Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 29 D E M A Y O D E 1908. E D I C I Ó N P A G i 5 UNA IDEA DIARIA p a r a contar las vueltas de una máquina. Es sufiaiente fijar sobre la extremidad y al borde del árbol, con la ayuda de un bramante rodeando el extremo del árbol, un lápiz, al que se presenta una hoja de papel convenientemente extendida. A cada vuelta, el lápiz traza un círculo sobre el papel, y tirando de éste de una manera lenta y continua se obtiene una serie de círculos no cerrados ó de bucles, que es suficiente contar para conocer el número de vueltas efectuadas por la máquina en un- tiempo determinado. p L TIEMPO Temperatura de ayer. Máxima, á la sombra, 28 grados; mínima, 14. El día dura 14 horas y 48 minutos, aumentando 8 minutos en la semana. Tiempo probable: Vario. ESPECTÁCULOS JA (Compañía de opereta inglesa. (19. a de- -abono; turno 1.0) -A las nueve y media: The Shop Girl. APOLO Punción 263 de abono; turno impar. (Be neficio de la primera actriz de carácter doña Pilar Vida -A las siete y media: Cinematógrafo nacional. -Alas nueve: La muñeca ideal. -A las diez: Los ojos negros. -A las once y cuarto: Los madrileños. f J R C O DE PAR 1 SH A las nueve de la noche, repe tición de la gran gala. -Cuarta presentación del luchador japonés Raku, penúltima representación de los comediantes de Mephisto Le RoyTalma- Bosco; la Sra. Serris, tomando parte los principales artistas de la ompañía internacional de circo y varietés qme dirige William Parish. fjRAN TEATRO A- las siete: Entre rocas. -A las nueve y cuarto: El perro chico. -A las diez y cuarto: Los granujas A las once y cuarto: Entre rocas. fc l ART 1 N A las siete: 101 maldito dinero. -A las i T -oc ii O y tres cuartos: El día de la Virgen. A las diez: Soledá. -Alas once: Fenisala comediante. f O M 1 CO (Compañía Prado- Chicote) -A las siete: Los niños deTetuán. -A las ocho y media: Chispita ó el barrio de Maravilléis. -A las nueve y media: El Hurón y Felipe II. -A las diez y tres cuartos: Alma de Dios. FíSLAVA (Beneficio de Hilario Vera) -A las seis y media: La alegre trompetería y El género grande (estreno) en una sola sección. -A las nueve: La vuelta de presidio y En siete minutos (estreno) -A las diez: La carne: flaca. -A las once: Mayo florido y La vuelta de presidio. O V B P A D E S A las seis y media: La Camaro na. -A las siete y media: Los guapos. -A las ocho y tres cuartos: El señor Luis el Tumbón. -A las diez: La golfemia. -A las once y cuarto: La Camarona. QARBIERI A las ocho y media: El puesto de flo. res. -A las nueve y tres cuartos: El chico déla portera. -A las once: La buena sombra. GRATIS GRATIS GRATIS ¿Quiere usted recibir gratuitamente, durante todo el presente año de 1908, el diario ilustrado ABC? Para conseguirlo, basta anunciar por valor de 100 pesetas, antes del próximo mes de Julio, negocios mercantiles ó industríales de la propiedad del interesado. Las personas que escriban á nuestra administración obligándose á hacer esta publicidad recibirán, desde luego, el diario ilustrado A B C y desde el número siguiente á la fecha en que se reciba la orden. NOTA. l as suscripciones solo serán servidas á nombro del interesado y á su domicilio, y en modo alguno á otro nombre 6 á otras senas. EL DÍA DE HOY CANTORAL Santos Máximo y Maximino, obispos; Santos Elenterio y Félix, confesores; Santos Restituto, Sisinio, Conon, Alejandro y Teodosia, mártires, La misa y oficio divino son de la Conversión de San Agustín, con rito doble y color blanco. Se gana eljubileo de Cuarenta Horas en la iglesia de las Hermanitas de los Pobres (calle de Almagro) á las diez, misa solemne, y por la tarde, á las cinco y inedia, ejercicios de las flores á María, predicando un padre Redentorista. Mn San Pascual, Espíritu Santo, Reparadoras y Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, jubileo perpetuo. