Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
baja nunca. Además, el masaje me impide aglomerar grasas, y ya ve usted mi piel, souple, no sudo, no toso jamás. Soy un roble. Mis hijos no están jamás enfermos. Cada LOS NIÑOS semana les doy una dosis de calomelanos EN EL COLEGIO para desinfectar, y con pepsina é hipofosfiPELIGROS REMEDIABLES Además d e tos á pasto están fuertísimos, pero muy delJ las enferme- gaditos. LO que tengo mucho cuidado es dades contagiosas directamente, existen con las corrientes de aire. En todo tiempo otras que pueden transmitirse por imitación. llevan franela. Yo tengo una gran vigilanEntre ellas se cuentan los ataques de nervios, cia siempre. Hago dos observaciones terfrecuentes en los colegios de niñas; son for- mométricas al día. Esta mañana dije á San mas de histerismo que conviene corregir Quintín: Merita (mi niña mayor) va á tener separando las enfermitas de sus compa- fiebre, y se rió de mí. En efecto, esta noche, cuando me disponía á ir al teatro, tomo la ñeras. L, o propio ocurre con la corea ó baile de San temperatura... Y ¿qué dirá usted que señaVito, que consiste en movimientos involun- laba el termómetro? -un termómetro que tarios é irregulares que pueden invadir todo me costó 25 francos en la Avenida de la el cuerpo ó limitarse á gesticulaciones ó á Opera. ¡Pues más de 40! L, a niña dormía; contracturas de los miembros. Los niños pero el sueño, indudablemente, no es natusuelen imitar por burla á los enfermos, y ral. Yo soy muy decidida, y por teléfono llamé á ustedes. En la Casa de Socorro ya esto es sumamente perjudicial. No lo es menos la epilepsia, enfermedad me conocen todos los médicos. Usted es que está caracterizada por ataques másf ó nuevo. Me alegro; será usted moderno. Me menos violentos. L, a forma ligera, llamada va usted á recetar el piramidón. No lo he ordinariamente vértigo epiléptico, consiste en ensayado; pero la de Verdéetelo dice que se la pérdida repentina del conocimiento. El lo dieron en Berlín con éxito. Hay que reniño queda en la misma posición en que le bajar esa fiebre á toda costa. No; ¡si San ataca, sentado, hablando, de pie, etc. per- Quintín no se incomoda! Más que médico es manece inmóvil algunos momentos, con los amigo! Además, no diciéndoselo. Ahora Freuiojos fijos, pálido el rostro é inexpresivo. letn la ha vuelto á poner el termómetro. Unas veces continúa lo que antes hacía, ó Aquí está precisamente... ¿Qué dice usted? bien queda adormecido ó atontado. Algunos ¿36 y S? ¡No puede ser! ¿Que sigue durmiencaen, levantándose al poco tiempo, sin dar- do? ¿Que ¿o se había bajado la columna? Pues usted tiene la culpa de no haberla base cuenta de lo ocurrido. Tengo qué estar más El ataque grande es bien conocido de to- jado. así. Tengo tiempoen todo! En fin; acto de oir el tercer dos. Caen repentinamente, con el cuerpo rí- vale Opera. Que espere el automóvil. No gido, y se desarrollan movimientos convul- de la su tiempo presivos, congestionándose el rostro, descom- le detengo á usted, gues Encantada es hacioso. Déjeme su tarjeta. de poniéndose las facciones y agitándose las berlo conocido. ¡Ah! y déjeme usted tammandíbulas, dando lugar á la presentación bién la receta del piranidón... Buenas node espuma, á veces sanguinolenta, pues los l el enfermos se muerden la lengua. V. F. Todo niño epiléptico, aun cuando sólo tenga el vértigo, no debe permanecer en el colegio. DE CUIDAR De igual modo deben separarse de los de- A 7 más los niños degenerados é imbéciles, cuA LOS NIÑOS yos instintos bajos constituyen el mayor de los peligros para la infancia, sobre todo en I A CUNA MODERNA Como complelos internados. mentó á los grabados del artículo anterior, presentamos dos modelos de cuna moderna. CUADROS REALES El mejor colchón es el de crin vegetal, haciéndose algunos con algas ó heléchos, á fin de poderlos cambiar con frecuencia. En España se emplean como jergones las hojas de maíz. De todos modos, si se ponen de lana, y es lo más común y conveniente, CUNA CON SOPORTE PARA CORTINAS debe colocarse una tela impermeable ó uu mantita para evitar que se ensucie, teniendo cuidado de que esté siempre limpio. No debe abrumárseles de ropa; pero no se olvidará que el niño, sobre rocío el recién nacido, necesita calor. CARTAS A FLORA 1 RAS DE TIERRA El otro día estaba tan tristón, que para entonarme un poco me fui en busca de unos nobles jóvenes, amigos de los pobres y de los desgraciados, que los domingos dedicas la mañana á consolar al triste. Fui á la cárcel, donde en una. de las aulas de la escuefe alli creada se reúnen varios de los llamados golfos, á quienes esas buenas almas proporcionan generosa protección. I, es alientan, les enseñan, y, lo que es más importante, les buscan colocación y trabajo. Allí encontré antiguos conocidos que estuvieron en las Escuelas Asilos, fundación que laaguideee á causa del escaso interés que inspiran esos vitales problemas. Hablamos familiarmente y procuré darles unas gotas de la energía que me iba faltando, y, ¡mira lo que son las cosas! á los pocos momentos me sentí pletórico de trida, casi alegre, pues el cuadro de la miseria nos hace recordar los malos ratos pasados y ansiar un porvenir nejor. ¿Por qué me he de quejar, si otros quejidos de hermanos nuestros son más legítimos y justificados? ¡A ocultar penas, á poner al descubierto las tristezas del prójimo y curárselas con grandes ahorros de alegría LA MADRE SABIA dispensará si le molesté con tanto recado, pero el asunto es urgente. ¿L, e trajo á usted el automóvil... L, uego le llevará donde se le ofrezca. Celebro que sea usted joven, habrá terminado hace poco tiempo y será moderno. Yo soy una admiradora de la ciencia moderna. He hecho una cura en Davos y me vi en París Doyen. ¿Ha visto usted el cinematógrafo Doyen? Es interesantísimo, Aquí nos visita San Quintín, un sabio. Siempre estamos riñendo, pero le quiero mucho. Es ana gran persona, algo anticuado, á mi modo de ver. A propósito: ¿usted es partidario de la antipirinEy de la fenacetina ó del piramidón para rebajar la fiebre? ¿Será quizá aficionado a dar baños fríos? Si es así, no CAMA- CUNA DE HIERRO nos entenderemos. 3 ms niños no reaccionan Ambas son de hierro, sencillas y sin adorfácilmente. Yo tomo teaños calientes siempre, esté como esté. San Quintín me rifió, nos, para ser fácilmente desinfectábales. L, a segunda puede bascular y tiene sopero no le hago casix No he tenido nunca la menor novedad. Soy muy fuerte. Tóme- porte para cortinas. L, a basculación ó cume usted el pulso. De 48 pulsaciones no neo no es conveniente efectuarlo f labimte elegante. -Un joven solo examina los telratosy se arregla un poco ante el espejoEstá turbado. -ES de? ioche. -Entra rápidamente una hermosa señora y dice: Usted me