Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 17 DE JUNIO DE 1908, EDICIÓN i. PAG. 5. res, lindando con la de Salamanca, hay una comarca de más de cien kilómetros de ex e l entieno del veterano marqués de la tensión donde viyen sus habitantes en cho Vega de Armijo con honores de gene- zas de las más primitivas, sin escuelas, sin ¡fal enf- fe despertó á medio Madrid. Hay instruteión, sin caminos, sin explotar apenas su subsuelo, sin tgue aponer, piadosamente pensando, que que su suelo, sin explorar de la cual forma su riqueza el o 10 medio había despertado ya, y no es parte el Chorrohidráulica, de un iSUtpho madrugar abrir los ojos á las nueve agua de 280 metros, la Meacera, del salto de el más alto mundo, ¿le la mañana en pleno Junio. Se verificó, ipues, el entierro bajo una lluvia torrencial. haya merecido hasta hace poco la atención Esto de les entierros con honores militares oficial y particular. Hasta hace poco también existía la leyeny con hluvio va picando en historia. A 5 h. este se le enterro en día que caía si Dios da de las Batuecas como un recreo para ienía- iíé. A Viílaverde, entre los aguaceros nuestra fantasía meridional, presentándod e tura faatísartempestad. Del entierro de nos álos hurdanos habitantes de las BatuejÑarvász n iablemos, porque se ha hecho cas, pues éstas no son más que una porhisífW -aniK lia f fha por el agua que ayó, ción, una dehesa de Las Hurdes, poco menos que como salvajes, como seres degeneEl Y ifegCpor la mañana, y por la tar- rados é inhábiles para el trabajo. De no ha de m a- lió á í? a- í anja, satisfea- ho seguraber sido leyenda, hubiera sido una vergüeniMente de su es fttóia en la simpática y por za, una deshonra de España. ítecre. o- -y sin 61- -inmortal ciudad de la Pero lo que no es cuento, lo que es triste Pilanca. realidad, es que esa comarca vive fuera de En la Casa d 1? t villa liubo reunión de la sin cultura, sin higie Junta de asosíadfiSPéSitre dos platos y anun- todo amparo oficial, médicos, sin comunicasin iQ 5 de que apronta fe vít á arreglar el pavi- ne, sin escuelas, loque significa adelanto en mento de la Puerta del Sol para que cumpla ciones, sin todo ¿Mejor su oficio de cocherón de tranvías, la vida moderna. Sus habitantes trabajan tierras. ampo de operaciones de la golfería andan- como saben y como pueden laspara ser Las not e y centro de todos los peligros personales mujeres abandonan sus hijos de ellas hasdrizas en ese mundo ignorado y colectivos de la villa y corte. ta conocerle por el dinero, que es el conociEn los Tribunales quedó á punto de sen- miento más perturbador... tencia el juicio del homicidio del joven CuEse Congreso ha tenido resonancia. No rros. omenzó otra vista interesante: la seguida á un individuo que para deshacerse sabernos si tendrá igual eficacia. Bueno es de su cara mitad pedía á un gitano un ve- repetir que antes que pensar en conquistas jicno aetivo, siaTteoer en cuenta que, sin tí- de allende el Estrecho para el progreso detulo de tósigos, h g en Madrid leches, on- bemos pensar en conquistas del interior; sen as, viaos eto, excomulgados por el La- que aates que colonizar allá, hay que coloJjoratorio municipal, pero benditos por la nizar aquí. Y bueno es también consignar que hay parsimonia municipal, capaces de hacer remás comarcas que la de Las Hurdes en Esventar aun murallón de la China. En las Cámaras no hubo nada saliente, lo paña donde todos, empezando por el Esta ¿nal quiere decir que la política estuvo do, podemos hacer mucho bien. -duermes. Algo se murmura estos días de Marruecos, y aunque el pugilato entre Haíid y Aziz nos entretiene menos que el de Bombita y allito, es lo cierto que se oye hablar de Anflus y del Bagdadi algo más que de... Juan Herrero, á quien hasta la poT? N HONOR DE La primera parte de la licía ha dado al olvido. ARM 1 JO sesión de ayer se dedit Susesos hubo pocos Los más salientes, un e co a la memoria del intento de sui dio, no por el intento, que esto es ya el pan nuestro de cada día, sino marqués de la Vega de Armijo. Habló pri porque el suicida era un desesperado por mero el presidente interino de la Cámara, amor, y en los tiempos que correr, hay quie- Sr. Aparicio. La muerte del marqués de la nes no creen en el Viaducto; ¡para que va- Vega de Armijo- -comenzó diciendo el preyan á eceer en las cosas del amor! y otro sidente- -es una desgracia que nos ha heriintento en el mismo sitio, pero por distinto do en lo más hondo. Ha sufrido con ella motivo: por falta de trabajo. Esto pareee una gran pérdida el partido liberal. El maruna contradicción. Si se matase todo el que qués de la Vega de Armijo ejerció la polítilio trabaja, se quedaba Madrid medio des- ca desde su mocedad; ocupó muchos elevados cargos. En el Parlamento, ¿quién no poblado. En la calle de Senta Ana, una casa que sabe que él era el diputado más antiguo? Se le podía llamar- -decía