Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 14 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN 2. FAu. n EL VIAJE DEL REY j EN MADRID A yer tarde, y después de despachar con el presidente del Consejo, fue el Rey al Hipódromo, en donde estuvo jugando al polo. Presenciaron la partida la Rein, a doña Cristina y D. Reniero de Borbón. A la hora de costumbre se verificó en el xegío Alcázar la comida, y á ella asistieron los infantes doña Isabel, doña Teresa, doña Cuisa, D. Carlos, D. Fernando, D. Alfonso pe Orleáns, D. Reniero y D. Felipe de Bort ón. Después de la comida el Rey asistió á la representación de la compañía de opereta italiana en el teatro de la Zarzuela, alida para Zaragoza. P A las doce y cuarto, y en el tren real, Preparado al efecto, marchó anoche Su Maestad para Zaragoza, acompañado del inánte D. Alfonso de Orleáns y de los minisxos y su séquito, formado por las personas 1 suyos nombres ya hemos publicado con anicipación. ül tren real se detendrá dos horas en la estación de los Arcos, con el fin de entrar fen Zaragoza á las diez, en vez de á las ocho Se la mañana EN ZARAGOZA CONFERENCIAS TELEFÓNICAS JOMINGO 1 4 1 2 M Animación. Durante la noche no ha cesado! a Afluencia de forasteros, aprovechando los penes especiales y otros medio de locomoción. Cncluso á pie ha venido mucha gente de pueblos cercanos. Numerosas personas, especialmente de la dase popular, han pernoctado al aire libre, por falta absoluta de alojamiento. El día amaneció espléndido y desde las seis la animación por las alies es extraordinaria. Frente á la estación se ha construido un paso que atraviesa la extensa explanada del Campo Sepulcro, con objeto de ahorrar á la comitiva regia un largo trecho de la carretera. 1 allegada. A las ocho ha llegado el tres Real que conducía á D. Alfonso. En la estación se hallaban las comisiones oficiales. El alcalde dio la bienvenida al Rey, y cuando terminó su discurso dio ttn jviva! al Rey, que fue contestado con entusiasmo. D. Alfonso revistó la fuerza militar que había acudido á tributarle los honores militares. Un seguida subió al coche d l alcalde con íste y los Infantes. En medio de una ovación delirante de jvivas! y aplausos se organizó la comitiva, en la que figuraban en primera línea los estudiantes y al frente de ella los de la Facultad de Medicina. 1 Todos ellos aclamaban sin cesar al Monarca. En el trayecto el entusiasmo iba creciendo, sobresaliendo por su entusiasmo las señoras, que agitaban los pañuelos desde los balcones saludando al Rey, HlIS üm. Z 7 T- Encaminóse el Rey con los Infantes y su séquito al templo del Pilar, donde fue recibido por el arzobispo y el cabildo. Colocados en el presbiterio el Rey, los mifoistros y el séquito, segio, se cantó un Tepéum y dijo una misa en la Santa Capilla el Arzobispo. lAicía la imaeen de la Virgen el F I G U R A S DEL DÍA ANTONIO Y 1 ÉRGOL, APLAUDIDO AUTOR DE LAS BR 1 BONAS que le regaló la Reina madre, y al terminar la misa fue adorada por el Rey y los Infantes. E B la capilla entraron también el embajador francés, Mr. Revoil; las autoridades y las comisiones. Desde el Pilar al palacio episcopal fueron el Rey y los Infantes á pie. Inmediatamente el Rey firmó un decreto concediendo á Zaragoza el titulo de inmortal. Salió en seguida el alcalde al balcón y lo leyó al pueblo, produciendo delirante entusiasmo en el inmenso gentío que llenaba la plaza de I, a Seo. D ecepción ofieial. A las diez y media se verificó en el salón del Trono la recepción oficial. A la derecha de D. Alfonso se hallaban los plinistros de la Guerra y de Gracia y Justicia, el arzobispo y el duque de Zaragoza, y á la izquierda, los Infantes y el séquito regio, presidido por el jefe de la Casa militar de S. M. general conde del Serrallo. Desfilaron por delante del Trono los senadores, diputados, magistrados de la Audiencia, Ayuntamiento, Diputación provincial, los caballeros grandes cruces, obispos, títulos de Castilla, la maestranza, funcionarios públicos y muchos particulares y estudiantes. na medalla y un bando, Terminada la recepción, la Junta del Centenario entregó al Rey las medallas áe oro conmemorativas grande y chica. El Rey se prendió ésta en el pecho. iAiegc, firmó en el Libro de Oro. El alcalde ha publicado un bando eos el título de Inmortal concedido por el Rey Zaragoza. I as lápidas. Con arreglo al ceremonial anticipad se ha verificado el descubrimiento déla lápida á Palafox. EL monumento del reducto del Pilar no te podrá inaugurar el Rey por no estar terminadas las obras. El entusiasmo es incesante. 4 Cuando termine la comida oficial, á la qtfe asistirán las autoridades, el Rey desean sará. 5, ESPARTEROS, 5 Casa especial e equipos de novia, y cauasíi lias. Últimos modelos en blusas encaje, sed a y batista; en les entresuelos, gran exposición de las mismas RUIZ DE VELASCO