Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. L U N E S i. D E JUNIO D E 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. RECEPCIONES ACADÉAilCAS p N L A D E LA HISTORIA I a personali dad del marqués de Cerralbo es demasiado conocida en España para que acerca de ella tratemos de decir algo nuevo con motivo de su recepción académica. Hombre de talento extraordinario, escritor cultísimo, aunque su modestia exagerada le haya impedido publicar algunos de sus trabajos más notables, de los que sólo tienen noticia sus más íntimos amigos, y muy aficionado á los estadios históricos, llega á su sitial de académico por virtud de bien logrados merecimientos en una labor tan útil como sólida, realizada desde su juventud en medio de luchas políticas que no han sido suficientes á apartarle del camino de la investigación artística, por el que ha conseguido alcanzar la envidiable reputación que goza. No extrañará, pues, á nadie que el acto de su recepción, retrasado por causa de una larga enfermedad q u e lo retuvo mucho tiempo fuera de España, revistiera los caracteres de una solemnidad excraordinaria y se viera honrado con la presencia de casi todos los miembros de la. Corporación y de un público escogidísimo, verdaderamente selecto, que acudió, seguro del deleite que el discurso de Cerralbo había de proporcionarle y deseoso de testimoniar al ilustre procer la satisfacción que le produjera su ingreso en la Academia de la Historia. servido de fundamento á la obra del nuevo académico, quien ha demostrado con esto verdadero acierto, pues ninguno mejor que aquel asunto corresponde á la dirección intelectual y á la contextura moral del autor, que en cantar las grandezas de ambos términos de examen ha podido ejercitar sus ideas religiosas y artísticas, sin reparos molestos ni trabas embarazosas. I, a labor del marqués de Cerralbo, más que un discurso de recepción académica, es el final de w a obra de investigación sobre la de Alfonso VIII, un verdadero monumento histórico, avalorado con los mágicos esplendores de su fantasía y los atractivos ñe su extraordinaria erudición. Su extensión impidió al marqués leerlo por entero, como harán cuantos ayer se quederon con la miel de unos cuantos pár ra os en tos labios. Contestó al nuevo académico el ilustrado y profundo escritor D. Juan Catalina Garría, leyendo un discurso que, como el del marqués, fue oído con religioso silencio y aplaudido con verdadero entusiasmo por la concurrencia. Presidió el acto el marqués de la Vega de Armijo, con D. Alejandro Pidal y el marqués del mismo apellido. El arzobispo D. Rodrigo Ximenez de Rada y el monasterio de Santa María de Huerta han mayor pureza en el sistema nervioso central de los animales rabiosos; la inyección subíneningia constituye el medio más seguro! de provocar la rabia; de este modo se abrevía mucho el período de incubación de la enfermedad. Por su parte, el ilustre recipendiario disertó cen verdadera claridad y suficiencia sobre el tema en general; habló de la naturaleza del virus, de sus materias, del modo de contagio; negó que exista la llamada rabia espontánea, demostrándolo cumplidamente, y luego de referir multitud de lecciones experimentales y exponer y wzonar conclusiones, fruto de luengos y pacientísimos estudios, detúvose á examinar el punto capitalísimo para el interés de la humanidad, á saber: los parajes fáciles al contagio y los medios de curación. Respecto á lo primero se inclinó rotundamente por la hipótesis de que el terreno más fácil al contagio es el sistema nervioso; de tal modo, que si el microbio no llega á los eentros nerviosos no se produce la rabia, aun cuando las toxinas invadan el organismo; alo sumo se hará ostensible algún fenómeno paralítico transitorio, parecido á los que con frecuencia origina la toxina diftérica. -Cuanto á la curación, si bien confiesa que no se conoce tratamiento alguno propiamente curativo de tan terrible mal, hace constar que se conocen recursos preciosísimos para preservar y contrarrestar sus efectos. Procedimiento preferente, dado el estado actual de conocimientos sobre la materia, es la inyección de virus de intensidad creciente, reservando el suprainteriuo para los casos gra ¿s. Hl método Pasteur. modificado por líógy. s el mejor. Hemos apumaG no más que dos ideas generales del trabaje del St Izcara. Su índole impide hacer por uano profana una síntesis que ofrezca idea de suprofuñdidad y mérito. Añadiremos tan sólo que el nuevo académico hizo un elogio cumplido á D. Epifanio Novalbos, su antecesor. D. Santiago de la Villa contestó al discurso con otro. que se escuchó con inteiés. Al acto asistió selecto público. CONTRA EL PROYECTO DEL TERRORISMO Santa María de Parnés, referente á que en la instrucción regionalista se enseña á los niños á colocar bombas de inversión. Añade que no hay tal enseñanza y que sólo se hace cultivar