Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 11 DE JUNIO DE 1908. ED 1 CÍ 0 N a. PAG. 10. LOGROÑO, 10, 9 N las dos de la tarde empezaron á salir nttrnerosoÉ grupos del Centro Obrero en actitud pacífica. Recorrieron la poblaciónkivitando á los compañeros de todos los talleres que suspendieran las labores. Estos accedieron, uniéndose á los manifestantes. Los operarios de tres fábricas de harinas secundaron también la huelga. Decíase que los huelguistas se proponían suspender igualmente los trabajos en las fábricas de gas y de electricidad; pero hasta ahora no lo han intentado. A el buen conjunto que tuvo la zarzuela la admirable Vidal y las Srtas. Moreu y Espinosa. ¡En fin, ya era hora! Huelga decir que Viérgol y Calleja salieron durante la representación y al final de la obra innumerables veces. Vaya un abrazo, y firmo FLOR 1 DOR LOS INFANTES EN BARCELONA POR TELÉFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR EL ALCALDE DE PARÍS POR TELÉGRAFO MANRESA, 10, 3 T. DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR PARÍS, 1 0 9 N J a sido elegido presidente del Consejo Municipal de París Mr. Cherioux, radical socialista. Luchaba en contra de Mr. Carón, progresista. Mr. Cherioux ha obtenido 43 votos á favor por ¡7 en contra. LOS ESTRENOS TEATRO DE APOLO LAS BR 1 BONAS ZARZUELA EN UN ACTO Y CJNCO CUADROS Efl éxito feliz de Ruido de campanas ha vuel to á reproducirse en su hermana gemela Las bribonas, eon el mismo excelente resultado y proveeho para su autor, Antonio Viérgol, inseparable amigo y compañero de El sastre del Campillo. Doble éxito satisfactorio el de anoche: por el de la obra en sí y por haber roto el hielo en el largo Via Crucis de la mala fortuna que venía sufriendo la catedral del género chico. Anoche, pues, se suspendieron las hostilidades y el público entró francamente en la zarzuela de Viérgol desde las primeras escenas. La antigua colaboración de Lleó y Calleja puede estarle agradecida al redactor de El Liberal; que si al primero le tocó en suerte Ruido de campanas, el segundo también se ha llevado su regalito con Las bribonas. La zarzuela, aparte del valor y arrogancia con que está escrita, tiene una picardía y hechura teatral de autor de gran instinto, y iodo en ella camina paralelamente con un equilibrio que mantienen, de un lado, la gracia atrevida y fustigante de una lepra social; de otro, lo pintoresco y entretenido de un espectáculo donde se acoplan hábilmente bailes, canciones populares y cuplés, hijos de la musa alegre y cascabelera. De lo primero es un gran acierto el cuadro que ocurre en casa de las señoras de la Junta de Caridad; de lo segundo, la representación en el teatro del Casino de algunos números de varietés. Rafael Calleja ha compuesto para Las bribonas varios números de exquisita gracia, principalmente unos tientos del más clásico sabor cañi, una danza gitana, un cuplé coreado elegantísimo, digno del corazón del bulevar, y otro cuplé con aire de guaracha, de mucha novedad. Estos números se repitieron dos y tres veces entre calurosos aplausos. Rosario Soler cantó con su inimitable gachonería los tientos, poniendo en ellos toda la salsa de la tierra; ¿María Palou dijo el cuplé con arte de disseuse parisina y vistió con lujo y buen gusto el personaje; Moncayo encarnó muy bien en el cómico alcalde de Estrapajosa y subrayó con gracia sus cuplés; Manzanito, muy bien en el sacristán injerto en novillero; Carrión hizo los uyo cotí éxito excelente, y comple- AAás detalles. El viaje de los Infantes se verificó sin novedad. jgEn San Andrés se detuvo el tren, y un grupo de obreras se acercó á saludar á doña Teresa. La Infanta conversó con ellas y fue ovacionada. En la estación de Sabadell, que se hallaba cuajada de público, unas señoritas ofrecieron flores á la Infanta. El tren llegó á Manresa á la hora señalada. En la estación y en el travecto fueron 13 S. AA. ovacionados. Las fábricas suspendieron sus trabajos para que los obreros pudieran concurrir al recibimiento. Desde algunas azoteas se arrojaron flores. A la entrada de la población alzábase un arco con esta dedicatoria: Manresa á Sus Altezas Reales. En el frontis destaeaba la figura del tambor del Bruch; á los lados ondeaban gallardetes y banderas nacionales y catalanas, y en el fondo aparecían cuatro emblemas: las tres flores de lis, el pabellón inglés, el pabellón nacional y la bandera regional. En el Tedeum ofició el obispo. Después, como ya he dicho, se dirigieron los Infantes y su acompañamiento á la Casa Consistorial, cuya fachada estaba adornada con banderas y los escudos de