Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MARTES 16 DE JUNIO DEjgoS. EDiClON 3. PAG. 7. EL CONGRESO DE LAS HURDES POR TELÉGRAFO CUENTOS llUSTRADOS EL AJEDREZ DE NUESTRO SBRVIGJO PARTICULAR PLASENOA, iSf 4 T O, aii. quete á Morec. Í 3I banquete dado ea honor del señor Mpret ha sido espléndido. En el salón, decorado con mucho gusto, se destacaba un escudo, en el que la inscripción ¡viva Moret! estaba tejida con flores naturales. Bjrindó el Sr. Chaves, enalteciendo alsejá orMoretj del quedijó- quesv ya no, fuera hijo adoptivo Se Cáceres mearecía serlo. Moret habló elocuentemente, dando las gracias por las atenciones que le dispensan y brindando por la causa de la libertad, JEl orador fué muj aplaudido. PtASENCIA, tS, 8 N. uarca sesión, A las seis de la tarde se abre la sesión, dando lectura y quedando aprobadas las conclusiones del Congreso, en las que se piden carreteras, caminos vecinales, escuelas y médicos pagados por el Estado y Diputación provincial. También se nombran patriarcas de las Hurdes ál vizconde de Eza, conde de Retamoso, Moret, Bullón y á los obispos de Plasencia, Coria y Ciudad- Rodrigo. I os discursos. I OS Sres. Bullón, diputado por Sequeros; Sánchez Arjona y Chaves, pronuncian elocuentes discursos hablando de las necesidades de aquella región y solicitando del Estado la protección que requiere para potler figurar entre los pueblos civilizados. Todos los oradores justifican la brevedad de sus discursos con la impaciencia que se tiene por oir á Moret, I ábla Moret. El jefe del partido liberal comienza á liablar, diciendo que su presencia en este sitio no obedece á interés político alguno. cVengo- -dice- -á cumplir un deber de conciencia; no puedo ofrecer más que mi palabra é imitar el ejemplo de los que aquí asislen. El mal, que es muy grande, exige inmediato remedio Eee después la poesía de Gabriel y Galán, La hurdana, calificando de vergonzoso que no se hubiera llevado antes el remedio 9I mal (jue se lamenta. Continúa diciendo que éste es el momento crítico de las Hurdes; la propaganda ya está hecha, la opinión debía estar formada. Dedica un párrafo muy elocuente á las madres, pidiendo caridad para las hurdanas, di iendo que no es una galantería, impropia de su edad, sino vin convensimiento, el de que todo lo que resta de lá savia española está en la mujer, en la madre, que mantiene en depósito la moral so ial, y á las que hay que rogar que no lleven nodrizas de Eas Hurdes para que dejen sus hiios abandonados ala explotación. Dirigiéndose al director de Agricultura, le dice que tiene la misión de exponer al Gobierno 16 que aquí ha oído exponer, el proíjléma que hay que resolver y la necesidad dé apoyar al organismo constituido para salvar Éas Hurdes, El orador es ovacionado. piñal, El vizconde de Eza hace el resumen de la sesión, clausurando el Congreso, En el correo salen para Madrid el Sr. Moret y la mayor parte de los congresistas. Elueve torrencialmente. H uando D, Barsanufio llegó á la población donde de Real orden había sido destinado, tanto como de buscar casa se preocupó de encontrar un casino ó algún otro cen- ¿Sabe usted i ha venido el presidente? tro donde se rindiese culto al ajedrez, pasa- -Probablemente estará abajo, en los bitiempo por el cual sentía gran entusiasmo, y enterado de que los mejores ajedrecistas llares. de la localidad se reunían en el Escaque Club, se hizo presentar y fué adsiitido como socio transeúnte, IJEl- día déla admisión, por la tarde, recorrió las diferentea depenñendasídd; Circula ajedrecista; lejos del salón principal, billares, salas de tresillo y demás lugares de greguería, vio un pequeño gabinete, á media luz, decorado con sencillez, todcr de rojo granate; en