inteligencias que liaián más daños que las bombas. El Sr. Romero Quiñones, en representación de la Sociedad de resistencia de la calle de la Bolsa, dice que el pueblo aguantará el palo, pero que no responde de lo que hará. El Sr. Romero manifiesta que, si el proyecto se aprueba, todos los obreros irán á la huelga general. D. Francisco González Salas, en íepresentación del periódico Tierra y Libertad, dice que es anarquista y que lo será siempre. Hace historia del anarquismo en Barcelona, habiéndose comprobado que era uu puro artificio de Rull. El Sr. Barriobero dice que el anarquismo existe ya, pues anarquismo es tener á un hombre en la cárcel catorce meses para ponerlo después en libertad por no resultar cargos contra él. Combate todas las leyes que contra el pueblo se están dictando, entre elias la de Jurisdicciones, y combate asimismo al señor Moret, ayudador de Maura. Al levantarse el Sr. Calzada es saludado con una gran salva de aplausos. El diputado republicano manifiesta que agradece esas muestras de carino, en nombre de los republicanos españoles de America. Man. iieota que nada nuevo puede decir, pues ya se ha expuesto todo, y que está conforme con todas las ideas apuntadas en contra, sean éstas de la clase que sean. Elogia la defensa hecha en el Senado poi el Sr. Sol y Ortega y las manifestaciones que expusieron ante la Comisión los señores IgTesias y Co stH: -Termina diciendo al pueblo que viva prevenido y que sus iras lo arrasarán todo. Al final de todos los discursos se oyeron muchos aplausos. Al terminar el Sr. Calzada, el presidente preguntó si se acordaba, como conclusión, protestar enérgicamente contra la aprobación del referido proyecto, obteniendo ua contestación afirmativa y unánime. A las doce terminó el acto. MITIN EN MADRID A yer por la mañana se verificó en el tea TM tro de Barbieri un gran mitin para protestar del proyecto de ley del Terrorismo. El acto fue presidido por el compañero Joaquín Amiroño, de la Sociedad de canteros, quien, después de exponer el objeto de la reunión, concedió la palabra al compañero Pablo Marchón, representante de los obreros de Cartagena. Después de dedicar un cariñoso saludo á N LA DE MEDICINA Ayer tarde, en la los reunidos, protesta del referido proyecto, Academia de Me- del que dijo que? era obra de la reacción. Espera que no prospere, y dice que si palicma, se verificó la recepción del ilustrado profesor de la Escuela de Veterinaria don sara se engrosarían las filas del anarquismo. Dalmacio García Izcara. Antonio del Río, en representación del Ocupó la presidencia el Dr. Calleja, quien Centro de la calle de la Bolsa, alaba el protenía á sus lados á los Sres. Pulido, Corte- yecto, pues dice que así se despertará la jarena, Iglesias y De la Villa (D. Santiago) opinión. El nuevo académico leyó un luminoso EISr. Escolar, de la Juventud Republicadiscurso sobre La rabia en general- y singu- na, dice que el terrorismo es el miedo que larmente sobre su profilaxis, que es el pun- tiene la burguesía. to que mayor importancia ofrece para el Dice que á él no le gusta halagar á las hombre. masas, como se hizo por alguien en el mitin Después de prolijos antecedentes históri- de la Princesa. Por último- -añade, -de aprobarse esta cos, (jae denotan su extensa cultura cientíEca, el Sr. Izcara analizó las conclusiones ley, iré donde todos quieran. ie Pabteur- -cuyo método práctico ha sufriD. Joaquín Murillo, de la I,i ga Regionado algunas modificacíons- -somunicadas en lista, dice que esta ley es una bofetada más 18 S 1 á la Academia de Ciencias de París, y que se da a ¡pueblo sufrido, que vio con retue abarsaban. en sentido afirmativo, esjos signación lajpérdida de las colonias. ietohos: ¡1 virus rábico reside en estado de Comb áte lo expuesto por el conde de EN PROVINCIAS POR TELÉGRAFO Y THLEFONO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SEVILLA, 3 1 T. E A las diez y media, y estando el local lle no, ha comenzado en el teatro Eslava el mitin para protestar contra el proyecto de ley de represión del terrorismo. Preside D. Alfredo Murga, que tiene á su derecha al Sr. Rodríguez de la Borbolla y á su izquierda al Sr. Burell, El presidente lee una tarta del Sr. Pérez Galdós, que es acogida con grandes aplausos. El Sr. Soto Vázquez, en representación de los federales, saluda á los huéspedes de Madrid, y después entra á combatir el fondo del proyecto, el cual califica de anticonstitucional. El Sr. Serrano Carmona, distinguido jurisconsulto y elocuente orador canalejista, dice que acude á sumarse á los que combaten los nefandos propósitos del presidente del Consejo. Asegura que esta ley, aunque se vote, no regirá en Sevilla. Grandes aplausos. Ángel Camacho, jefe de la minoría republicana en el Ayuntamiento, dice aue eJ proyecto no prosperará. Don Alejandro Quichol habla después como delegado de la Sociedad cooperativa la Casa del Pueblo