Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
miten los adornos de trencillas, motivos, souache ó galones. vez CRÓNICA DE LA MODA O especto al calzado, la moda es cadaade más exigente. Ha de ser el calzado PMI JS, jumo, 1908 cuado á la toilette, con polainas d tela, con 1 as flores están en todo su apogeo. I a Na- anchos cordones de seda formando maripo turaleza, espléndida, nos las ofrece en sas en el empeine; cordones á cuadritos negran abundancia, pletóricas de aromas y ri- gros sobre zapatos de blanca polaina. Nada es suficiente en este asunto; jamás cas de colorido. La moda nos las impone, n nombre del buen gusto, para adornar to- se ha dicho en él la última palabra. Difícil es en tal materia saber detenerse ias la galas femeninas. Siempre y con todos motivos, las mimadas son las flores en un justo medio, y encontrar la nota preDará las toilettes de cualquier hora y estilo. cisa que separa la verdadera elegancia de En los sombreros para el teatro y soire e es la coquetería exagerada, que frisa en lo chola flor el ornato predilecto, y el mayor en- carrero y amanerado. VIZCONDESA B. DE NEU 1 LLY canto consiste en que, siempre que sea posible, las flores han de ser frescas. Para llevarlas en el pecho, á paseo, al teatro, á un Casino, ó en la sombrilla (moda esta última RECETAS CULINARIAS muy nueva y de gran atractivo) se usan mu- p L A N DE ALBAR 1 COQUES Deseunmecho unos tubitos de cristal y plata, que se dio hervor á orenden con alfileres imperdibles, y dentro de los cuales se pone un poquito de agua, un kilo de albaricoques, y pásense por ceque permite el que las flores conserven su dazo sobre una vasija de loza ó cristal. Con cuatro almendras de los mismos albaricofrescura durante bastante tiempo. ques, después de pelarlas, se hace una copa p o m o siempre en esta época del año, la de horchata, que se une á los albaricoques moda se ocupa con marcada preferen- eon 400 gramos de azúcar y 40 de cola de cia de todo lo que concierne á los prepara- pescado disuelta en medio vaso de agua. tivos de los viajes veraniegos. I as gorras Todo se mueve y mezcla bien con la espáautomovilistas se gastan con gran entusias- tula y se termina la operación como en el mo para viajar, y los grandes velos de gasa flan de fresa. que sirven para preservar al cutis del air VIAJADO DE LECHE Se baten durante y del polvo en las carreteras, prestan tamdiez minutos cuabién muy beneficiosos servicios para que no tro huevos enteros y se va agregando, sin altere la belleza femenina la carbonilla de dejar de batir, 200 gramos de azúcar y un de las máquinas del tren. cuartillo de leche, perfumado con vainilla L, os portamantas, sacos de viaje, cabás, et- ó con unas cascaras de limón y naranja Se cétera, ordena la moda que se hagan esta vierte en el molde bañado como gara flan, temporada de tela gorda con aplicaciones y se cuece por el mismo procedimiento del flan al natural. de paño recortado en estilo modernista. orno complemento de toillette se impone el lindo y pequeño boa, coquetón, encrespado, y que á todas seduce, como á todas favorece. L, a ruche de tul debe rodear completamente el cuello, terminando detrás con un bouguet de flores y cocas de cinta, cuyas extremidades desciendan algo por la espalda. Para las niñas se estila también tan gentil gorguera, pero haciéndolas de modo más sencillo. I, a forma de hacerlas as como sigue: Se coge una cinta de seda azul, rosa ó blanco que tenga el mismo tamaño del cuello, y sobre la cinta se cose una estrecha ruche del color mismo de la cinta. Un lazo de cinta cerrará detrás este cuello práctico, vistoso y á veces indispensable, pues los niños y niñas pequeños, que amenudo llevan trajecitos escotados, pueden hallar en ellos un cariñoso auxiliar para evitar resfriados y sorpresas atmosféricas. Pjbtiene gran éxito el tussor en todos los matices; particularmente en el llamado rosa antiguo, es dicha tela de un efecto encantador. 