Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i5 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN 4. PAG. ha telegrafiado El gobernador de ZamoraGobernación que hoy al ministro de la bolos más preclaros del civismo heroico que encumbrará sobre todas las vieisitudes del arcano porvenir. La admiración universal perpetuaría el noble ejemplo de que nos ufanamos todos los españoles, aunque llegase á perecer la ciudad y la cima del Moncayo se hundiese en los mares. E 1 merecimiento fue tal, que ahora es mi voluntad de hacer merced, para honrarla, del título de Inmortal. Dado en Zaragoza á 14 de Junio de 1908. Alfonso. -El ministro de la Guerra, Fernando Primo de Rivera. 10. en Davesa ha habido una verdadera batalla campal entre dos bandos de aquella localidad por cuestiones de política local, resultando tres muertos y varios heridos. Hasta ahora no se han recibido más detalles por lo alejado que está el pueblo de la capital. De este suceso damos cuenta en telegrama de nuestro servicio. l ministro de Fomento, Sr. González Besada, ha manifestado esta mañana que ge ocupa en la cuestión relativa á los riegos del Segura, habiendo ya prohibido en absoluto las concesiones de toma de aguas en las afluentes del río mencionado, toda vez que las del Segura se hallan prohibidas fiace tiempo. pjl Sr. González Besada ha recibido un te- lefonema de Zaragoza en el cual los delegados regios salúdanle y le aclaman como iniciador del resurgimiento industrial de España. E pasado mañana, miércoles, celebrarán Consejo los ministros, presididos por el Sr. Maura. JUÍ anana irán á Palacio las Mesas del Se nado y Congreso para someter á la sanción Real la promulgación de algunas leyes. EL YIAJETDÍITRET CONFERENCIAS TELEFÓNICAS ZARAGOZA, t i I T J Termina el bando diciendo: Honor á su memoria, zaragozanos: ¡Viva el Rey! Viva la inmortal ciudad! 1,0 firma en la Ciudad de los Sitios, con fecha de hoy, el alcalde, Sr. Fleta. p l Rey y los hortelanos. -Por delante del Rey desfilaron esta mañana una comisión: de hortelanos y otra de la Cámara agrícola. Los primeros le entregaron dos cestas ae flores. El presidente de la Cámara agrícola le entregó un mensaje. Después el Rey conversó con los hortelanos, á quienes preguntó de dónde procedían los frutos que llevaban. Uno de ellos manifestó que de la huerta de Santa Engracia. Otro dijo al Monarca que estaba muy contento, pero lo estaría más si hubiese venido toda la familia Real. El Rey manifestó que no había venido la Reina por la proximidad de su alumbramiento; pero lo haría más adelante. dísimo y trémulo, tanto, que le fue imposible acceder á la petición de D. Alfonso, el cual reía alegremente al notar la turbación del propietario del cochecito. Por fin, S. M. descendió de la tartana y pasó al pabellón de ingeniería militar, dé teniéndose en ella algo más con objeto de presenciarvarias experiencias, dirigidas por uno de los ingenieros, practicadas con aire líquido. El Soberano prestó gran atención y mos tro grandísimo interés en. dichas experiencias, felicitando al ingeniero. egalo para la Reina. ío Pí) Pasó luego D. Alfonso á la sección de joyería, donde adquirió una de las joyas por valor de una peseta, para la Reina Victoria. La alhaja es de metal americano y está muy bien trabajada. Condecoraciones. S. M. ha firmado un decreto concediendo la cruz de Carlos III al ministro francés Mr. Cruppi, y la encomienda de Isabel la Católica al presidente del Comité francés de la Exposición, Mr. Wiger. R ZARAGOZA, 14, 12 N. presentaciones. 7 El embajador de Francia hS presentado al Rey al ministro de Comercio francés, Mr. Cruppi. También le fue presentado al Monarca Mr. -Viges, presidente del Comité ejecutivo de la Exposición. El Monarca invitó al almuerzo oficial á los tres personajes citados. l salón del Trono. El salón donde se ha verificado la recepción se llama salón del Trono, y su decorado es de una rica sobriedad. Ivas paredes están pintadas de blanco y oro; el techo está artísticamente artesonado y de él penden tres monumentales arañas. Las colgaduras que lo adornan son de rojo- damasco, y de estilo gótico los sillones des- tinados al Rey y á los Infantes, que se hallan bajo dosel. Algunos retratos de gran mérito de los obispos de Zaragoza se ven colocados en los muros de las galerías. E 1 almuerzo. almorzaron esta mañana E Con el Rey los ministros de Gracia y Justicia y de la Guerra, el de Comercio de