Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 17 DE JUNIO DE 1906. EDICIÓN 1. PAG. 9. situación la de aquella mansión encantada; ¡Las escapatorias á San Sebastián, las tardes de toros, las noches del Casino y alguna que otra picadura ea el tapete verde! ¡Y las escapatorias á Biarritz, también con algún ligero desliz, entre la amable compañía de aquellas damas francesas, prototipo de la amabilidad. En cambio, ahora. (Con Indignación, poniéndose de pie y apostrofando á un imaginario interlocutor. l- -Pero, vengamos á cuentas: ¿qué significa esta aberración y esta involucración de las costumbres? ¿Se trata de reformar los usos, se trata de trabajar en verano? No; nunca llagamos tal; el trabajo del estío es malo, es contraproducente. Se me asegura que la moda, que el hábito extranjero, que los ingleses... ¡Al diablo los extranjeros! Cada país tiene sus costumbres, nacidas, no del simple capricho, sino del iaiperativo categórico de la Naturaleza. En Castilla se duerme la siesta porq- ue el dormirla es un deber; en Andalucía se come gazpaeho fresco porque es un deber; si los noruegos no duermen siesta ni comen gazpacho es porque no están obligados á ello como nosotros. ¡Ah, señores! 1,0 mismo ocurre con las vacaciones de verano: en nuestro clima es imposible pensar, ni siquiera hablar medianamente, uando llega Junio. No hablemos del mes de Julio, ni del de Agosto, meses en que nadie hace nada de substancia, si no son los segadores... (El autor del artículo, al paño. Tiene mucha razón ese señor diputado. En verano se piensa y habla con desgana; trabajar con desgana es aún peor que estarse ocioso. I,o s ingleses son quienes menos horas trabajan al día y son quienes trabajan más intensamente; el español es uno de los hombres que más horas emplea en trabajar, ea discutir, en pensar, en hablar, en hacer y en no dejar hacer. I as horas inútiles, el tiempo inútil, el trabajo inútil... Este es un gran pecado. El tiempo es una cosa sagrada (como es nuestra misma existencia) y porque es sagrado, el tiempo no debe perderse. Se aprovecha mejor el tiempo contemplando las nubes que haciendo obra á desgana. Ese señor diputado tenía razón. J. M. a SALAVERR 1 A ma Cesi mon ami, de Florian, uno de los poetas franceses del siglo xvni. La segunda parte del concierto estuvo dedicada á los compositores modernos, el monótono canto Egeria, de Guillermo II, y; dos romanzas del duque de Sajonia Coburgo Gotta. Del príncipe Alberto, el amante esposo de la reina Victoria, padre del actual rey Eduardo VII y abuelo de nuestra reina Victoria, cantó tres páginas, entre ellas una inspirada elegía y una melodiosa romanza. Finalmente, terminó el concierto con una deliciosa balada de la princesa Enrique de Battenberg. Tuvo, pues, la velada un doble mérito, el artístico y el histórico es vulgar, es corriente y es tan sabido, que ya nadie lo ignora, ni aun en Belchit Referir que está Maura desesperado porque tuvo en sus cosas poca fortuna, es cosa que ya todos han olvidado y que, además, no tiene gracia ninguna. Ya pasaron aquellos días felices de costumbres tan puras y tan sencillas en que hablando un poeta de las perdices escribía tres carros de redondillas. Pasaron las vecinal encantadoras que cantaban romanzas, ¡ay! en falsete, y el vecino cargante que á todas horas ejecutaba solos de clarinete. Pasaron asimismo los padres fieros que siguen á los novioá con una estaca, los ingleses tenaces y los caseros y las dulces endecnas á I, uisa ó Paca. Por eso aquí declaro solemnemente que, no teniendo asuntos en que inspirarse, escribir unas coplas semanalmente es de lo más molesto que puede darse. MANUEL SOR 1 ANO. EL REY DE VIAJE Oatisfecho de las elocuentes pruebas de afecto y simpatía que ha recibido de los aragoneses durante su corta estancia en Zaragoza, llegó ayer mañana á Madrid Su