1 as niñas usan con marcada frecuencia las L falditas plisadas, que no tienen para ellas los mismos inconvenientes que para las señoras mayores. Es en ellas lo suficientemente cortas para no entorpecerlas la marcha, y forma al menor movimiento de las nenas un gracioso despliegue de abanico. pn cambio, las faldas de las mamas son definitivamente lisas, con todo el vuelo echado atrás, y en las que solamente se ad- R En esta sección se contestará á las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de STETE CUPONES CO 7 l ELJtTlVOS, O SEA DEZ. 1 AL j de los que se publican diariamente en las páginas de anuncios de A B C. Zas consultas habrán de firmarse con un seudóni- mo ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, se contestarán con la inicial de los mismos. La Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta. Tin feo por el que se deshacen todas las bonitas. ¡Adiós, ciclóní 1 Un juego de abanico y sombrilla, ó de portamonedas y devocionario. 2. a Apergaminado grande. En cualquier papelería elegante. No hay de qué. Pepita C. M. -i. No son para los granos esas hojas. Sin duda ha habido error. Para eso, lavados con agua boricada y jabón Pears. a. Manos de Prelado. 3. a De goma ó cabritilla, 4. a Bicarbonato. 5. a Pregunte en la calle de la Paz. Es usted muy amable. Campesina, -Para esa edad sólo se usan saquitos montados sobre un canesú velado por un cuello de encaje ó bordado. Para el vello, jabón y piedra pómez; para el cutís, lavados con agua de salvado No hay de qué. M. M. P. P. T. -Es usted cariñosísima. 2 a Vea lo que digoá Campesina. 2. a Petróleo Gal. 3. a El, aderezo completo, ó al menos, pendientes y tres vestidos. Ella, botonadura ó reloj. 4. a Rayas, cuadros ó color fresa. 5. a Miga de par. mojada en vinagre. 6. Según el grado de cariño y confianza. 7. A la francesa. Gracias por sus buenos deseos. Un hijo de Marte. -Una medalla de plata ó de oro, A sus órdenes. l o Minee. -No existe periódico de eso. Algo se evita echando en el agua una buena porción de bicarbonato. Spchiland etc. 238. -No puede figurarse lo que me agrada el saber que mis humildes consejos son beneficiosos. jPues no pide usted nadita! ¡Saber, entre tres caminos, cuál es el que conduce á la felicidad! Es sencillamente imposible. Sabemds dónde nos conduce el camino aue hemos temado, pero no podemos saber dónde nos huDiera llevado el que hemos dejado de tomar. Visto así, por fuera, parece que conviene el ingeniero. Pero ¡qui lo sá! Diríjala su corazoncito, que en estos casos saele ser mejor consejero que las secretarias. Tres morenas y una rubia. Con espuma de nieve. 2. a Con raya á un lado y muy ondulado. 3. Eolien ó bengalina. Color fresa. Hechura con arreglo al tipo de cada cual. 4. a Copas altas, alas pequeñas, todos los colores. í. a Negros; ancha. 6. Eso debe consultarlo con el confesor, pues algunos permiten el hábito de dos piezas, yetroj no. 7. De goma de fantasía. 8. a Blanco. 