Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 3 c DE MAYO DE 1908. ED 1 C 1 CN 2. a PAG. A un caballero que en compañía de sus dos hijas iba ayer tarde por la calle de las Huertas, al pasar cerca de la Comisaría del Congreso, le robaron el reloj y la cadena. El robo fue obra de an sujeto decentemente vestido. uan Fernández, dueño de la casquería instalada en la. calle de A. maniel, g, sorprendió anoche á un individuo q ue estaba abriendo mél cajón del mostrador. El rata huyó, J LA FIESTA DE ANOCHE C n el programa del Congreso Internacio nal de Editores figuraba una fiesta en la Casa de Blanco y Negro y A B C, donde aquél celebra sus sesiones. Honor para nosotros era ceder á los edi: ores del mundo entero nuestra casa para sus interesantes deliberaciones, que tanto influyen en la vida literaria y en el progreso de la cultura universal. Con ello creemos cumplir un deber. Y satisfacción era también brindarles una fiesta que mostrase á los extranjeros algo de nuestras costumbres típicas y de nuestros cantos populares. Para orgauizarlo contamos con el concurso de nuestro querido amigo y colaborador D. Sinesio Delgado, á cuya actividad y á cuyo entusiasmo se debe el éxito brillante de las fiestas que en nuestros salones se han celebrado. También al popularísimo maestro Calleja, prestándose á acompañar al piano á las artistas en sus canciones, debemos especial gratitud. Y, finalmente, al conocido agente de teatros D. Alfonso Viracel, que nos ha dado facilidades para poder traer á nuestra fiesta la notable pareja de baile aragonesa, también debemos reconocimiento, A las diez de la noche, el hall donde la fiesta había de celebrarse, la galería de talleres y los salones de nuestra casa estaban invadidos por una concurrencia numerosa y distinguida, en la que formaban inmensa mayoría bellas y elegantes damas extranjeras y españolas, que lucían espléndidas y ricas toilettes. Ivas señoras y las hijas de algunos editores extranjeros y de algunos diplomáticos fraternizaron con las damas de nuestra alta sociedad, entre las cuales merece citarse la insigne escritora condesa de Pardo Bazán, á qaien acompañó la duquesa de Noblejas. También entre el elemento masculino figuraban bastantes diplomáticos y el señor ministro de Marina (los de Gobernación y de Instruccción pública se excusaron por ineludibles ocupaciones. El concieito comenzó con un potpourri de aires españoles, ejecutado por la orquesta de bandurrias y guitarras La Alegría con la maestría que tan legítima reputación la ha dado. Cantaron después el terceto de las mantillas de El género ínfimo Joaquina Pino, la bellísima y popular tiple, que, por tratarse de esta fiesta, se prestó á tomar parte en un terceto, cuando ella sola se basta cqn su mérito, con su arte y con su historia para lienar un número; la Srta. Santa Cruz, tiple notable del teatro de la Zarzuela, y la señorita Campos, artista también muy principal de Apolo. Las tres gentiles artistas fueron ovacionadas y tuvieron que repetir el terceto. Siguió Paz Calzado, la genial bailadora, que enloqueció al público con sus bailes y con su gracia. -Meus amores y otras dulcísimas canciones gallegas tuvieron una intérprete adorable en Lucrecia Arana, el ídolo del público madrileño, á quien anoche aplaudió el mundo FIGURAS DEL EL INSIGNE VIOLINISTA ESPAÑOL JUANí MANEN entero, repre enhdo por ciudadanos de toA las doce terminó esta fiesta, y la concudas las naciones. f rrencia subió á los salones altos, donde Las Srtas. Olivares y Medina, una rubia y íué obsequiada con un lunch, servido con el una morena como para quitar el sentido, esmero que tanto distingue al Ideal Roonu bailaron sevillanas con toda la sal de la tieNuestra gratitud á cuantos honraron esta rra de María Santísima, y obtuvieron ova- casa con su presencia, y un saludo afectuociones estruendosas, teniendo que repetir el so á los países cuyas banderas adornan número. nuestros salones por tener representación Elena Fons, la insuperable Carmen de en el Congreso internacional de editores, al nuestro Real, la hermosa sevillana, cuya que brindamos modesto pero cariñoso alogracia nativa la rebosa en su figura gitana, jamiento. cantó el Ole Sevilla, que hizo prorrumpir en valientes olle s á muchos extranjeros; las carceleras de Las hijas del Zebedeo, que también SEVILLA produjeron delirio en el auditorio; malagueñas y soleares (éstas acompañándolas POR TELÉGRAFO con la guitarra el popular Bautista) y á esDE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR tas horas seguiría cantando la bellísima SÁBADO, 3 o M. cantante por gusto del público, que premió a con tempestades de aplausos su arte, su La ley del Terrorismo. En la sesión del Ayuntamiento, los ia gracia andaluza y su amabilidad. La Srta. Campos bailó después el tango diyiduos de la minoría republicana que no de El género ínfimo. Los que la conocen sa- asistieron á la anterior se han adherido á ben que hay pocas que la igualen; ninguna la protesta contra la ley del Terrorismo. En evitación de que el alcalde deje in que la supere. Los aplausos que escuchó fueron el régium exequátur de la maestría de cumplido el acuerdo, se ha pedido certificación del acta para enviarla á Madrid y que tan Hnda y simpática artista. La Srta. Santa Cruz cosechó nuevas pal- surta los mismos efectos. mas cantando un número de la zarzuela El barbero de Sevilla. I os automóviles Terminó la fiesta aon la jota aragonesa El gobernador ha publicado una circucantada por la reina absoluta, ó constitucio- lar recomendando el cumplimiento de las nal, de las jotas, que para el caso es lo mis- disposiciones sobre marcha de los automómo, Lucrecia Arana, y bailada por los her- viles por las carreteras. Solo se les permitimanos Guerrero, soberanos á su vez del rá que lleven una velocidad máxima de 25 baile baturro en el mundo y sus arrabales, kilómetros por hora y de 12 al atravesar los Las ovaciones á la gran Lucrecia y á los pueblos. Además se les exigirá un certificainsuperables bailadores matracos fueron in- do del buen estado en que se encuentra el coche y de la a Dtitud del conductor cesantes.