Majestad el Rey. A propósito de este último viaje de Su Majestad nos refieren personas que tuvieron ocasión de presenciarlo un hecho curioso. El Monarca se hizo servir en el comedor del tren real, y poco antes de su llegada á la corte, un ligero almuerzo, durante el cual consumió entera una botella de Agua de Solares. Aunque el caso no tiene nada de particular, pues D. Alfonso bebe á diario en sus comidas esta incomparable agua demesa, llamó, no obstante, la atención desús acompañantes, y como algnno le insinuase la posibilidad de que no le sentara bien por lo intempestivo de la hora, el Rey, sonriente, hizo calurosos elogios del Agua de Solares, calificándola de la mejor agua de mesa del mundo. A TRAVÉS DE LA FRONTERA U 31 CA DE SOBERANOS Entre los muchos eonciertos que durante la primavera se han dado en Beckstein, de I,o ndres, uno merece el calificativo de verdaderamente extraordinario. Alicia I orraine es una notable cantante Inglesa que hizo un programa compuesto de obras cuyos autores son reyes, emperadores y príncipes de sangre real antiguos y modernos. Cantó ía I orraine tres romanzas dé Enrique VIII, el Rey cuya historia sirvió á Saint- Saéns para escribir su ópera, la misma que este año- hemos oído en el Real de Madrid. Cantó después una canción escrita por Carlos I, el desgraciado Monarca inglés que murió en el patíbulo. Siguió otra canción escrita en los comienzos del siglo pasado por el rey de Sajorna para solemnizar el natalicio de su hijo primogénito, el príncipe Clemente. Pero ía parte más interesante estaba en las dos can dones compuestas, la una, por Enrique IV de Navarra, víctima de RavaiIlac, y la otra, por María Atitonieta, la desgraciaba reina guillotinada por la Revolución francesa. De Enrique IV cantó la I,o rraíne una patética romanza titulada Charmante Gabrielle, y de María Antometa una canción del poe- tOPLAS DEL MIÉRCOLES. MALD 1 TAS COPLAS! Escribir unas coplas semanalmente, careciendo de asuntos en que inspirarse, resulta una tarea que, francamente, es de lo más molesto que puede darse. Hay muchos que suponen que los poetad tienen á su capricho la Musa esclava, y que cuando ellos quieren hacen cuartetas y romances y silvas como quien lava. Sucede muchas veces que no hay asunto; otras, que la maldita Musa no sopla; otras también, que el hornt no se halla á punto, y entonces, ¡ay! ni á tiros sale una copla. Porque hablar de las a ¡y de los ríos, de las aves canoras. y de las flores, ademas de ser cursi señores míos, es una tontería de las mayores. Hablar mal de O Neale, que ha decidido con su procedimiento darnos catite, DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN A ENTREVISTA I a opinión pública acoge con simpatía DE REVAL las noticias de la entrevista de Nicolás II y Eduardo YII en Reval. No existe ya entusiasmo por la triple alianza, que s i g n i f i c a la unión con Austria, el enemigo hereditario. Para el ha sido una ueblo italiano esaalianza nación se haveradera pesadumbre y la desangrado con ella, sin conseguir, en cambio, ninguna ventaja. El ministro Tittoni, cuaedo pronunció un discurso en la Cámara, al fmal de la discusión del presupuesto del ministerio de Estado, tuvo que representar un papel difícil. Elogió al emperador Francisco José, y su entusiasmo, meramente diplomático, fue acogido por los representantes de la nación con un silencio muy elocuente. ÍA política de aproximación á Austria no encaja en el modo de pensar de los italianos, cuyos sentimientos y cuyos inteieses arrastran siempre á Italia hacia su hermana latina de la otra vertiente de los Alpes. 1 alianza austriaca es una alianza dinástica; pero la Casa Real de Saboya es demasiado patriota para olvidar los atropellos cometidosen la península porros austríacos cuando éstos ocuparon militarmente la Lombardía y los Estados Pontificios.