Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
C. DOMINGO 14 DE JUNIO DE 3908. EDICIÓN A. PAG. 6 Ltra de imprenta, adquieren una rigidez, una importancia, una trascendencia que antes no tenían. Antes eran una cosa alada, tenue, fugaz; el gesto y la entonación de la voz las paliaban ó las daban un alcance distinto de su significado literal. Ahora puestas en letra de molde tienen el valor de lo estable, de lo petrificado y definitivo; y si antes, por ejemplo, al ser dichas suscitaron una sonrisa amable, al presente acaso susciten un desdén ó un reproche. Y ¿qué diremos del elemento cordial, afectivo, que ha de entrar, que es lógico que entre en la reseña y traslación de las palabras ajenas? Si un adversario nuestro obtiene un triunfo sobfe un amigo, ¿se le dirá á los millares y millares de lectores de una hoja diaria? La pasión política, la enemiga, el encono, ¿podrán nunca ser reprimidos para dar paso á una copia, á una síntesis fiel de INNOVACIÓN lo que en la Cámara ocurra? En momentos, PARLAMENTARIA por ejemplo, de enardecimiento público, cuando la masa deriva en una dirección, ¿se p l Sr. Moret realizó ayer una ligera inno- irá contra esa dirección para decir que tal ó vación en la vida parlamentaria: ha- cual personalidad parlamentaria, de la debló, no desde su escaño, sino desde la tri- recha ó de la izquierda, blanca ó roja, dijo buna dedicada á los secretarios. Si perdura en el Parlamento altas y beilas cosas que esta costumbre, tendrá su pequeña trascen- precisamente pugnan con la orientación momentánea de la muchedumbre? dencia en nuestro Parlamento. Los diputados que entraban y veían al seLa innovación del Sr. Moret ayer ha suüor Moret en la tribuna experimentaban gerido estas reflexiones. Aparte de esto, hacierta extrañeza; algunos sonreían; otros blar desde la tribuna, es Hacer la oratoria decían festivamente si el Sr. Moret estaba más enfática de lo que es. No baja un dipuhaciendo la apología de alguna mixtura ó tado del escaño, atraviesa el hemiciclo, y droga; otros- -más serios y reflexivos- -ha- sube á la tribuna para decir una cosa sencicían algunas observaciones que es útil re- lla y corta, aunque muy pertinente. En Franpetir. cia se habla desde laitribuna; no en InglaEl Sr. Moret quiso hablar desde la tribu- terra. El ideal sería el que cada diputado na para que los periodistas le entendieran hablara sin soleninidáa ninguna, en tono bien. Sobre la fidelidad de las reseñas de la de conversación, en estilo familiar. ¿Cuándo Prensa se ha hablado mucho estos días. llegaremos á eso? ¿Por qué hay que lamentar inexactitudes- ZOR 1 N en las reseñas? Ante todo, porque desde la tribuna de la Prensa se oye mal. ¿Por qué se oye mal desde la tribuna de la Prensa? INFORMACIÓN Primero, por su situación respecto de cierPOLÍTICA tos oradores; luego por la aglomeración que, en días solemnes, se produce á conseEN EL CONGRESO cuencia de que en ella penetran oyentes Tvespués de la agitación en las tardes anque no son periodistas ó lo son sólo titular tenores, hubo ayer calma completa en mente, para este efecto. el Congreso. Urge, por lo tanto, poner remedio á esto. La Pero, puesto remedio á este defecto, ¿se ha- pedir sesión empezó á gusto de Soriano para votación pero el diputado brá conseguido todo? No; no nos engañe- por Valencia nonominal; Madrid. No hubo está mos. Un discurso, si es algo extenso, con- votación, se aprobó el en y siguió la paracta tiene mucha materia y muchas palabras; ésta la jara dar en pocas líneas un fiel extracto de te dedicada á preguntas, y á No faltódestiá instrucción pública. él se requiere un espíritu sintetizador, ave- nadapreguntar en qué punto se estabamás del zado á este arte, que sepa separar lo acce- que debate, para qué era éste y qué -hasorio y dejar sólo lo sustancial. SI no se sa- bía en continuarle. be hacer esto; si no se acierta á elaborar con arte estas pequeñas y sucintas síntesis, e n t r e tanto, en los pasillos segui- s- ot. co ¿de qué servirá el que se oiga bien? mentarios sobre la disensión del día Todo el que ha ejercitado durante algún anterior y sobre la actitud de los solidarios. tiempo la tarea de extractar y condensar Algunos de éstos estaban en la casa, tinos discursos, sabe que se puede ser fiel en el mostrando aires de resignación, otros de extracto y sin embargo ao dar la impresión iacertidumbre, ninguno de coatento. fie la verdad. Un cronista escucha un dis- JE 1 Sr. Ventosa, secretario de la Cámara, fcurso atentamente; de este discurso repro- joven, simpático, cultísimo cuando habla puce párrafos y conceptos que ao consti- desde el escaño y correcto y amable cuando tuyen esencia; reproduce también concep- habla fuera, anunciaba que iba á firmar su tos que necesitan, para que se vea su ver- dimisión de la secretaría. fladera significación, una idea previa, un- -I,o hago más que nada- -decía- -por deenlace con lo anterior; junta también con- ber moral y por consideración hacia mis ceptos é ideas queden el discurso están se- compañeros de Mesa. Dejar de. concurrir parados por una lógica