Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL DE TODO EL DO, POR CABLE; POR TELÉGRAFO Y yg M 4 TELEFONO me las lindezas qiae los dieen en plena cara. Y es verdad. jamás la Prensa se atrevió á estampar acusaciones tan graves, requisitorias tan crueles, como las contenidas en los discursos de los informadores. Y para que todo sea insólito, hasta esos mismos discursos han sido breves, substanciosos, contundentes... Los viejos parlamentarios no deben salir de su asombro y no habrán digerido aún las palabras de Armiñán: Esta información ha demostrado, entre otras cosas, que muchos de los que están abajo debieran estar arriba... y viceversa. menos, los autores van a. 1 teatro por sí una obra ha debido tener más representaciones que otra, los editores cambian halas coa los periodistas... y Mr. Repine, el prefecto de Policía, levanta su copa en el banquete de la Prensa extranjera para decirnos que París es el más delicioso rincón del mundo y que cada año viene mayor número de forasteros á dejarse aquí la piel. Antaño decíamos que era la primavera la que así nos revolvía la sangre. ¡Pobre primavera! Hoy estamos ya mejor informados y sabemos á quién cultmr de los males que en A B C EN PARÍS A MALA LUNA L, a luna roja no nos defrauda ningún año. A ustedes les ha proporcionado ese proyecto de ley terrorista y á nosotros nos ha ofrecido un ramillete de catástrofes ferroviarias y de las otras... No. I, a luna roja no defrauda nunca nuestras esperanzas... El proyecto de ley terrorista es una de las cosas más oportunas en estos momentos, en que todavía está sangrando la tragedia LA AFICIÓN TAURINA EN FRANCIA RE 1 MS. LA PRIMERA CORRIDA DE TOROS DE MUERTE, RECIENTEMENTE VERIFICADA EN AQUELLA POBLACIÓN. UN DIESTRO DESCONFIADO Fot. Branger. de l,i sboa... El Sr. Maura ha sentido celos de Juan Franco y ha hecho esa ley con espíritu aún más tiránico, pero, al propio tiempo, más sincero, rnásjmnco... í as personas que desde aqmí siguen con interés el curso ae los acontecimientos en España- -que las hay, aunque parezca mentira, -se han visto sorprendidas por ese violento despertar de energías que todos creían muertas ó aletargadas, y al conocer los detalles de la información pública llevada á cabo esclaman: ¡Es divertida la situación de esos parlamentarios, que están aguantando á pie fir- ¡Mala luna la luna roja que ha comenzado á alumbrar el ocaso rnaurista! ¡Mala luna la luna roja que vierte su luz sobre la cuca grey! A quí, en cambio, la mala luna no ha oca sionado ninguna convulsión política social; pero se está proporcionando el placer de una catástrofe cada cinco minutos. Cuando no es un ferrocarril que choca, es una fábrica que vuela; cuando no es un padre que ahoga á sus hijos, es una envenenadora que despacha á toda la familia... Y los músicos se desafían por corchea más ó esta época llueven sobre la tierra, ¡lis la luna... ¡I a luna roja! Y la maldecimos indignados cada vez que cogemos un periódico y nos enteramos de una nueva catástrofe, ya sea una serie de fusilamientos en Rusia, la pérdida de otro crucero en Francia, la colisión de todos los días entre piouspious y pistólos en Casablanca ó el proyecto de otra ley reaccionaria en España... Y la luna se ríe... Ahora mismo luee toda su redondez idiota sobre el obelisco de la plaza de la Concordia, donde un astrónomo ambulante ha colocado el telescopio y ferinda á los transeúntes con un viaje á los ce-