Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 8 DE JUNIO DE 9o8. EDICIÓN a. a PAG. 7. En la sesión de ayer el alcalde leyó vatios documentos de adhesión, y el director de Agricultura pronunció un discurso en. catalán, anunciando el propósito del Gobierno de introducir innovaciones provechosas para a riqueza agrícola. Por la tarde se celebró en el teatro Catalán un concierto en el que interpretó el orfeón catalán un escogido programa. Al final, el orfeón entonó el himno de Els don- Toda la concurrencia, incluso el vizconde de Eza, lo escuchó en pie. Pero varios militares y algunos paisanos se retiraron de los palcos. co. De modo que cuando la gente tropieza con él en la calle exclama con pasmosa unanimidad ¡El Rey de Bélgica! ¡Ahí está el Rey de Bélgica! Pero tal es la vanidad humana, que m ncieur Cromo suele mostrarse satisfecho ante rstas manifestaciones. mucho se decidió por esto último y fue á casa del peluquero, á quien ÜIÓ la orden fatal. Al día siguiente recibió un paquete postal y una carta. Su primer impulso fue el de enviar al laboratorio municipal ese paquete, que podía ser una bomba. La carta, muy breve, le explicó lo que contenía el envío y- decía lo siguiente: Mi querido amigo: Adjunto le envió á usted su barba. El peluquero me la ha vendido por un duro. Me ha parecido muy barata, pues me ha hecho ganar cien francos. Los había apostado á que conseguiría que se cortara usted la barba, y he ganado. -Una anarquista rubia (ó sea uno de los d la tertulia del café. A Mr. Cromo no le hizo gracia la cosa. Se puso muy colorado y meditó vengarse. Salió furioso hacia el café. ¡Qué humillación! Ya nadie le miraba en la calle, y para colmo de su mala suerte se cruzó en la acera con el rey de los belgas, el verdadero rey, que iba al Jockey- Club. La gente admiraba el garbo del monarca. ¡Qué hombre más hermoso! -dije alguien. Mr. Cromo estaba inconsolable. ¡Bah! -exclamó; ¡valiente cosa! omás, hay algo que le ienta muy mal. ¿Qué es ello? -le preguntaron. ¿Qué? Pues esa barba tan grande y Nuestro buen hombre concurre á la tertu- tan fea. lia de un café, donde se juega al tute y se ÜEORGES LE MARDELEY. aabla. de política. Era republicano; pero insensiblemente se ha hecho monárquico desEN MADRID de que goza de una popularidad usurpada. Sus amigos han llegado á hartarse de tanta majadería. Cierta noche, al entrar Mr. Cromo en el on una entrada nada más que mediana café, un criado le entregó un sobre perfuse celebra la novena mado, y después de abrirlo leyó lo siguien- con Quinito, Regaterín y corrida de abono, Bombita Chico y te, escrito con letra de mujer: toros del marqués de Guadalest. Señor: Alas cinco en punto hace la señal de ri AIguien que es fiel á vuestra majestad tanda, y se cree en el deber de prevenirle que está gor en estos casos el edil de medio delas la expuesto á un gran peligro. El comité anar- cuadrillas cruzan el anillo en quista de París- sabe que vuestra majestad mayor indiferencia. toro cárdeno, salpicao, Rompe plaza un se oculta bajo el nombre de Mr. Cromo. apretado de carnes, recogido de pitones y Además, los compañeros saben que vuesnombre tra majestad va todas las noches al café. deAntes deLebrijano. Cantaritos Tienen el proyecto de apañalarle allí. El ra vara en que costillas al ponga la primelas del marqués, se que debe cometer el crimen no conoce á arma en el ruedo un lío de padre y muy sevuestra majestad, pero la barba que vues- ñor mío, hasta que Pulguita de Triana ponei tra majestad ostenta facilitará su misión. al toro en suerte. Luego, durante, todo el Con el respeto debido, etc. primer tercio, el ruedp es un verdadero hey Una anarquista rubia. rradero, y con este lío admite el de GuaPálido de terror, dirigióse