9. De batista di hilo. 10. a Botonadura ó reloi. No tengo nada que dispensarlas. Vos gallegas enamoradas del talento de la S. -Supongt en su poder la postal. No me permiten hacer encargos. E criban á cualquier buena perfumería. Son ustedes amabilj simas. Canario. Canario! ¡Pero, hombre! ¡señor de canario! ¡es caso estupendo y hasta extraordinario! ¿Conque le persiguen las chicas morenas? ¡Buenas son, caramba! ¡Buenas! ¡Buenas! rjBuenasI! ¡Perseguir á un pobre canario inocente! ¡A qué desatinos que llega la gente! Huya usté, avecilla; huya usted de ellas, aunque sean ricas y aunque sean bellas, y esconda en seguida su rubor profundo, en cualquier desierto que haya por el mund Vesde mona. -i. Si, señora; levitas y chaquets con verdadero delirio. 1. Sí. 3. No. Polvo Franch. Al repetí mis recuerdos á Ótelo, no olvide dar á la níñita un cariñoso beso, en pago al suyo. Manolo. -i, Nada, espere usted á ver sise presenta ocasión de hablarla, z. No; parece una rotunda negativa. 3. Sí; la cortesía jamás sobra. 4. a Yo, en su caso de usted, no lo haría. 5. a Tampoco, puesto que usted sólo solicita una entrevista, sin explicar para qué. Gracias. C. í Z. -Pero, ¿y qué quiere usted que le diga, ni extensa ni concisamente, si no me pregunta usted nada? Zulú. Muy seaormío. 2. a EJ uso de papel- polvos. 3. Tratamiento en algún Instituto de Belleza. 4. a Agua de salvado. 5. Jabón Neutral Centrifrgado. Los polvos Angelina, que carecen de bismuto. No me molesta usted. Una que ¡e gusta uno y ese uno dice que nones. 1. Pregúntelo en la calle de la Salud, núm. 5, pral. 2. Para la cara, no sirve. 3. Los polvos Angelina de la perfumería de Varonat, Fuencarral, 3o. No hay de qué. Sor Pepita P. de Jl. -Fíjese usted en que es orden de la Dirección, y yo no puedo desobedecer. ¿No tiene usted parientes ni amigos que puedan ayudarla á no tomar una decisión para la que no siente anhelo su alma? ¿No tiene tampoco un confesor discreto que impida el que la impongan una vocación de que carece? Yo no puedo aconsejar á usted más en situación tan difícil. Una admiradora de la S. -Gracias por sus amables frises. 1 Lo primero, en la calle del Carmen, á la entrada; no puedo dar más señas; creo que cuesta siete pesetas. Lo segundo, Alcalá, 29, entresuelo; ignoro cuánto. No es pintura. Nombre y apellido. En las tarjetas, los dos. Si el cargo es importante y digno de ponerse, se hacen dos clases de tarjetas, unas con él y otras no. 2. a Sí. De tafilete. 3. a Sí, en una postal. 4. a La forma de esa prenda es siempre la misma, y su variación consiste en el adorno. No tengo nad que dispensarla. La enamorada de J L. -No hizo usted bien, puesta que las costumbres no lo admiten. Dado el proceder suyo, creo que no debe usted tener esperanzas, pues, sin duda, juzga mal la decisión tomada. Tiadíe. -Es usted muy galante, y quisiera complacerle No hallo nad que me indique que sea la misma persona. M e figuro que es sólo una rara coincidencia. A lo menos no se ve claro para orientar á usted Ojos azules y negros. -Es un dolor que una joven tan dulce y afectuosa haya sido tan mal comprendida. El consejo, no sé si podrá seguirle; consiste en que no haga usted caso absolutamente, que ni devuelva ni se preocupe de la postal, y que ponga usted toda su voluntad en olvidar. (Si usted supiera los milagros que obra la voluntad bien dirigida. Ttíimiy Tioemia. -Siento muchísimo que se vayan aruu comunicantes tan buenas y cariñosas; confíe en que sabré de ustedes. No puedo decir aquí mi nombre; pero tenga ia seguridad de que no uso bigotes y de que soy mujer, y algo más parecida á lo que usted seha figurado que á lo que la han dicho, con lo que se patentiza su discreción. ¡Es tan facilito adivinar quién soy! Manden las postales á la Redacción. 1. Con Petróleo Gal ó Bulbilífera. 2. Pruebe con aceite de almendras dulces. Buen viaje, y no olvidarme, que yo también me acordaré de unas nín ¡u tan atractivas.