Francia, monsieur Cruppi; el general Echagüe, el marqués de Urrea, el arzobispo Sr. Soldevila, el obispo de Huesca, el gobernador, el alcalde, el capitán de guardia y dos tenientes del zaguanete de Alabarderos. ZURAGOZÍ, 14, 8 S p l banquete. A las nueve volvió el Rey otra vez á la Exposición para asistir al banquete organizado en su honor por el gobernador civil. Asistieron á él 65 comensales. Terminada la comida entró en el salóa una rondalla y cantó varias coplas baturras, unas clásicas y otras alusivas al viaje del Rey. S. M. estuvo hablando largo rato, mientras tomaba eafé, con el embajador francés, Mr. Revoil, y el ministro Cruppi. n él teatro. -Al salir del banquete, el Rey marcha directamente con su séquito al teatro Principal. Se puso en escena la obra de Benavente El palco del Ayuntamiento, habilitado para palco regio, estaba decorado con gusto. S. M. vestía uniforme de capitán general, y tenía á su derecha al infante D. Alfonso de Orleáns y al ministro de Gracia y Justicia, y á su izquierda al Infante D. Fernando de Orleáns. Estaban también el ministro de Comercio francés, Mr. Cruppi, quien vestía de frac, ostentando la banda de Carlos III, y á su dereeha el embajador francés, Mr. Revoil, de uniforme El aspecto de la sala era brillantísimo, dándole mayor realce la presencia de hermosísimas señoras elegantemente ataviadas. A las doce, el Rey y los demás acompañantes abandonaron el teatro á los acordes de la Marcha Real, que fue escuchada de pie con los entusiastas aplausos y ¡vivasi del público. S. M. se retiró á descansar al aiacio arzobispal. Los buhos. p l Rey en la Exposición. A la terminación del tercer toro salió el Rey de la plaza, con dirección á la Exposición. Durante toda la carrera ha sido vitoreado. En la Exposición fue recibido el Rey por el Comité ejecutivo y las autoridades. El Sr. Paraíso se puso á las órdenes de S. M. acompañándole en la visita á las instalaciones, detallándole éstas. Vio el Rey la primera, la del Patrimonio Real; luego la de Altos Hornos y después pasó al pabellón de la alimentación. ZARAGOZA, 14, 6 T. En todas partes ha sido muy agasajado. p etalles. En una instalación de chocolate tomó el- Entre las personas que acompañaban 1 Rey una taza de este artículo. al Rey á su entrada en la ciudad figuraban, Después estuvo el Rey en el edificio esademás de los ministros, D. Gabriel Maura cuela y en la Caridad. y el marqués de Urrea. En el primero examinó con mucha minuEl Rey vestía uniforme de Lanceros del ciosidad todas las instalaciones, especialRey, y el Infante uniforme de la Academia mente la de los órganos. con voces humanas, de Infaateiyh: donde se tocó la Marcha Real. En el trayecto hasta el Pilar fue acompaVio después otras instalaciones de pianos. ñado el Rey por el marqués de Viana, el seD. Alfonso no ha acabado de ver el certañor Loriga, los ministros y el general men, quedándole bastante por visitar. Echag íe. A puros de un expositor. 1 A p l bando del alcalde. En la galería de expositores de Saba Con motivo de la concesión del título dell se detuvo el Rey ante una lindísima de Inmortal á la ciudad, el alcalde ha publi- tartana, pretextando el deseo de conocer cado el siguiente bando: la comodidad que tal clase de vehículos Zaragozanos: puede ofrecer, pero más bien para descanS. M. el Rey D. Alfonso XIII acaba de fir- sar un momento, y tras su rápida marcha unar el decreto concediendo á esta ciudad el alrededor de la Exposición, subió á la tartana, tomando asiento en el interior de título glorioso de inmortal. ella. Dice textualmente lo siguiente: ¡I s altos hechos que en e te primer Una vez dentro, llamó al expositor, rogánCentenario conmemora España convierten dole que bajara el cristal que forma parte de el r. ouibi f f Z uagoza e; i i ñ o síin- í a 3oi. 9 robre hombre subió azora E 1 fltimas not: ctas. Tanto á la llegada como á la salida del teatro, el Rey fue objeto de entusiastas aclamaciones, que continuaron hasta la puerta del palacio arzobispal. La rondalla baturra que estuvo cantando y bailando en el banquete de la Exposición en presencia del Rey fue después á las ha bitaciones de Mr. Cruppi, en donde cantaron nuevamente coplas alusivas, compuestas expresamente por un aplaudido compositor zaragozano. Mr. Cruppi agradeció mucho el obsequio. u ZARAGOZA, (5 2 1 (1. ZARAGOZA, 1 1 N. T la Exposición. En la visita que S. M. el Rey acaba d (girar á la Exposición Ifío in -Rrp e na n