el Sr. Aparicio- -se hunde ella sólita. El dueño había solicitado permiso para derribarla; pero el Ayun- el diputadopor antonomasia. El marqués de tamiento, que es una fiera de actividad y de la Vega de Armijo podía haber sido, por su celo, no se le había cou adido todavía. Aca- posición y su nacimiento, senador por deso esperase á ver si nos proporcionaba un recho propio. Pero si hubiera dejado el Conespectáculo, fuese sensible. No sabe greso para ir al Senado, ¿no hubiera podido lo que hacer por amenizarnos la existencia! considerarse esto como una deserción? Seis Y nada más. Por la noche, fresco acentua- ó siete veces fue presidente de la Cámara; do y noticias, afortunadamente equivoca- cuando no era presidente, se le veía concurrir todas las tardes al Congreso. En los das, sobre la salud del ministro de la Gopasillos, trataba con todos; era franco y llabernación, no. Se preparó á morir- -al verse en el trance supremo- -como un cristiano y como un caballero. Esta es la síntesis del discurso del señor Aparicio. El Sr. Moret se levantó luego. El Ai HURDES Hemos p u b l i c a d o estos Sr. Moret sentía gratitud hacia el marqués ¿fas noticias telegráficas de la Vega de Armijo. Cuando el Sr. Moret Ac una reunión celebrada en Plasencia con era un mozo, el marqués, ministro de Fola denominación de Congreso de Las Hur- mento, le dio una cátedra. El marqués de la Vega de Armijo era un hombre de gran endes Es curioso e! caso, porque para mucha tereza. Representando á España en París, gente que sueña con conquistar Marruecos en momentos críticos, pudo decirse de él y con realizar una campaña de política co- que era un embajador de Carlos V. Era ea lonia habrá sido tal vez noticia nueva la de la Cámara el más antiguo de todos los di juc ahí cerquita, en la provincia de Cáce- putados. Era el que había asistido á más MADRID AL DÍA escenas y momentos de la vida política. Le debemos un cariñoso recuerdo. El Sr. Canalejas ha manifestado que el marqués de la Tega de Armijo era su amigo, compañero y maesíro Si npre lé recordaremos todos ha terminado diciendo en su brevísimo discurso. El Sr. Azrórate ha celebrado la actividad, la fe y el entusiasmo del niarqxés de la Vega de Armijo. Como estas son cosas que no abundan mucho, debemos encarecerlas y elogiarlas cuando la ocasión se sresenta. EISr. Señantes se asocia en nombie de los infeegristás al dolor de todos. Y se levanta el prtacidente del Consejo Su d ¡airso ha sido sencillo. No es el partido liberal, es la nación toda la que siente la muív te del mar ques de la Vega de Armijo. T uía entereza este político. Y la figura que quedará entre nuestros recuerdos, será la del hombre siempre apasionado, siempre vivo, siempre r resuelto Con esto han terminado los discursos en honor del antiguo parlamentario. La Cámara ha pasado luego á debatir los asuntos pendientes. AZORIN) INFORMACIÓN POLÍTICA EN EL CONGRESO IMPRESIONES PARLAMENTARIAS 1 a sesión del Congreso careció ayer de importancia política. La primera parte se consagró á honrar la memoria del ilustre marqués de la Vega de Armijo, cuyo escaño estaba cubierto por negro crespón. El presidente, Sr. Aparicio, y ios señores Moret, Canalejas, Azcárate, Stn mtes y Maura, tuvieron frases muy sentidas y elocuentes para el finade En la tribuna de la presidencia asistieron á esta parte de la sesión cuatro damas ealutadas, de la familia del difunto. Desfilaron cuando acabaron los oradores. El presidente anunció después que se reanudaba el debate sobre enseñanza pública, y, tras- un ¡ah! de espanto, quedó medio vacía la sala de sesiones. A última hora siguió el debate sobre. Administración local. EN LOS PASILLOS Los diputados y la gente política que írefj. cuenta aquéllos se entregaron á comentarios y fantasías. ¿Primera de éstas: Una crisis fulminante? que había surgido no se sabía de qué ni por qué. Llegado el Rey, saludado por e Gobierno, verificado el entierro d l mar- s qués de la Vega de Armijo, Maura había ido á Palacio. ¿A qué? ¿A conferenciar cod el Soberano, lo cnal era muy lógico? ¡Cá! a llevar la dimisión del obierno. Hace días anunció, no recordamos quién, que al ir el Rey á Zaragoza, ó al regresad ocurriría una cosa muy gorda, Esa cosa gorda era indudablemente la crisis de ayetl Preguntado un ministro, contestó con esta lacónica frase: V- -Hay crisis, en efecto: ¡la de la verdad EN EL CRÓNICA POLÍTICA y u v o interés la sesión de la Alta Cámara. El ministro de Gracia y Jastieia anurtció que se propone presentar un proyeetQ de ley dando mayores seguridades qut la establecidas en la legislación t igente para; los créditos de los obligacionistas de las. Compañías ferroviarias. Preguntado el presidente si PS cierto que se ha modificado, al publicarse en la Gaceta, el texto de la ley sobre mspeccióu de las Compañías de Seguros, manifestó que haa sido comisionados los secretarios de eaU