España, Cataluña y Manresa. La recepción resultó brillantísima. SS. AA. visitaron rápidamente la cueva de San Ignaeio, firmando en el álbum que allí se conserva, y el convento de Reparadoras, donde se encuentra una hija del marqués de Aguilar de Campoo haciendo el noviciado. Los Padres jesuítas regalaron a l a Infanta un relicario y una cajita de marfil para el In antito. TDanquete en el Ayuntamiento. Se ha verificado en el Ayuntamiento el banquete en honor de SS. AA. La mesa formaba una U, y había 80 cubiertos. A la derecha de la Infanta se sentaban el alcalde de la localidad y el capitán general de la región, Sr. Linares, v el gobernador civil. A ia izquierda del Infante, el ministro de Gracia y Justicia, el obispo de Vich, el señor Soler y March y el obispo de Solsona. Al banquete asistió la Prensa, invitada por el alcalde, Sr. Armengol, y el dirmtado Sr. Soler y March. Ha sido muy elogiada la alocución del alcalde invitando al vecindario á dispensar cariñosa acogida á los Infantes. El documento recuerda los favores recibidos del Rey en épocas calamitosas, la visita de D. Alfonso después de las inundaciones y el generoso auxilio del Gobierno en pro de la enseñanza, y termina diciendo que todos los manresanos deben contribuir á agasajar á los Infantes. do con detenimiento las diversas operaciones de la industria textil. Más de mil obreros ocupados en dicha fábrica aclamaron á SS. AA. abandonando las operarías sus tareas para contemplar de cerca á ¿oña María Teresa Los Infantes fueron obsequiados con un espléndido lunch. exposición agrícola. Después de la visita á la fábrica, de que antes hago mención, los Infantes inauguraron la Exposición agrísola de maquinaria. A Barcelona. A las seis de la tarde SS. A A. regresa- ron á Barcelona después de una jornada fe liz en esta población, donde sin cesar han. sido objeto de sinceras pruebas de cariño. BARCELONA, I I I M Concierto en el palacio Güell. Los Infantes llegaron á las siete y media, habiendo recibido durante todo el trí yecto incesantes pruebas de respeto y ca 3 riño. Anoche se celebro un concierto en el palacio del Sr. Güell, organizado en honor de -Sus Altezas. Todo cuanto Barcelona üene de notable la aristocracia, las letras, la banca y la política, sin distinción de matices, estaba congregado en la suntuosa morada del señorGüel. La Infanta vestía rico traje blanco, y dott Fernando, de frac. BARCELONA, 1 1 2 T e l Palacio de Justicia. f Esta mañana visitaron los Infantes la Casa municipal de Lactancia, en la que fueron recibidos por el direetor, Dr. Lacaya, y varios concejales. Recorrieron todas las dependencias, elogiando su aseo y orden, y una niña pronunció un sentido discurso de salutación. Luego SS. AA. dirigiéronse al palacio de Justicia, cuya inauguración ha sido muy solemne. Llegaron próximamente á las once, y fueron recibidos al pie de la escalinata por el ministro de Gracia y Justicia, la Audiencia en pleno, los relatores, jueces, escribanos, fiscales, comisiones de los Colegios de Abogados y procuradores, notaros, académicos, catedráticos y Ayuntamiento y Diputación, con los maceros vestidos á usanza del siglo xvi. Al frente de los diputados provinciales estaba el Sr. Prat de la Riva, y al frente de los concejales, el Sr. Bastardas. Hallábanse también presentes el capitán general, el cardenal Casañas, el obispo dñ Solsona, el gobernador civil y el rector. Entre los invitados había muchas señoras. Sentáronse los Infantes en sitial, bajo cuyo dosel aparecía el retrato del Rey, pintado por Casas, y el presidente de la Audiencia, Sr. Muñoz, pronunció un discurso, en el que ha reseñado las vicisitudes- jque han pasado las obras, cuya primera ara colocó la reina doña Cristina ve. años ha, y ha felicitado ala Junta constructora y á la Diputación y Ayuntamiento. El Sr. Bastardas ha contestado agradeciendo estos elogios. Ha hecho una elocuente invocación á los sacerdotes del Derecho, que representan la garantía de la sociedad y de la soberanía ha añadido que cuando se pide la derogación de leyes especiales, se significa con ello un homenaje al Poder judicial y ha terminado diciendo que al hacer entrega del edificio envía la expresión de sus respetos á la magistratura y espera que desdeñarán y dejarán á puerta las pasiones de fuera. MANRESA, 1 0 7 T irisíta á una fábrica. También el Sr. Prat de la Riva pronunció Los Infantes han visitado una fábrica un discurso felicitándose del acto que se de tejidos, recorriendo en compañía de lo s realizaba y de la cooperación prestada poi dueños todas las dependencias y examinan- el Estado.