Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC L U N E S i3 D E J U N I O D E 1908. EDICIÓN 1 PAG. 14. ¡Hay que decirles que el dolor en la vida es inevitable, pero que se transforma, con voluntad vigorosa, en potente fuerza de resistencia y acción. Hay que- hacerles ver. que nadie es completamente independiente y qué nos sentiremos y seremos más libres cuanto mejor atendamos al deber que nosotros mismos debemos imponernos en todas las esferas sociales. Estoy delicado de salud y me someto á régimen; cuanto más severamente lo cumpla estaré mejor y la enfermedad desaparecerá. Los que realizan, sus menores deseos yapetitos sin freno ni medida, bien pronto sufren las consecuencias. Asombra conocer las privaciones á que puede someterse el hombre sin perjuicio de su vida, y es relativamente escasa Ja ración precisa para mantenerse en pie. Lo que interesa conservar es la energía, y claro es que- cuanto la deprima ó envenene será mortal. Gran responsabilidad tenemos todos si dejamos que las máquinas humanas. se enmohezcan y desgasten violentamente, y, sobre todo, si las privamos dé fluido. Ya me ocuparé de mis pobrecitos golfos con la extensión debida y diré en publico cosas muy importantes respecto á ellos y en su favor. Esto que te cuento tiene su aplicación directa á la tarea que me impuse en bien tuyo. Vamos á discurrir acerca de tu futuro hogar, á pensar juntos en los medios más adecuados para gobernarle con buen éxito, y para ello tenemos que caminar á ra ¿de tierra. Y claro está que al hacerlo tropezaremos con cientos de miserables y perversos, que por muy malos que nos parezcan tienen algún germen de bondad. Sacarlo á luz, enseñárselo y decirles cómo deben cultivarlo para progresar es tarea evangélica; pero nosotroSj por ¿vuestra parte, debemos conservar preciosamente la setnillita de bondad y de ternura y poner en ella todos auestros cuidados, pues ya te convencerás que es un tesoro de inestimable valor, sin el cual no hay riqueza ni bienestar posible. HUÉRFANOS DE LA OBRA üb LA SAGRADA FAMILIA EN APRENDIZAJE EN EL CAMPO EL VERANEO DE LO 3 NIÑOS p n estos días constituye el capítulo de viajes un problema en la vida del hogar modesto, y, en honor de la verdad, no siempre se resuelve convenientemente. 1 Con pretextó de la salud se emprenden distintas excursiones á sitios montañosos, balnearios y playas, más atentos los viajeros á la moda que al propio interés. Sacrifícase lá comodidad á la vanidad, y no pocas veces el veraneo de los niños constituye para éstos un verdadero suplicio. Trasladarse con grandes sacrificios de dinero y con el tiempo tasado á pueblecillos ó ciudades de la costa, donde las exigencias son grandes y la higiene nula, constituye un soberano disparate. Respecto á balnearios, no siguiendo trna cura severa, más vale no ir. Llevar á los niños á, míseras aldeas para que se encuentren con aire puro, pero convivan con toda clase de bichos que propagan y difunden las enfermedades infecciosas, bebiendo aguascontaininadas y sufriendo positivas molestias, no puede ser jamás conveniente. Conducirles á playas elegantes, donjdelos pobrecillos se convierten en muñecos bonitos y son llevados á remolque á fiestas y excursiones, es una positiva crueldad. Al niño sano le bastan sol: aire puro, libre movimiento y baño diario. El enfermo necesita determinada medicación hidroterápica, y las indicaciones de aguas mineromedicinales deben siempre ser estudiadas por el médico de la familia. No todas las erupciones de la piel pueden ser tratadas igualmente, y en lo que- respecta á baños de mar, debieran consultarse, en las playas, á los médicos, respecto de los detalles referentes á cada caso. En otro número daremos reglas para la vida en el campo y los baños de mar, inspiradas en la experiencia. del Instituto de Esta modesta religiosaLarnay (Poitiers) Nuestra Señora de mereció que la Academia Francesa le con- SOR SANTA MARGARITA buenos resultados y cuya composición deben conocer las madres. En los hospitales de niños de París se prepara del modo siguiente: En un litro de agua se hace hervir durante cuatro horas 65 gramos de patatas, 45 de zanahorias, 15 de nabos y cinco de judías secas y garbanzos; fíltrase y se completa el litro con agua hervida, condimentándolo con cinco gramos de sal. Se da en biberones de 60 gramos por dosis. Estos caldos hay que prepararlos á dia rio, pues fermentan eon facilidad; con ellos se pueden hacer papillas con farináceas. Hay otra fórmula de cereales y leguminosas. Compónese de 30 gramos ó una cucharada de sopa por tres litros de agua de trigo, cebada perlada, maíz triturado, judías blancas secas, lentejas, garbanzos. Se euece durante tres horas, quedando reducido á un litro el líquido; fíltrase y se añaden cinco gramos de sal. Con este caldo se preparan sopas de arroz, cebada, avena, etc. Cada tres horas se pueden dar de 150 á 250 gramos, según la edad del niño. Por último, el cocimiento de arroz: 50 gramos por un litro de agua durante una hora, filtrado, y con cuatro gramos de sal, es de eficacia en los trastornos intestinales. Las indicaciones en cada caso debe ha cerlas el médico, quien ordenará cuándo y cómo debe tomar leche el niño. BIBLIOGRAFÍA Sociedad Española de Higiene de Málaga. Las ratas son un peligro para la salud pública por el Dr. R. Martín Gil, presidente de la Sociedad, académico corresponsal de las Reales Academias de Medicina de Madrid y Barcelona, etc. etc. El folleto publicado por el dignísimo presidente de la Sociedad Española de Higiene de Málaga, Dr. Martín Gil, reviste una importancia de primer orden, pues en él se trata de los graves peligros y perjuicios que ocasionan las ratas en las poblaciones como vehículo de transmisión de enfermedades. No hay que olvidar que en los hospitales y asilos suelen propagarse dé modo prodigioso, ocasionando verdaderas plagas. El exterminarlas por los procedimientos modernos constituye un gran adelanto higiénico. El Sr. Martín Gil, nuestro querido amigo, merece plácemes reiterados por su labor LOS CALÉ) OS DE LEGUMBRES cediese un gran premio de virtud por haber conseguido enseñar á hablar, leer, escribir y coser á varias. jóvenes sordas, mudas y ciegas. T e tiempo inmemoral se han usado los cocimientos é infusiones de cebada, arroz, pan tostado, etc, como régimen para curar las diarreas infantiles, siendo necesario, como ya se ha dicho en estas columnas, suprimir la leche algunas veces. Actualmente se han generalizado varias fórmulas, con las cuales se obtienen muy