Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 4 DE JUNIO DE i908. EDICIÓN 2. PAG. 6. iotme y custodiábanle soldados de Infantería. La prueba lia resultado abrumadora para él. El fiscal, en su informe, ha sostenido la calificación de asesinato, cualificado por la premeditación, y el defensor alegó las ates a n t e s de arrebato y obcecación. El Jurado, en su veredicto, estimó la agravante y las atenuantes. Como estas circunstancias son incompatibles, la Sala desestimó el arrebato, y condenó al soldado á la pena de cadena perpetua y 2. t; oo pesetas de indemnización. La sentencia ha causado grandísimo sentimiento. Una gran muchedumbre acompañó al soldada hasta el cuartel. aese con cepillo suave, impregnado de la solución siguiente: Alcoholatq de romero, 100 gramos; tintura de cantáridas, 10 gramos, ó ácido salicílico, 1 gramo. (Besnier. yecto, marcando insistente méate su defecto esencial de ser contrario á la Constitución, y expuso su convencimiento de que el proyecto no será ley, pues la mejor garantía de respeto al Código fundamental es el juramento que el Monarca ha prestado ante las Cortes. p n la Sociedad La Única fue cernieren ciante D. Cristóbal Martín Rey, que hizo un examen minucioso del proyecto, y se remontó á recoger antecedentes históricos desde Felipe II, parangonando la política de los privados con la política del día. j CONTRA LA LEY DEL TERRORISMO VEINTE CONFERENCIAS C e celebraron anoche en Madrid, como es 13 taba anunciado, veinte conferencias contra el proyecto de ley de Terrorismo en otros tantos lugares. O porque se supiera desde horas antes que el proyecto se consideraba ya muerto, ó porque aquí la gente se cansa de todo, ello es que todas esas reuniones estuvieron desanimadas. A continuación va una ligera noticia de todas ellas. n el Círculo de la Unión Mercantil disertó el Sr. Solsona. La concurrencia, escasísima. El orador combatió el proyecto por ententender que se opone á la Constitución y al espíritu del partido conservador que representaban los ilustres Cánovas y Silvela. n n la Asociación de Propietarios sólo con tamos 17 personas, incluyendo al conferenciante. Este, que lo era el director del Diario Universal, manifestó que, después de lo ocurrido por la tarde en, el Congreso al no dar dictamen la Comisión, consideraba injustificado combatir el proyecto. Felicitóse del movimiento de opinión suscitado en contra de aquél, aunque entiende que en la ocasión actual la Prensa no puede considerar este movimiento eomo un triunfo suyo, pues la iniciativa para combatir el proyecto ha partido de otras colectividades y entidades. p i Sr. Comenge explicó su conferencia en el Centro Instructivo del Obrero. En forma elocuente combatió el proyecto, haciendo ver su inconstitucionalídad y la falta de oportunidad con que ha sido nresentado. Censuró la falta de publicidad del juicio que en él se establece, y terminó abogando por la conservación de las libertades que tanta sangre y tantos sacrificios costaron á nuestros mayores. p n el Centro Republicano de! a Latina, el ateneísta D. Rafael Urbano combatió, el proyecto, diciendo que tanto éste como las leyes de 1894 y 1896, de las cuales es una copia empeorada, obedecen á la pereza de los Gobiernos en reformar el Código penal, y que no sirven absolutamente para nada, puesto que el anarquista, contra quien parece que van dirigidas, es un hombre que empieza por colocarse voluntariamente fuera 3 e la ley y á quien le tienen completamente sin cuidado todas las leyes que se dicten. El orador fue calurosamente aplaudido. p n el Centro de Panaderos disertó anoche D. Emilio Prieto y Villarreal, quien, en la hora y media que duró su discurso, expuso con claridad los inconvenientes de la ley, que calificó de bárbara, y comparó los artículos del Código penal militar y los de las Ordenanzas en lo referente á la condenación por prueba de indicios con lo que consigna en la ley del Terrorismo, deduciendo que las Ordenanzas militares, con ser muy severas, no llegan jamás á la injusticia y á la arbitrariedad. p n el Círculo de la Unión Republicana di -f sertó D. Antonio Cembranp. El orador hizo una dura crítica del pro- I a conferencia del Círculo Liberal estaba á cargo del Sr. Moróte (D. J. No se celebró porque el distinguido letrado envid aviso de hallarse indispuesto. p n el Centro Republicano de la Inclusa habló el Sr. González Pareja, quien censuró con dureza el proyecto del Sr. Maura, que es, á su juicio, una invasión