Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 5 DE JUNIO DE 1908. EDICIÓN 2. PAG. 5. Herrero, como otra fiera. Esto ya va convirtiéndose en una especie de comida de fieras. La política mostróse en reposo; cualquier día de éstos se mostrará en responso. El Congreso siguió discutiendo sobre enseñanZP, y después sobre régimen local. La picara tempestad, con sus ruidosos truenos, no permitió dormir la siesta á sus anchas á los oyentes. En el Senado, cuatro refunfuños, y S casa, que llueve. Sucesos, pocos. La Policía, ¡alguna vez Jiabía de acertar! echó el guante á un ilustre procer de los que se dedican al suculento timo del poi tugues. Fue auxiliada una pobre mujer con quien su amante compañe 10 había practicado la ley del terrorismo poniéndola blandos los huesos y dura la epidermis. Por la noche, nada nuevo. La gente sigue encantada con la Zarzuela en italiano, la Comedia en inglés 3 el Circo en Torre de Babel. No se trata, pues, de agresiones a sóida dos del Ejército español. Los culpables han sido entregados á las autoridades francesas. Cuando se reciban las copias de las referidas comunicaciones, que ya salieron de Tánger, se podrá formar por el Gobierno de Su Majestad juicio más exacto de lo oeu rrido. LA LEY DEL BANCC p l ministro de Hacienda manifestó ayet que, aunque tiene en estudio el proyecto reformando la ley del Banco, no piensa, por ahora, presentarlo á las Cortes. SENADURÍAS VITALICIAS I as senadurías vitalicias vacantes ascien den ya á 16. El conde de Almodóvar ha solicitado sü ingreso en el Senado por derecho propio. OPLAS DEL V I E R N E S LAS PRIMERAS MOSCAS ¡Ya están ahí... Por mi balcón, huyendo del chaparrón, ayer penetrar las vi... de su molesto aguijón! ¡De hogares y de posadas ya están ahí las invasoras... 1. ¡Ya llegaron las taimadas, las molestas, las traidoras, las puercas y las pesadas... Ya están ahí... Son las que en vano espantaré con la mano movida ante mi nariz... ¡Son las que harán mi verano completamente infeliz! Son las que harán insufrible, cuando el calor sea horrible, el cruce por la floresta... Son las que dormir la siesta me harán del todo imposible Son las que, en días calinos y en un girar nunca harto, harán, en vuelos cansinos (en el centro de mi cuarto) imbéciles remolinos. Son las que con saña impía vendrán á posarse al lado de la fresca boca mía, después de haber descansado sobre una caballería. Son las que toda limpieza acaban por ensuciar... Las que caerán de eabeza sobre el vaso de cerveza que me sirvan en el bar. Las que á jóvenes y á viejo? llenarán de picaduras, las que vendrán desde lejos á dejarnos los espejos llenos de motas obscuras. Las que en tardes asfixiantes y en tranquilos recorridos pasearán tan campantes por los pringosos semblantes de los chiquillos dormidos. Son las que en su pesadez han de recorrer mi tez desde la ceja á la oreja, para tornar otra vez desde el oído á la ceja. Son las que con los ealores nos causarán mil picores; son, en fin, estos insectos toas pelmas que los proyectos que hacen los eonservadores... Por eso yo, con razón, ayer, tras el chaparrón, puse mis facciones hoscas al ver las primeras moscas penetrar por mi balcón. ¡Ya las picadas sentí DETALLES DE UN NAUFRAGIO POR TELÉaHAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR BILBAO, 5 I M FIGURAS DEL DÍA CESARE GRAVINA, PRIMER ACTOR Y DIRECTOR DE LACOMPAÑ 1 A DE OPERETA ITALIANA DE LA ZARZUELA INFORMACIÓN POLÍTICA EL GOBERNADOR DE FERNANDO POO preguntado el presidente del Consejo, des pues de la sesión del ongreso, si era cierta la versión del relevo del gobernador de Fernando Poo, contestó: -Ya es la segunda vez que esta tarde se me hace tal pregunta, y ya he dicho que no sé una palabra de esta cuestión, porque es una cosa de la absoluta competencia del ministro de Estado, y él hará lo aue le parezca. DE ESTADO u an llegado á Bilbao los tripulantes del a vapor Arminza, de esta matrícula, que se hundió cerca de Brest. El capitán D. Feliciano Echevarría, antiguo marino que jamás había sufrido ningún contratiempo, llevaba en este viaje á ua hijo suyo como premio a. los adelantos aue había obtenido en el colegio. Cuando, agotados todos los recursos, vid el capitán que el barco se hundía, ordenó á todos los tripulantes que embarcaran en los botes, diciendo que él quería quedarse el último. El segundo oficial, sospechando de las intenciones del capitán, ocultóse con el niño en una escotilla, y cuando vio que sólo quedaba un bote disponible se presentó con el niño en brazos, ordenando al capitán que embarcara. B ¡1 capitán trató de imponerse, ordenando al oficial que embarcara; pero el oficial, con el niño en brazos, se limitó á contestarle: Capitán, al bote, ó el niño y yo nos hundimos con el barco. El niño, aferrado al cuello del oficial, callaba, aguardando la decisión de su padreEste, por fin, se decidió á embarcar. Cmando ya estaba dentro del bote descendieron el niño y el segundo de á bordo. Momentos después el Arminza se hundió, formando un gran remolino, que puso en verdadero peligro al bote. Toda la tripulación llegó á tierra sin novedad. ÉL GENERALTMARCH POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR CÁDIZ, 4 4. T. a llegado el vapor Villa- verde, que condu cía al general March. Este, que viene muy satisfecho de la despedida que se le hizo en Tenerife, marcha en el expreso á Madrid. Créese que regresará pronto á Canarias. J p l ministro plenipotenciario en Tánger -participa haber recibido comunicaciones del cónsul de la nación en Casablanca y del jefe del contingente español de aquella ciudad. De ellas resulta que el día último de Mayo hubo tina reyerta de carácter puramente particular entre un argelino y un soldado moro de la Policía extraurbana, que degeneró en una pedrea entre compañeros de uno y otro contendiente, habiendo intervenido para restablecer el orden dos rancheros y algunos soldados españoles. En ese mismo día, otro argelino insultó é hirió á un soldado de la Policía marroquí, inscripto en el tabor que instruyen nuestros oficiales. TToda la tarde de ayer estuvo el Juzgado trabajando en esta causa. Ante él prestaron declaración algunos testigos, sin importancia. Con objeto, según hemos oído, de comprobar si la letra escrita en el almanaque es de Juan Herrero, el Sr. Martínez Marín llamó al perito calígrafo Sr. Cuéllar. También, como todos los días, el comisario Sr. Marsal fue á dar cuenta de sus hasta ahora infructuosos trabajos. En realidad, el Juzgado tiene completamente terminado el sumario, á falta, naturalmente, de la captura del ya declarad procesado Juan Herrero Sandoval CRIMEN, MISTERIOSO