Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIERCQ- SS 10 JJ JUNIO DE 1908. EDICIÓN 4. PAG. 6. SENADO PIÑAL DE LA SESIÓN DE 9 DE JUNIO DE j 9 o8. La Comisión retira los artículos 9.0 y 10 para redactarlos de nuevo. Apruébanse sin discusión los artículos 11, 12, 13 y 14. El conde de TORREANAZ defiende una enmienda al art. 15, que es desechada. El Sr. BUGALLAL defiende otra y la Comisión retira el artículo para redactarlo de acuerdo con algunos de los conceptos de la enmienda del Sr. B agalla! -También retira la Comisión el art. 16 para redactarlo de nuevo. Y termina la sesión á las siete y veinticinco. SESIÓN DEL DÍA JO DE JUNIO DE 1908 REFORMA DE LA LEY HIPOTECARIA El Sr. BOMBARDERO propone dejarla á estudio, y ponerse de acuerdo la Comisión y el Sr. Ríu. Este pide que, en vista de ello, se suspenda el debate. El Sr. MAURA dice que no, que continúe el debate, y el Sr. RIU, en vista de esto, pasa á defender su enmienda. Es contestado por el Sr. BOMBARDERO, y la enmienda queda desechada, en votación nominal, por 87 votos contra 30. Al 168 hay otra enmienda del Sr. ALCALA ZAMORA, que defiende su autor; es contestado por el Sr. CAÑAL y la enmienda queda retirada. El Sr. RIU defiende una enmienda del Sr. Arias de Miranda, quedando en el uso de la palabra. Se suspende el debate y se aprueba definitivamente un proyecto de ley. Seguidamente se levanta la sesión á las siete y media. SESIÓN DEL DÍA JO DE JUNIO DE 1908. omienza la sesión á las cuatro menos v diez, bajo la presidencia del general Azcárraga. Siéntanse en el banco azul los ministros de Estado, de Marina, de Instrucción pública y de Hacienda. RUEGOS Y PREGUNTAS El Sr. DÍAZ MOREU formula un. ruego relacionado con una Real orden que modifica el Reglamento de Aduanas, y se queja de la forma en que se hacen los ascensos en dicho Cuerpo, citando casos en que han assen ido personas que no lo merecían. (Continúa la sesión. CONGRESO FINAL DE LA SESIÓN DE 9 DE JUNIO DE 1508 Se reanuda la sesión á las seis menos saarto. Seguidamente, eISr. ARIAS DE MIRANDA defiende una enmienda, que no se acepta. El Sr. CALZADA apoya otra al mismo ¿artículo, pidiendo se modifique por otra la palabra perenne. Tampoco se toma en consideración esta enmienda. Se admite una enmienda del Sr. Romero. El Sr. NOUGUES defiende otra, que también se desecha, pidiendo se obligue á to dos los Ayuntamientos á tener planos parcelarios de todo el término municipal. Defiende otra el mismo diputado que corre la misma suerte que la anterior. Es contestado por los Sres. MALDONADO y BOMBARDERO; el primero, para defender á los alcaldes de su distrito, y el segundo, para contestar en nombre de la Comisión. Otra del Sr. Benítez de Lugo es también desechada, después de los discursos correspondientes. Al arí. r 65 se acepta en principio otra del Sr. Mtóoz Chaves, y al mismo artículo defiende otra el Sr. CALZADA, que firma el- Sr, Soriano. f Contestado por el Sr. BOMBARDERO, oueda desechada. En cambio, se acepta una del Sr. Soriano sin debate. Se retira otra del Sr. Romero. Al art. 166 defiende una el Sr. MUÑOZ CHAVES que es retirada. Otra del Sr. Soriano, defendida por el Sr. MONTES SIEJtRA, se desecha. Se acepta una del señor Alcalá Zamora. Al 167, el Sr. ARIAS DE MIRANDA defiende una enmienda. En contra de ella pronuncia breves palabras el jefe del Gobierno, por considerar que lo que se pide jen ella que se castigue eae dentro del Códi go penal, y por tanto no hay para qué sanción penal nueva. Queda desechada, como también otra del Sr Soriano. -El Sr. RIU defiende otra al misino artículo acerca de la confección de los presupuestos municipales. A las cuatro menos cuarto la abre el señor Aparicio. En la, Cámara se advierte desde luego extraordinaria concurrencia, principalmente en los bancos de las oposiciones. El Sr. Maura y el ministro de la Gobernación, en el banco azul. El Sr. ALCALÁ ZAMORA denuncia abusos que dice ha cometido el gobernador de Valladolid en relación con un Ayuntamiento de aquella provincia. El Sr. LA CIERVA promete al diputado liberal enterarse de lo que haya de cierto en lo que se denuncia y proceder con justicia. LEY DE JURISDICCIONES Explana su anunciada interpelación el Sr. SALVATELLA. Explica previamente el alcancé de su intervención, haciendo constar que no pide la Erogación de tal ley por parcialidad política, ni por afán sistemático de combatir al Gobierno, ni por ceder á imposiciones del cuerpo electoral de Cataluña, sino que los diputados solidarios reclaman conscientemente sean satisfechos los anhelos de aquella región en este punto. Analiza la complejidad de los términos