de atribuciones y tiende á la anulación de la Constitución, p n la Sociedad La Viña disertó el señoí Latorre del Castillo, examinando téenicamente la ley y afirmando que su aplicación sería funestísima al país. p n el Centro de Sociedades Obreras habló D. Javier Bores y Romero, censurando duramente la ley, y afirmando que ésta debieraaplicarse, más que á los anarquistas, A los déspotas, á los que mandan con desootisino fiero desde las alturas del Poder. p n el Centro Republicano del Congreso y Hospital pronunció un vehemente discurso D. Ernesto García Ladeyese, cencurando el proyecto y negando que tal ley sea semejante á otras vigentes en Inglaterra, pues en e te país no hay juez capaz de aplicarla. p n el Casino Federal y en el Círculo Rev blicano del distrito de Palacio díeron 3 respectivamente, sus anunciadas conferencias los Sres. Castillejo (D. J. Luis) y Ari món, haciendo atinadas consideraciones so bre la tendencia y consecuencias graves de! proyecto de ley terrorista. Ambos oyeron muchos aplausos del auditorio, compuesto de obreros en su casi totalidad. p n el Centro Republicano dé Buenavisü, disertó el Sr. Sánchez Ocaña, censurando el proyecto de ley y diciendo que debe trabajarse para que sea retirado definitivamente, á fin de no ser sorprendidos en. cualquiera ocasión y cuando menos se pien- í se con la aprobación. p n el Centro Extremeño, y ante un públi co exclusivamente compuesto p or socios del Círculo, pronunció D. Miguel Morayta un discurso que duró ti es cuailos de hora. p n el Círcrlo Castilla y León habló una hora nuestro compañero en la Prensa, el ex diputado demóerata, D. Texifonte Gallego. Asistieron unos cien socios, que aplau dieron la excelente disertación del orador. p n el Centro Obrero Societario de la calle de la Bolsa disertó D. Baldomcro Argente, quien hizo un minucioso análisis del proyeeto en sus diversos aspectos jurídico, legal, social y político, demostrando que está en pugna con la Constitución y que va directamente dirigido contra las dos fuerzas poderosas de la sociedad: la inteligencia y el trabajo, El orador f ué muy aplaudido. La concurrencia, escasa. pínalmente, en el Centro de Hijos de Ma drid, en la calle de Valveíde, y en el Círculo republicano de la calle de Castillo, CRIMEN MISTERIOSO E uan, segador. J Entre las personas interesadas en la busca y captura de Juan Herrero se ha dicho ayer que éste había ingresado en una cuadrilla de segadores que anda por las inmediaciones de Madrid. Para comprobar lo que haya de cierto en este rumor, que juzgamos muy verosímil, se han dado órdenes á la Guardia civil de la provincia para que sin pérdida de tiempo realice las debidas pesquisase I J n hallazgo. En uno de los muchos registros practicados por la Policía halló anteanoche en una cueva que suele servir de asilo á los golfos una blusa, una navaja y una boquilla de puro. La Policía ha puesto los objetos encontrados á disposición del Juzgado instructor, por si pertenecían á Juan. T ónde está Juan? Juan está en todas partes. Un día se le ve en una cueva de golfos; al día siguiente hay quien asegura haberle visto en un cine; después, otro jura y perjura que le encontró en una de las calles más céntricas de la corte, y ahora sale otro afirmando, bajo su palabra honrada, que el día i. del actual estuvo almorzando en un ventorro situado á 15 kilómetros de Madrid, y que allí conversó con la dueña, y que ésta le vio partir con dirección contraria á Madrid. A nónimos. Llueven sobre el Sr. Millán Astray, dándole las más estupendas y contradictorias noticias respecto del paradero de Juan. arsal en el Juzgado. El comisario de Chamberí, Sr. Marsal, encargado de la busca y captura de Juan, estuvo ayer en el Juzgado para dar cuenta al Sr. Martínez Marín de las gestiones que lleva practicadas. Dícese que el juez no está muy conforme con lo que sucede, y parece que se mostró muy descontento con la poca suerte que acompaña á la Policía en este asunto, que viene á ser la segunda edición, aumentada y corregida, del famoso crimen de la calle de Tudescos. El Sr. Margal pidió y obtuvo del Juzgado instruetor dos mandamientos para practicar registros domiciliarios. UNA IDEA DIARIA Tratamiento de la alopecia. Córtese el cabello al rape. Jabónese cada mañana el cuero cabelludo con agua caliente, y después apliqúese la siguiente pomada: Lanolina, 25 gramos; vaselina, 25 grarnos; azufre precipitado, 5 gramos; ácido salicílico, 2,50 gramos. Por la noche fricció-