Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 3o DE MAYO DE 908. EDICIÓN 1. PAG. 4. nadas del actual Ministerio francés, pues se ha realizado en un momento verdaderamente crítico para el comercio y la industria. Crítico, porque Francia, más que ningún país, ha sentido repercutir en sus arcas el golpe del Krak americano, que tantas víctimas ha ocasionado en Europa. En Alemania, las quiebras han sido numerosas á eonsecuencia del Krak; en Holanda, los pacíficos rentistas han visto un momento comprometidos sus ahorros; en Bélgica, la producción se ha resentido de un modo enorme; hasta en España, el Krak americano ha hecho numerosas víctimas. Y Francia también ha advertido los efectos de la crisis yanqui. Pero no en sus Bancos ni en sus arcas de ahorro... El Krak ha repercutido en el comercio... Hablad eon un modisto, por ejemplo, y os dirá que el año es malo porque ha llegado la primavera y los comerciantes de la Quinta Avenida no han venido, como otros años, á sembrar de duques los entresuelos de la rué de la Paíx. Hablad con los joyeros, y los oiréis lamentarse de la crisis americana, que este año los ha cerrado su mejor mercado... Hablad con todos los elementos productores, y hasta el más modesto se lamentara del Krak... Sí... Hasta el más modesto; pues si escucháis á un curtidor os asegurará que la nueva moda yanqui de no llevar cinturón y de substituir en los guantes el hilo por la cabritilla ha hecho bajar el precio de los cueros en un 75 por 100. La visita de Fallieres á Londres es, pues, de una grande, extraordinaria, importancia comercial para Francia. No importa que los patriotas de café la desnaturalicen, porque, afortunadamente, el sentido práctico francés se impone y ve en ella, no la soñada imposible revancha, sino ventajas más positivas, más substanciosas... ¿Se traducirán- estas ventajas en la conclusión del proyectado tratado de comercio franco- inglés? Probablemente... Un síntoma de qne las negociaciones van por excelente camino es que la Cancillería berlinesa se ha mostrado parte ya ante el Gobierno inglés, haciendo valer sus derechos, que la autorizan á exigir las mismas prerrogativas comerciales que le sean concedidas á otra potencia. Esto quiere decir que e! comercio alemán ve nn peligro en la aproximación franco- inglesa. Y perdonad que estas impresiones comerciales sean hoy el- motivo de esta crónica y no os hable de la despedida tributada por el pueblo inglés al presidente Fallieres. También nosotros debemos ser prácticos, y más útil es para nuestro porvenir que investiguemos las consecuencias de cumplimientos entre jefes de Estado que registrar la brillantez de los festejos organizados con tal motivo. Los festejos ya se sabe que son siempre los mismos: luces, banquetes, brindis, aplausos, banderolas y luminarias. Las consecuencias tocan á la producción, á la industria, al comercio, que son el corazón, b sangre y la vida de las naciones. JOSÉ JUAN CADENAS. y el Corpus brinda á la oriental Granada la hostia de amor, que se levanta y brilla sobre el mejor altar: ¡Sierra Nevada! PERRERÍAS IMPRESIONES PARLAMENT RÍAS Ei. iEVE RECTIFICACIÓN Con m u c h o u gusto voy á hacer la rectificación que el Sr. Burell solicita en su carta; es de justicia. Declaro que he apreciado erróneamente el sentido del debate acerca de los postes telegráficos. Sobre todo, en lo que afecta á su primera parte. El Sr. Barell no deseaba la anulación de la subasta. Lo que le sucedía al Sr. Burell es que temía que la subasta se declarase desierta, que se llegase á su anulación y que, por tanto, se tuviese que celebrar nueva subasta. Lo indica así una interrupción del Sr. Burell al Sr. La Cierva, citada por el Sr. Burell en su carta, y por esto no hay que volver á citarla. Lo indica también otro pasaje de uno de los discursos pronunciados por el Sr. Burell en la sesión del 25. El Sr. Burell en la sesión aludida decía que habían sido tantos los errores cometidos en este asunto que ahora nos encontramos sin licitadores españoles, ni licitador extranjero, ni nadie. No queda- -decía el Sr. Burell; -no queda sino senciliamente la apertura de una nueva subasta. No sé si interpreto bien las palabras dei Sr. Burell; si lo hay, dispuesto estoy á reconocer nuevamente mi error. Respecto á los maderas de Cuenca, he de manifestar que en la ya indicada sesión del 25 encuentro estas palabras del Sr. Burell: Claro es que aquí hay contradicciones mayores todavía que éstas. ¿Sabéis, señores diputados, que este pliego de condiciones, que habla de un suministro