temblando ha- dalest hasta cinco varas por tres volteretas cia sus amigos; pero no se atrevió á decirles y una defunción. liada, temiendo que se burlaran d él. Páqueta prende un solo palito de primera intención; Garroche sigue con otro palito suelto; repite Páqueta con un par caldillo, y termina Garroche con uno bueno. Y entra en funciones el Sr. Joaquín, quien torea muy cerquita de los pitones, inteligente y siempre sobre la mano izquierda. El toro es de lo más soso que ustedes pueden imaginarse, pues no se fija en nadie, acude- siempre paso á paso y no para ni un solo momento. Una pasada, sin herir por volver la cabeza el bicho en el momento de meter el brazo; un pinchazo, quedándose el toro como un marmolillo, y media estocada perpendicular, alegrando el hombre desde lejos yhaciéndolo todo él sólito. Muchas palmas. ¡Bien, Joaquín, aun cuando no quieran los inteligentes! l dos atiende por Redondelo, es negro bragao, basto y con abundantes pitones. Con voluntad admite Redondeb cinco varas por cuatro caídas y dos defunciones. En el segundo tercio Regaterín Chico pren Desde entonces, Mr. Cromo veía asesmos en todas partes. Era una obsesión. ¿Qué ha- de un par abierto, y luego medio, y Mejías cer? ¿Qué resolver? Sólo había dos solucio- uno malito. Antonio Boto empieza la faena tranqoilines: ao volver al café, ó afeitarse para despistar á los regicidas. Después de pensarlo to y valiente, sufriendo unas cuantas cola- p 1 populoso vecindario de los barrios ba jos se yió esta mañana agradablemente sorprendido con la visita que los Reyes y el Príncipe de Asturias hicieron á la venerada imagen de la Paloma. Por el Viaducto y la calle de San Francisco encaminóse la regia comitiva al popular teiñplo. En un lando iban el Rey, que vestía de chaquet y sombrero de copa, y la Reina, que lleyaba prendida á la cabeza la clásica mantilla. En otro seguían el heredero de la Corona, con su aya la marquesa de Salamanca, y una nurse, y en un tercero la duquesa de San Carlos y el duque de Sotomayor. En la eoniitiya iban caballerizo ae campo, correo de Gabinete y cuatro palafreneros. 1 A la puerta del templo esperaban á las Reales personas el clero y las autoridades. 3 S. MM. fueron ovacionados con- incesante entusiasmo por el vecindario de lfls barrios bajos. Sobre el coche regio caveron á montones flores y memoriales. Una vez en la iglesia y los Reyes en sillones colocados frente al altar mayor, se dijo una misa rezada que los Revés oyeron, con gran devoción. A la salida del templo los Reyes y el Principe oyeron análogas manifestaciones de adhesión y cariño que á la entrada. LOS- REYEíT EN LA PALOMA CORRIDA DE TOROS C LOS REYES V INGLATERRA POR CABLE DE NUESTRO SERVIC 1O PART 1 CULAR K 1 EI, 7, 9 N. E 7 sta tarde ha llegado el yate real inglés Victoria and Albert, que conduce á Rusia á los Soberanos británicos y á la Princesa yictoria. Durante su breve permanencia en este puerto pasaron á bordo del yate el Príncipe Enrique de Prusia y la Princesa su esposa, y el Príncipe Segismundo, cumplimentando á los Reyes Eduardo y Alejandra, y á la Princesa, El yate ha estado escoltado durante su estancia en aguats alemanas por nueve tortíederos germanos. f El Victoria and Albert prosiguió su ruta á Reval. e acaba de recibir un despacho de San Petersburgo, diciendo que el Zar ha lazado su salida para mañana. CUENTOS ILUSTRADOS REVAL, 7 JO T. EL PARECIDO jTXesde que Leopoldo II es casi un ciuda daño francés y desde que recorre á mehudo las calles de París, Mr. Cromo, acredi t do librero, es el objeto, á veces indiscreto, íle la euriosidad del vulgo. Añadiremos que Mr. Cromo se parece al Rey de Ios- belgas: idéntica abundante barba blanca, nariz prouunciada y sensual, aire burlón y picares- E