra, propinóse un buen trago de vino blanco, y olvidando pos completo el motivo que le había llevado allí, se puso á cantar alegremente. Cuando se vela aun muerto no se cante -exornó de repe p IKI VOZ sepulcral n la sesión celebrada esta tarde por la Cámara de Diputados ha ocurrido un lamentable incidente, que ha sido objeto de grandes comentarios en todos los Círculos políticos. Hablaba el diputado Sr. Santini, y algu ñas de sus frases fueron acogidas con rumores de desagrado, primero, por la extrema izquierda de la Cámara, y luego, por la tribuna de la Prensa. El Sr. Santini, que había dejado sin contestar á los primeros, volvióse de pronto con ademán airado hacia la tribuna, y encarándose con los periodistas, les gritó por dos veces á voz en grito: ¡Cobardes! Los periodistas contestaron á la injuria con un chaparrón de insultos. El escándalo fue enorme. Los diputados, puestos de pie en los escaños, tomaron parte en el escándalo; unos, en favor de Santini y otros en el de los periodistas, cruzando frases vivas, insultos y hasta interjeccio- nes muy graneas. El presidente intentó en vano por todos los medios Teglatnentarios dominar el desorden, hasta que, convencido de que todo era inútil y de que su autoridad no era respetada, suspendió la sesión y ordenó que se desalojasen las tribunas. Trató el presidente de encauzar la difícil situación oreada por las palabras de Santl ni, pero éste se negó en absoluto á retirarla ofensa. Los periodistas, entonces, abandonaron la Cámara y se reunieron para adoptar acuerdos La sesión se reanudó á la media hora. El presidente declaró que el diputado señor Santini había incurrido en la censura de la presidencia, y que así constaría en una orden del día que sería puesta á votación. El Sr. Santini aceptó el castigo, excusándose de haberse excedido involuntariamente E burlador donoso y protagonista afortunado de amables aventuras, hizo anoche su aparición en el teatro de la Zarzuela, evocando en mucha gente un dulce despertar de recuerdos, horas felices que pasaron, y que, ¡ay! ya no volverán, porque se fueron del brazo con la juventud, que non ritorna mai. La hermosa partitura de Supe se conserva á través de los años lozana y graciosa; que no en balde es Bocaccio la reina de las operetas. El héroe florentino no pudo acomodat mejor sus arrogancias y sus gallardías que en la figura escultural y plástica de la señora Emma Gravioa, intérprete suyo muy afortunado, pues acertó á servir excelentemente toda la picaresca gracia y travesura del personaje. Emma Bagnoli hizo una deliciosa é ingenua Fiametta, y huelga decir, tratándose de que el públieo la aplaudió calurosamente en diversos pasajes, de la obra. La Sra. Altavilla logró igualmente el favor del auditorio, pues dio al papel de Peronella positiva gracia, demostrando que es una formidable característica. Las Srtas. Macaferri y María Silva cantaron con sumo gusto, manifestándose como dos tiples muy recomendables. Gravina representó, con su vis cómica personaiísima, el malaventurado barbero, y en la relación del mito encontró grandes efectos cómicos. Capa, Bagnoli y Visanni, bien en sus respectivos papeles. Canepa concertó y dirigió la opereta coa fortuna. Al espectáculo asistieron S. M. la Reina doña Cristina, la infanta doña Isabel y el infante D. Fernando. La sala, brillantísima. ONCIERTO Durante los días 20 y 21 del actual, los eminentes artistas Elena Fons é Ignacio Tabuyo darán en Eíbar dos conciertos. Los eirbarreses, para corresponder, dignamente á Ja atención dispensada per tan. insignes artistas, preparan grandes festejos en su honor y un entusiasta recibimiento una jtiple que canta propio come un angelo, El alaüteadori orenüno, C