Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES JÍ DE JUNIO DE 3908. EDICIÓN 4. a PAG. 7. JSI O espere el Sr. Salvatella lo que pide al solicitar que se restablezca el estado de derecho que regía en Cataluña antes de la ley de Jurisdicciones, porque aquél era un estado de impunidad incompatible con la vida social y porque yo he declarado aquí muchas veces que no había para qué pensAt en volver á aquel estado de cosas. Mientras en Cataluña no desaparezcan impunidades perniciosas y perturbadoras para injuriar, mientras so se afirme allí el imperio de la ley, yo niego que haya libertad, ni régimen, ni nación, ni decoro ni nada. (Ba mayoría aplaude entusiástica- mente. Para lo que quiere la minoría solidaria, hay que hacer más que desgarrar una ley, SESIÓN DEL DÍA 11 DE JUNIO DE 1908. hay que hacer otra Y eso, cuando hubiésemos llegado á las circunstancias de normaA ferese la sesión á las cuatro menos cinco, lidad que lo consintiesen, y que yo entien bajo la presidencia del general Azcádo no han llegado aún, ni creo que llegarán arraga. En el banco azul, los ministros de en muchísimo tiempo. Estado, de Marina y de Instrucción pública. Yo mantengo lo que dije desde los banORDEN DEL DÍA cos de la oposición, y mantengo y mantenSe entra desde luego en la orden del día, dré lo que me habéis oído aquí y aprueba el Senado dos dictámenes de la En cuanto á que el Ejército se oponga a. Comisión de actas: el uno, admitiendo al que esta ley sea derogada, ¿hay nadie eme ejercicio del cargo de senador al Sr. D. Áncrea esa fantasía absurda? gel Ruata Sichar, elegido por la provincia El Sr. PI: Todo el mundo lo cree. de Huesca, y el otro, concediendo autoriza ción al senador D, José Pedro Díaz Agero FINAL DE LA SESIÓN DE 10 DE JUNIO DE 1908 El Sr. MAURA: El inundo que rodea a para substituir parte de los valores con que SS. SS. pero hay continentes muy extenLEY DE JURISDiCClOÑES justifica su aptitud legal. sos donde no se cree tal cosa. Concluye el Sr. SAI, VATEBI A pidiendo Termina afirmando que, por muchos resTambién aprueba el Senado un dictamen Sobre la inclusión en el plan general de una se establezca en Cataluña el estado de dere- petos y simpatías que le inspire la minoría cho anterior á la ley de Jurisdicciones. solidaria, nádale apartará del cumplimienxarretera de la de Gondar á Villagarcía á la Nosotros no cumpliremos con nuestro to de su deber, y que por amenazas ni por playa de Pontellas, y vota definitivamente el proyecto de ley prolongando la carretera deber si después de esta interpelación, y otro género de estímulos cederá á imposide Treceno á la de Piedrasluengas á Tina- conforme á las declaraciones y conducta del ciones de nadie, porque si á ello fuera forjefe del Gobierno, no adoptamos una resolu- zado abandonaría el banco azul. (Ruidosos mayor á la de Cabuérniga á la Hermida. ción concluyente: presentando en último EL CASO DEL SR. BOCIO caso una. proposición de ley en que encarne aplausos de la mayoría. Bos diputados ministeriales desfilan por delante del banco E i p r PALOMO continúa explanando nuestra aspiración y deber, utilizando y ex- azul felieitando al jefe del Gobierno. su interpelación ¡acerca del procesamien- tremando todos los medios parlamentarios. El Sr. SABVATEBBA quiere rectificar, j to del general Bocio. Manifiesta que ha re- (Aplausos de los diputados solidarios. el presidente de la Cámara, dando un camcibido felicitaciones que le han dirigidoEl presidente del CONSEJO se felicita de panillazo, entra en el muchos marinos por su campaña. Afirma que el Sr. Salvatella, al plantear la interpeORDEN DEL DÍA que puede hablar de Jas irregularidades que lación, se propusiese tratar la cuestión en ADMINISTRACIÓN LOCAL se eometen en el ministerio de Marina con términos de templanza, y lamenta que en la entera libertad, porque nada tiene que ver segunda parta de su discurso se haya ido Continúa el debate sobre este proyecto. con los intereses que en aquel ministerio se por caminos de pasión. El Sr. BOMBARDERO, contestando al agitan, ya que no sostiene relación alguna A la pregunta del Sr. Salvatella si yo Sr. Ríu, que en la sesión anterior apoyó una con casas nacionales ó extraujeras que pue- mantengo la opinión que de la ley di al enmienda al art. 168, mantiene brevemente den, por su índole, tener cierta clase de re- discutirse, contesto categóricamente que el dictamen de la Comisión. laciones con la Marhra española. Añade que desde la primera letra hasta la última línea El Sr. RIU retira su enmienda, así como obra como ciudadano y que ejerce un dere- dichas quedan y no tengo que rectificar. otra que después defiende y á que opone obcho que tiene como senador. Pero las mantengo, no con la interpretación servaciones también el Sr. BOMBARDERO. Bee un resumen de los cargos que formu- que le da el Sr. Salvatella, sino con el senM Sr. AL, CALA ZAMORA apoya otra tido que en sí tiene. la contra el general Ferrándiz. enmienda al mismo artículo. i El ministro de MARINA empieza mani Dije y sigo pensando que esa ley no la Es despenada, así orno otra del Sr. Tes festando que siente