qtte integran el problema, y hace historia del proceso que tuvo aquella ley y los fines á que sus autores y fautores dijeron respondía su aplicación. Recuerda la actitud que guardó el señor Maura, como su partido, en orden al proyecto presentado y hecho ley por el Gobierno liberal. Dice que la oposición que al proyecto hicieron entonces los diputados catalanes repercutió de tal modo en Cataluña, que dio lugar á la campana que encarna en las fiestas de 20 de Mayo de 1906, y echó las bases al movimiento de Solidaridad y alentó á aquella región para concretar sus aspiraciones en el programa del Tívoli, y triunfar de todo y de todos en los comicios. En el asilo del Sagrado Corazón de Jesús Añade que como el partido conservador se ha efectuado la boda del marqués de la dio, cuando se discutía la ley de Jurisdic- Concepeión con la bellísima señorita Merciones en la época liberal, todo menos su cedes Itetebas. opinión, espera del presidente del Consejo Bendijo la unión el obispo de Sión, y fuede ministros diga claramente cuál es el eri- ron apadrinados los novios por la marquesa terio y resolución del Gobierno. viuda de la Concepción y el senador 5 conA tal propósito lee palabras del Sr. Mau- sejero del Banco Sr. Santos y Fernández ra cuando se debatió la contestación al Laza. Mensaje de la Corona, palabras con las cuaLos invitados á la ceremonia fueron esles el Presidente razona por qué no ha de- pléndidamente obsequiados con un delicarogado la ley de Jurisdicciones. Y recuerda do lunch. que, á partir de aquellas palabras y en esLos recién casados salieron en el correo pera de que restablecida la normalidad en de Andalucía para sus posesiones de AlaCataluña no quedaría en pie dicha ley, la medas. minoría solidaria intervino en la discusión Los señores de Ortega Gasset han teniáo de los proyectos del Gobierno é iucorporó la desgracia de perder á su hijo Pepe, niño su acción á la vida parlamentaria. Así han pasado meses, un año, sin que los de corta edad. Enviamos á los padrss nuestro sentid solidarios ü ayan heeho referencia á la derogación de la ley y sin que el Sr. Maura haya pésame. satisfecho esta reclamación. Para esperar ya ha pasado bastante tiempo, y la minoría solidaria, por unanimidad, cree llegada la hora de preguntar al Gobierno si está dispuesto á derogar la ley referida y á requerirle para que lo haga. También invita cortésinente á los jefes de las minorías para que expresen su criterio sobre este punto concreto. Y recordando que el Sr. Maura dijo en la Cámara cuando la ley se discutía que considerábala no sólo innecesaria, sino perturbadora, pregunta al jefe del Gobierno declare terminantemente si al cabo de tres años de habese expresado así y de más de uno de estar en el Poder, entiende como entonces. Cree que lo que como convicción se sostuvo en la oposición debe mantenerse en él Poder, sin que pueda rehuirse cuando la solución del problema está exclusivamente en sus manos. Pensaba- -dice el oraaor- -citar los abusos á que ha dado origen la aplicación de esa ley, los casos monstruosos, los procesos absurdos incoados en nombre y al amparo de la ley citada; pero me he abstenido al llegar á mí la especie de que desde el banco azul se me iba á oponer el donoso argumento de que en Cataluña es donde menos se ha aplicado. ¿Y qué? ¿Pero es que nos consideráis tan egoístas que, siendo una ley funesta innecesaria, no íbamos á protestarla y condenarla porque alcanzasen más sus efectos á las regientes que no son Cataluña? Precisamente por esto vosotros, diputados de todas las regiones, debéis pedir esta derogación. Se extraña de que el Sr. Maura, mostrándose en la oposición contrario á la ley, la dejase votar cuando iba contra sus convicciones, y juzgándola perjudicial y muerta no se haya apresurado á enterrarla de una vez, tanto más cuanto que su inacción y silencio podría infundir sospechas que la remora está allí donde Cataluña tenía su confianza, y no debía en este caso quedar al descubierto. En un párrafo caluroso cteciara que no se puede invocar el mantenimiento de dicha ley porque escude el respeto y el honor del Ejército, que no ha menester de ella, y que, acordada su derogación, no tiene para qué darism opinión, sino someterse á los fueros soberanos del Parlamento. Insiste en invitar á las minorías para que hablen claramente; si el callar se consideraría una habilidad política en este caso, el silencio defraudaría al país, precisamente en momentos en que todos los hombres de ideas liberales y demócratas han acudido á recoger anhelos y palpitaciones de la opi- nión pública. (Continúa la sesión. DE SOCIEDAD