su centro había una mesitá de fantasía con un tablero de ajedrez; á uno y otro lado, dos caballeros sentados, de bruces sobre el tablero. Uno tenía aspecto de alemán; el otro, da inglés; ambos eran entrados en años; el primero, con lentes ahumados; el otro, con antiparras azules. Estaban solos, ¡alejados del mundo, profundamente abstraídos, los ¡sentidos sumados en los escaques tal vez por alguna jugada difícil. Don Barsanufio entró con gran respeto y curiosidad en aquel gabinete, en aquel san- -Baje usted y, si está, dígale usted de tuario, y quitándose el sombrero dio las tar- mi parte que tenga la bondad de subir, pues des quedamente. Ninguno de los dos ajedrecistas contestó. tengo vivos deseos de ser presentado á esos Siguieron mudos, inmóviles, con la mirada dos señores extranjeros jugadores, de ajedrez. fija en el tablero. Don Barsanufio se acercó á la mesita; ob- -Ah, señor- -contestó ei mozo; -eso no servó que se trataba de un problema difícil, s erá posible, ¿Por qué? interesante. -Esos dos que están jugando en el gabiDe buetta gana se hubiera sentado junto á los dos jugadores; pero no tenía confian- nete no son socios, son las figuras de ese magnificó griipo de tierra cocida; el premio za con ellos y parecían algo huraños. Quedóse de pie; ¡pasaron cinco minutos; qiie obtuvo el Escaque Club eu la última los jugadores, inmóviles; pasaron diez mi- batalla de flores. nutos, quince. MELITÓN GONZÁLEZ El forastero ya no pudo contenerse, y dijo: Yo creo, y ustedes perdonen, que adelantando ese peón negro que está delante del rey, las negras darían mateen tres jugadas; sentiría haber dicho una tontería... Eos jugadores no- se dignaron contestarle, por lo cual D, Barsanufio- supuso que su in- Cabido es que nuestro joven Soberano tietervención había molestado á aquellos dos L ne para todo un gusto delicadísimo, señores, y marchóse un tanto corrido y Nó es, pues, de extrañar que D. Alfonso sea amostazado, pero anhelando hacer amistad MXLgotirmet as más, exigentes y que su. con tan grancJ. es maestros de ajedrez. real mesa atesore el conjunto de los mayores refinamientos, producto de una selección inimitable, realizada por un paladar extraordinario, entre los manjares más exquisi tos que se producen. Pues bien; S. M. qué conoce todas las aguas de mesa que mayor fama gozan ea el extranjero, ha concedido su predilecciótt á las incomparables Aguas de Solares. que bebe adiarlo, no sólo en el Real Palacio sino en todos sus viajes y excursiones. Esta es la sanción más valiosa recibida por la opinión general, que ha proclamado á las de Solares como las mejores aguas de mesa del mundo. ¿Elevarían veinticuatro horas pensando la jugada? í) Barsanufio llamó a un camarero y le preguntó: ¿Son un inglés y un alemán esos do que están en el gabinetito rojo? -Sí, señor; por lo menos, así se dice, EL AGUA QUE BEBE EL REY M DE SPORTS IRO DÉ PICHÓN Termin: ó e l grao preraió cí. e Barcelona, ganándolo el distinguido tirador señoi; Sister. üna victoria más para la iSbciedád de Madrid, pues dicho señor figura entre los socios de la misma. Én segundo íugai quedó Fernando Pombo, Tiróse á continuación el premio de las se ñoritas, que lo ganó el marqués de Nájera, ¡Y son tres premios los que lleva ganados! El tiro de prueba lo ganó Bermejillo. RUBRYK tX V PtW S -A V VITILAIIORES liLüGTKIGOS BESWE 5 0 P E S E T A S ElV ADELANTE PUKIFJrAI KSS BE AIRÉ íJarítt, Kíiapisc- CÍLAVISIi, S, MAS BIO -Al siguiente día, D. Barsanufio volvió al Escaque Club; se asomó al gabinetito rojo; allí estaban los dos ajedrecistas del día anterior; no se atrevió á entrar del todo, pero desde la puerta atisbo que las piezas del ajedrez guardaban la misma colocación de la tarde anterior.