Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TEATRO DE APOLO LAS BRIBONAS MANZANO SRA. V 1 ÜM, viuNCAYO. MARÍA PALOU. CARRION. ROSARIO SOLER iicttltides eu la Cámara. No se puede simular una votación hostil donde no existe, ni se promueve votación donde hay unanimidad. Otra cosa sería si se fijara algún plazo para la derogación, porque el Gobierno tiene que elegir el instante de su iniciativa, sin otro límite que la razonable posibilidad de una obra de Gobierno (Voces de los solidarios: Es que se hace alusión al plazo. El Sr. MAURA: No lo recordaba; pero, en fin, la salvedad está hecha, porque he aludido al plazo. Pero de todas suertes, todo ello queda reducido á una cuestión de confianza en que el Gobierno, con la libertad de su iniciativa y la plenitud de su resrponsabilidad, restablecerá oportunamente la normalidad jurídica y dejará perfectamente garantido el imperio de la justieia donde la justicia es inseparable de la paz pública. (Aplausos) A pregunta del presidente, la Cámara acuerda se prorrogue. Rectifica el Sr. CAMBO, protestando de que se mantenga una ley de excepción, que es ofensa al Parlamento y á la patria. Afirma que no retira la proposición porque lo que los representantes de Cataluña quieren e J. e se fije plazo. El Sr. AURA: Si después de lo aquí dicho istis en que se vote, haréis creer que no buscáis sino el efecto de una campaña. En execrar la negación del derecho de los ciudadanos todos estamos conformes; en lo que no podemos estarlo es en que se puede derogar, mientras el ambiente normal no la requiera de nuevo como en aquellos días para los cuales la fuerza de las circunstancias la impuso como un remedio. (Ovación estruendosa de toda la Cámara, menos el grupo solidario, que grita y se agita descompuesto. í, a ovación al presidente del Consejo se repite. El Sr. CAMBO protesta de que se sospevche que ellos busquen la derogación para injuriar á la patria y al Ejército, El Sr. MAURA: ¿Dónde se ha dicho nada de que se derive esa sospecha? De sus señorías yo no dudo. El Sr. SAIA ATEIAA: Ni nadie se aprovecharía para ello de la deiogación en Cataluña. El Sr. 3I AURA Vosotios no; peio los demás El Si CAMBO. Aquí, si se presentase otra ley que dejara á salvo la integridad del orden jurídico y los respetos al Ejército y lá la patria, compatible con los derechos del ciudadano, creo que todos los diputados la votarían. El Sr. MAURii. í ened los que votéis esa proposición confianza en que el Gobierno cumplirá su palabra en aquello á que aquí se ha comprometido, y cuando votéis en contra pensad que solamente lo hacéis contra la palabra inmediata, porque en todo lo demás se refleja el pensamiento y anhelo de todos. Rectifican los Sres. CAMBO y MAURA. El Sr. MORET extraña el carácter que á última hora se ha dado al asunto, y, en vista de que se quiere dar un voto de confianza al Gobierno y á ello no pueden asentir las oposiciones, anuncia que se abstendrán de votar los liberales. El Sr. CANALEJAS, ateniéndose á sus declaraciones de la sesión anterior, y lo Husmo el Sr. AZCARATE, anuncian que ellos y sus amigos votarán en pro de la proposición. Inmediatamente se procede á votarla noininalmente, y da este resultado: En ce aira, 130, y en pro, 46. Queda, por tanto, desechada, y se entra en el ORDEN DEL DÍA La Cámara se desaloja. Son las seis y diez. Recae aprobación sobre varios dictámedes de carreteras. Son tomadas en consideración varias propos 1 ciones de ley. REFORMA LOCAL Continúa el debate del proyecto con la discusión del art. 172. Habla para alusiones el Sr. AZCARATE. Su discurso fue muy extenso y en él examino detenidamente no sólo cuanto está especificado en el artículo que se discute, sino su rela ión con esto, lo que se dice en el 173, que se fijan todos los conceptos por ingresos que pueden tener los Municipios. En este punto combate muchas de las partidas que figuran como ingreso para la haeienda del Municipio, porque, bien estudiado y sontrastado todo, resulta que el Estado hace donación de unas cuantas rentas, con las cuales se quiere formar el predio municipal. Esto no es resolver el problema, sino todo lo contrario; dificultarle más, porque esa autonomía que se le quiere conceder resulta sólo en el nombre. Tampoco asta conforme con la opimót del Sr. Moret de que la base de la ha cienda municipal sea un impuesto perso nal sobre la riqueza, porque contra este se pondrá el Estado, que tiene ya establecido el impuesto sobre la renta. Además, no puede imponerse dos contrt buciones diversas á una especie contribu tiva. Resulta, pues, que habrá un momentc en que se confundan las dos haciendas, la del Municipio y la del Estado, y la consecuencia desde luego puede señalarse: perderá el Municipio. E) l presidente del CONSEJO eontesia S los Sres. Azcárate y Moret. Como el jefe del partido liberal, eree el jefe del Gobierno que la inmensa mayoría del país no pone la atención debida, ni, por lo tanto, estudia una ley tan importante y tan honda como la actual; esto es un estado de la política y de los pueblos, que se están transformando. Pero, en fm, de esa falta de atención no hay para qué preocuparse- -decía el Sr. Maura- -porque nuestro papel de legisladores está primero en hacer la ley, y se puede una vez promulgada, hacerla entender y cumplir. Dice después que tratándose de la na cienda municipal no hay más remedio que dárselo hecho todo á los pueblos, porque en una obra como ésta no se puede improvisar nada, y no hay país del mundo que no haya seguido la misma marcha que aquí se sigue. Justifica una vez más la labor realizada por la Comisión y el Gobierno en lo que á la hacienda municipal se refiere, pues habiéndose encontrado con una casa contrahecha y llena de goteras, han tenido que empezar por el principio, aunque esto sea una paradoja, y lo primero que la razón exige es apuntalar lo más débil, reforzar los cimientos, y de este modo ir preparando la reforma. Todo lo que no sea esto es sencüiamente realizar una chapuza. (Risas. De este modo contesta á los sueños expuestos poi el Sr. Moret en su discurso. De todo lo expuesto, queda demostrado que forzosamente había que ir numerando, como en los artículos 172 y 173 se hace, lo que puede constituir el peculio municipal, porque así especificado cabe en lo porvenir