Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO i3 DE JUNIO DE c) o8. EDICIÓN i. PAG. 14. Si í H ¡9 3 t i t i MADRID, EN EL CENTRO GALLEGO rot A B C EXPOSICIÓN DE LABORES HECHAS DURANTE EL CURSO POR LAS ALUMNAS DE LAS DIFERENTES CLASES DEL CENTRO bles, y los gobernantes que á ese sueño ó á con el de enseñanza civil, que es la genériesa malicia sacrificasen la posibilidad de ca. A todas las gloriosas Universidades aleconvertir doscientos millones en una flota, manas se llevó la enseñanza de esa ingecuya necesidad ellos mismos nan reconoció menos I a buena amistad del general Ferrándiz, do (yo no, por supuesto) serian necios de niería, másde sus tres completa, y en todas ó algunas ramas: construcción no propios méritos, me ha asociado, si- capirote ó sospechosos de venalidad. de buques, construcción de máquinas, consquiera en grado mínimo, á la meritoria taQuien quieía industria naval española trucción de obras hidráulicas; además, en rea de restaurar el Cuerpo de Ingenieros de tiene que esperar seis ú ocho años por lo los Institutos técnicos de menor categoría la Armada, realmente en ruina desde que menos, pues esos, y acaso más, se necesitan científica también encontró albergne el arte en 1885 se suprimió la Escuela donde él se para que aquí podamos tener escuelas de naval en términos más modestos. Hoy los reclutaba y formaba. Al prepararme para ingeniería naval, para las cuales, después grandes astilleros civiles y los militares saayudar cuanto pudiera á mi excelente y res- d- e veintitrés años de paréntesis inexplica- can su alto personal técnico de las Univerpetado amigo, una idea surgió en mi cabe- ble de esa enseñanza, no disponemos hoy sidades de Berlín (Charlottenberg) y Dantza, y á ella, no á mi. labor humilde, dedico de profesorado nacional, pues, honrados y zig (creada en 1906) y el subalterno (capaz este artículo de A B C. concienzudos, rehusarían hoy ese cargo, su- de dirigir astilleros y fábricas de maquinaPero, bien mirado- -me dije de repente, perior á sus fuerzas técnicas, lo mismo los ria modestos) de Teckniknm, de Bremen ó en España llevamos veintitrés años sin 25 ingenieros navales que aun nos quedan de Kiel. enseñanza, ni civil, ni militar, ni por el Esta- de los que salieron de la Escuela especial Procediendo en la do ni por nadie, del difícil arte de la inge- suprimida en 1885 que los oficiales de la enseñanza base con talá lógica, dandoalemasólida niería naval, y en esta situación queremos Armada, que en una deficiente Escuela de na, pudo llegar el día en la industria que un magaífieo dedicar doscientos millones á implantar ampliación recibieron hasta hace poco el cargo- brat de muchos miles de toneladas enaquí la industria naval, haciéndonos en ella título de ingeniero. tró por el Támesis, ostentando con orgullo independientes de los extranjeros, á los cuaen uno de sus gallardetes el famoso Made les hemos de recurrir, ahora y durante mu- y puesto que hemos hecho tabla rasa de in Germany, especie de inri que la envidia chos años, para lo que es esencial en toda esa importante y dificilísima rama de inglesa había impuesto á todos los producindustria nacional, ó sea el personal técnico la enseñanza técnica, y que queremos pro- tos de la. industria germánica. Sin esa base capaz de dirigir la industria y de regentar greso naval, imitemos á Alemania, que hace de que hoy carecemos (como puede carecer establecimientos docentes donde se prepa- treinta años se hallaba en condiciones aná- Turquía por atrasada, ó Suiza por terrestre) ren las nuevas generaciones técnicas, que, logas hasta cierto punto: sin enseñanza de ni nuestros buques de guerra ni nuestros sobre base sólida de conocimientos á la al- ingeniería naval y con afán de crear la in- buques mercantes (si llegamos á tenerlos áe tara de la teoría y arte contemporáneos, pue- dustria naval. primer orden) podrían escribir en sus flámudan apoyar sin riesgo la superestructura de Mientras allí se daban los primeros y mo- las: Hechos en España y por españoles ios inventos y perfecciones que constituyen destos pasos para la creación de flota merL. o que llegará (y pronto) será el día el progreso incesante de la técnica. Indus- cante y flota militar, con ayuda de elemen- que carezcamos hasta de peritos capaces en de tria naval española sin ingenieros navales tos propios y ajenos, se atendía en primer evitar que en las compras que hagamos españoles (constructores de barcos y cons- término á la enseñanza de la ingeniería na- dentro ó fuera de casa nos den sato por tructores de máquinas) es un sueño enfer- val, y no con el carácter predominante de liebre. mizo ó una malicia de agiotistas insacia- enseñanza militar, que es la específica, sino JENARO ALAS. LA INGENIERÍA NAVAL EN ESPAÑA