no tener las condicio- patrocina ni podía patrocinarla el partido tor. El Sr. Miralles retira otra. nes retóricas necesarias, esas condiciones de conservador; pero nunea he dicho que la Al art. 169 defiende una el Sr. MONTEE que el Sr. Palomo se sirve para tergiversar creyese innecesaria. Pero una cosa es el cri- SIERRA pidiendo se les prohiba álos Ayunlos hechas. terio del partido, y otra el deber del Gobier- tamientos el prorrogar los presupuestos p El Sr. Palomo- -añade- -se fija en ciertos no; mientras se crea necesaria en Cataluña, anuales. flocumentos y deja á un lado otios de gran el Gobierno no se atreverá á derogarla. Es contestado por el Sr. BEBBVER, y, trascendencia. Yo demostraré, fijándome en Yo no he negado ni rehusado la respon- después de rectificar ambos, se retira la enlos autos exclusivamente, que está equivo- sabilidad que pudiera contraer cuando la mienda. cado. Si se hubiese limitado el Sr. Palomo la ley se votó. El Sr. ARIAS DE MIRANDA defiende á defender al Sr. Bocio y á acusarme á mí, Explica por qué no hizo una obstrucción dos enmiendas del Sr. Riu al mismo arpoco tendría que decir; pero ha acusado á resuelta para impedir que tal ley saliese del tículo, en un breve discurso, y, contestado las autoridades que han intervenido en el Parlamento, y dice que era excusable, esta- por el Sr. BEBBVER, también muy breveasunto, álos generales que formaron parte ba justificado que, cuando se había llegada mente, las enmiendas se desechan. del Consejo de guerra y al Consejo Supre- á la abdicación del Poder público por imEl Sr. MONTES SIERRA defiende otra mo de Guerra y Marina, y eso merece una posiciones de la Prensa y ambiente por ella presentada por el Sr. Romero, que no se atestación clara y terminante. formado, no extraña que se generasen reso- acepta. Este último señor defiende otra, Con acentos de gran sinceridad manifies- luciones extremas de Gobierno y que el Go- que tampoco se acepta. Bo propio pasa coa ta que el Sr. Palomo ha hablado de asuntos bierno de aquel período excogitase las que una tercera del mismo diputado. y de chanchullos que nada tienen que ver juzgara mejores para restablecer el derecho Al 170 defiende otra el Sr. RIU. Coatesta coa la causa. y reforzar la autoridad. el Sr. BOMBARDERO. Bntre los dos oraHace historia del sumario, afirmando que Niega el Sr. Maura que él haya desper- dores hay un vivo y ligero debate por hase cumplieron todas las formalidades y trá- tado más esperanzas que las que en sus dis- ber declarado el Sr. Ríu que todos estos armites reglamentarios. Añade que el expe- cursos ante el Parlamento puedan hallarse. tículos de la ley que tratan de la hacienda diente no fue al Tribunal de Cuentas porPara remarcar su pensamiento sobre la municipal no tienen fundamento científico, que no debía ir, y buena prueba de ello es ley de Jurisdicciones y explicarla conducta son ana cadena de errores interminable y que tampoco lo reclamó aquella jurisdic- por los conservadores observada en aquel serán una dificultad para la vida de los ción, tan celosa siempre de su deber. Dice debate, lee párrafos de su discurso de 18 de Municipios. que si eran recusables sus jueces, pudo re- Eebrero de 1906, y advierte que en aquellas A su vez, el Sr. BOMBARDERO aijo qu cusarlos el Sr. Bocio. sus manifestaciones está la pauta de su pro- todas las leyes municipales de Europa están Refiriéndose al asunto de los carbones, ceder desde el Gobierno. inspiradas en el mio- rio nrinHmo H? hpoiet 1 naila con mucho gusto si hubiese algún asunto de qué tratar; pero que la Comisión Sel proyecto de reforma de la ley Hipotecad a está reunida para redactar de nueyo los Sitíenlos que retiró ayer y no ha terminado su trabajo. Ofrece suspender la sesión con el objeto de que descanse el Sr. Palomo. Después de una suspensión que dura veinticinco minutos, reanúdase el debate á las siete menos veinticinca SI Sr. PALOMO sigue defendiendo la conducta del general Bocio y leyendo documentos ea apoyo de su tema. Y se levanta la sesión á las siete y cinco, quedando en él uso de la palabra el orador para noy. manifiesta que el Sr. Cobián dio una orden, seis días aates de encargarse él del ministerio, en la que, reconociendo lo irregular del procedimiento de los vales, disponía que se formalizara de otro modo el suministro y autorizaba el pago tan pronto como fuese un hecho esa formalización. Manifiesta que cuanto se refiere á las irregularidades en el suministro de carbones sucedió cuando los liberales estaban en el Poder; pero aprueba el procedimiento seguido, pues se trataba de evitar que los arsenales tuvieran que interrumpir, el trabajo, eon gran perjuicio de innumerables intereses muy recomendables. En cuanto al cargo formulado por el señor Palomo acerca del almacenaje de carbón en Canarias, afirma categóricamente el ministro que dicho almacenaje se concedió á la casa Wilson, que es cabalmente la casa competidora- de aquella en que se hallaba prestando servicios un pariente suyo, y se lamenta de la ligereza con que el Sr. Palo- J mo formula sus cargos. (Continúa la sesión. CONGRESO