y seriada ideación y precisamente cuando más trabajo pesa Soí ¡ue al estar juntos pierden su significación, bre los secretarios lo considero poco coj 5 un matiz de ello, y sugieren otra cosa dis- rrecto. tinta. El autor del discurso, en estricta jusNo saben tamp oco los solidarios si su reticia, no puede quejarse; él ha dicho todo tirada del Parlamento será definitiva. Y lo aquello. ¿Cómo podrá negarlo? Sin embargo, prueba el que, hasta no saberlo, no renunE pesar de la fidelidad en la traslación, la cian á la parte de representación que tienen traslación está mixtificada. en la Comisión de presupuestos. Supeditan su actitud á lo que se acuerde Y hay otra cosa también. En el Parla siento, como en las conversaciones particu- en esa especie de plebiscito que van á celelares, se pronuncian muchas frases ligeras, brar en Cataluña. No creemos aventurado decir que muchos rápidas, cuyo solo valor está ea el tono, en el gesto y en el momento en que se pronun- de ellos, probablemente los más, no desean cian. Estas frases al ser trasladadas á la la retirada. noy e! sosiego y 1 a prospen Jad. El desarrollo industrial, el progreso de la agricultura, en una palabra, la paz y el trabajo, han heCILO el milagro. Hoy lo secundario es allí la política; lo primordial es el trabajo. Y si la retirada no es la rebeldía, es el ri- dículo, y si no es el ridículo, es la pasividad, la indiferencia, señal de muerte para la Solidaridad, pero también para los intereses de los pueblos que aquella representa. Además, la historia, política contemporánea desacredita á las retiradas. Desde que Ruiz Zorrilla- -y se trataba de un hombre de aeción- -anunciaba su retirada á Tablada á la menor eontrariedad, nadie acoge esos anuncios de los políticos con más que con ina sonrisa escéptica ó burlona. La lucha interna, francamente encarniza da en Barcelona, aparece más velada en Madrid. Pero por dentro anda la procesión. Los diputados de la Solidaridad marcharon ayer algunos á Barcelona. Los más rezagados, detenidos aqaí por asuntos propios, marcharán hoy ó mañana. La reunión en Barcelona se verifícala el miércoles. MAURA Y MORET Tpl Sr. Maura se ha mostrado muy parco al hablar del acto de los diputados solidarios. A su juicio, la actitud de e ta minoría ao está justificada, y espera que así llegará á reconocerse. La del Gobierno quedó clarísima en la sesión de ayer, y es seguro quenadie creerá que pudo ser distinta de lo que fue. Ello no quita para que el Sr. Maura lamente la resolución que hubo de recaer en la reunión de los diputados solidarios. Interrogado acerea de las causas secretas que pudieran haber motivado dicha actitud, contestó que no le incumbía penetrar en ellas, ni tenía para qué hacerse cargo de otra cosa sino de la actitud pública que mantuvo la minoría solidaria en el debate de ayer. El Sr. Moret manifestó en el Congreso que en la jornada del viernes nada absolutamente han perdido el Gobierno ni el partido liberal. Los que no han salido bien parado -ha al a ¡ido- -han sido los solidarios, á quienes les espera un período de grandes luchas, que les ha de ocasionar grandes quebrantos. El Sr. Maura, según vanos ae sus más caracterizados amigos, se muestra muy reconocido al Sr. Moret, cuya conducta juzga patriótica y plausible. EN EL SENADO n la sesión del Senado, después de una pregunta del Sr. Cencas acerca de si el Gobierno ha resuelto favorablemente respecto á la petición de que subditos extranjeros posean buques en España, habló el Sr. Díaz Moreu para combatir un dictamen concediendo un crédito extraordinario de 125.000 pesetas ai ministerio de Estado. Contestó el Sr. Allendesalazar. Luego continuó tratándose de la causa instruida al general Bocio. Por cierto que en nuestro número de ayer, y en esta misma sección, al ocuparnos de esta interpelación, dijimos lo siguiente En las conversaciones políticas se habla de esta campaña, la cual, por la forma, y sobre todo por la extensión con que se ha desarrollado, ao parece que agrada á todos los senadores demócratas, empezando por el general López Domínguez. Con tal motivo, el distinguido senador demócrata Sr. Palomo se dolió ayer en la Alta Cámara de la noticia, é hizo consta que sólo había recibido felicitacionet de sus correligionarios, figurando entre ei i ia deí general López Domínguez. Agregó que Je extrañaba mucho el suelte nuestro, porque en A B C contaba buenos amigos, y supuso que dicho suelto tendría por origen la gestión oficiosa de algún n nistro y se habría publicado á espaldas de la Dirección. A esta suposición delSr. Palomo tenemos que oponer una rotunda y enérgica negativa, pues la independencia política de A B C por todos reconocida y con sus actos diariamente demostrada, quita fundamento esa especie. Y la mejor prueba de ello la tiene el senoi Palomo en el gusto con que acogemos su rectificación. En lo que está muy en lo cierto es al pea- sar que en A B C sólo cuenta buenos amigos, que celebran sus éxitos parlamentarios y no han de regatear elogios á su elocuencia. Por lo demás, para que el Sr. Palomo Sí E