que ha de extenderse á toda España, tiene, sin embargo, una excepción? Porque este pliego de condiciones que llega hasta Irún, hasta PortBou, hasta la frontera portuguesa, á todas partes, excluye por completo todas las maderas de la provincia de Cuenca; en Cuenca no se producen pinos; se conoce que aquella madera no sirve para postes telegráficos, y podría darse el caso verdaderamente extraordinario de que el servicio de postes telegráficos en Cuenca estuviera prestado por la estación de Irún en la frontera portuguesa. Yo entrego á S. S. estos datos; investigue S. S. el por qué de esta prohibición, el por qué de esa exclusión de los pinos de Cuenca. Realmente, yo, examinando estas copias fidedignas que S. S. me envía, no encuentro la razón potísima filosófico- forestal que pueda haber abonado una exclusión semejante. Lo lamentable aquí- -y permítame el señor Burell que al menos le dirija una leve censura- -es que el Sr. Bwrell no supiera, ó tuviera olvidado, al hacer su interpelación, que las maderas de Cuenca no quedaban excluidas. Ya se ha explicado lo que sucede en este asunto. El Estado tiene contratadas tarifas económicas para estos transportes con varias líneas ferroviarias. No contando con estas tarifas en la línea de Cuenca, en la estación de Araajuez, y no en la de Cuenca, es donde se han de poner las maderas. Añadiré que la misma prevención se hace en anteriores pliegos de condiciones, uno de ellos firmado por el Sr. La Viña, director de Correos y Telégrafos liberal. Queda con esto hecha la rectificación que el Sr. Burell solicitaba. Una verdadera tisfacción he tenido en hacerla. AZOR 1 N ¡Vaya si progresa la odontología! Su última palabra de América viene. No es sólo Inglaterra la nación que tiene puestos sus cuidados en la perrería. Es en Yanquilandia dondese han fundado clínicas lujosas para los pacientes canes, que, olvidando limpiarse los dientes, un tirón reclaman del hueso- cariado. Tienen estos yanquis muchas entretelas. Aquí, cuando echamos los días á perros, saltan odontólogos que, á falta de hierros, con leyes nos hacen que echemos- las muelas. LO QUE SE VA Un periódico francés, la Revista Semanal, anuncia sensacional moda que afecta á los pies. Los pies lindos y pequeños de mujer, cuya presencia despertó en nuestra existencia la ilusión de los ensueños, tienen sobre sí el amago de la inglesa tiranía, pronta á imponer cualquier día los zapatos de Chicago; esos zapatorros grandes que el sport del tennis marca, y son á modo de abarca para recorrer los Andes, no son para conquistar corazones masculinos, que buscan en los pies fiau su aguja de marear. Pies divinos de mujer, yo os admiro y os respeto y opongo mi voto al veto con que se os quiere esconder. Tocad súbito á rebato contra esa ley que os deforma, y encuéntrese la reforma con la horma de su zapato. RODOLFO GIL. CRÓNICA POLÍTICA Londres. OPLAS DEL SÁBADO. VISION ANDALUZA Entre viñas y huertas y olivares, se ha detenido al sol la Primavera, y el fulgor de su rubia cabellera retiñe de amarillo los habares. Guadalquivir alfombra de azahares, por retener tai huésped, su ribera, y sobre el áureo lecho de la era teje Ruth con ensueños sus cantares. Córdoba se desciñe la mantilla que corona su feria celebrada, que es w Wpor su nombre y su montilla I OS BLOQUES Comentóse ayer en los 1 Centros donde concurren los políticos el mitin del jueves en el teatro de la Princesa, y preguntábase si aquel acto, aparte su significación y su alcance, tendrá como consecuencia la formación del bloque de las izquierdas que preconizaron algunos oradores. Ahora ó nunca pensaban los que serenamente estudian y juzgan estas cosas de la política. Ahora ó nunca, porque no depende de la voluntad de unos cuantos personajes. Los bloques no son obra de los nombres; son obra de las circunstancias. En Francia gobierna la política del bloque radical. El llamado nacionalismo, primero; las leyes de Separación de las Iglesias y del Estado después, hicieron el milagro de unir en una sola fuerzas diferentes. Cuando en España se creyó próxima la discusión de la ley de Asociaciones, se inició la formación del bloque de las derechas; bloque que será una realidad si algún día vuelve a poner sobre el tapete el mismo asunto el Gobierno liberal. El bloque de las izquierdas podrá formarle la discusión de la ley contra el Terrorismo. El que aliente otra esperanza deberá prescindir de la ilusión que se forje confiando en las personas. El personalismo puede mucho en este país; pero puede en contra del interés geneial.