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora de Montserrat en las Calatravas á de la Cabeza en San Ginés, Espíritu Santo. Adoración nocturna. Turno: San Miguel de los Santos. CNT 1 ERROS A la una de la tarde, el de doña María González y Sancho, desde la calle del Conde de Aranda, 10, al cementerio de Nuestra Señora déla Almudena. pSTRENOS n Eslava, á las seis y media, El géne -ro grande, y á las nueve, En siete minutos FOLLETÍN DE A B C LA SEÑORITA DE LOS CIEN MILLONES CONTINUACIÓN ¿Sentía usted repulsión hacia él? Esa manifestación me devuelve la esperanza. Sí; ese sentimiento era justificado, porque en la conducta de Delrue para con usted, para con el marqués y para con Enrique hay muchos detalles equívocos, muchas contradicciones... Su tenacidad en acusar á Juana tiene tm móvil muy distinto que la amistad y el cuidado de la verdad. ¡El interés! -dijo la marquesa, pensando en Bressieu y en Sidonia. -El interés es lo que hay que ver en él. Mi hijo ha sido excesivamente confiado; como no concibe la maldad, como es incapaz de hacer daño, no desconfía. -Sí; el interés explica todas las calumnias é inspira todas las infamias. -Pero eso sería un crimen, un asesinato moral odiosamente premeditado. -Y generosamente retribuido. Ya v usted que su ex administrador se ha convertido en banquero y espeeula sobre las minas de oro en cantidades que suponen un capital considerable. ¿De dónde sale ese dinero? -Deseo que lo que usted me dice sea cierto y no me atrevo á creerlo. ¡Quiero tanto á Juana! Vea usted; conservo sus retratos y los eontemplo amenudo. Su cara me recuerda un ángel de bondad y de pureza; así la he conocido yo. Decía esto la noble dama, enseñando á Alian unos álbums de fotografías que tenía en la mesita de su cuarto. -Y así volverá usted á verla. Pero es necesario que me ayude usted en mi empresa. Sus indicaciones de usted pueden servirme de mucho. -Haré cuanto me sea posible. Pero diga usted; ¿no seria mejor que empezara usted por verla á ella y preguntarla directamente? -Eso lo dejo para lo último. Antes quiero ver á Delrue y pagarle ó estrangularle; lo mismo me da. He de saber la verdad. -Si es culpable seguirá mintiendo. Hay que ser muy hábil. -Por eso deseo estar antes bien informado. Déjeme usted con tni idea y dígame adonde debo ó puedo dirigirme en primei término útilmente. -Al último domicilio de Juana; aX aubourg del Templo 3 á casa del tío Santiago, el mozo de cuerda de la calle de San Mauro. Yo le daré á usted las señas por escrito, pero antes debo explicarle. L, a marquesa enteró á Alian de todas sus gestionas, de todas sus infructuosas tentativas hasta el día. en que entregó á Delrue los ahorros de Juana para que se los devolviera y la aconsejara el regreso á Bretaña, consejo inmediatamente obedecido. Además le hizo leer la carta de Juana, en que con una inocencia encantadora dessubríaésta toda su alma en un enigma de amor. -Indudablemente en este asunto existe una maquinación horrible, de la cual ha sido víctima mi sobrina. Pero ¿hasta qué punto ha sido víctima? Eso es lo que necesito saber, y lo sabré mañana mismo. ¡Mañana! Me parece que confía usted en averiguarlo demasiado pronto. -Mañana, si no es hoy. Con un buen automóvil y una voluntad firme se anda mucho camino en poco tiempo. Yo tengo las dos cosas. Besó la mano Alian á la marquesa y se despidió emocionado. ¡Dios le ilumine á usted! -dijo ella. IV PARÁLISIS GENERAL PROGRESIVA Ocurre á veces que los nombres cambian bruscamente de temperamento y de costumbres; su razón permanece íntegra, al menos en apariencia; pero el carácter se transforma, se hacen violentos, irritables; pasan de la desesperación á la risa, de las ilusiones á los desencantos, y luego parecen vol ver á su estado normal. Los especialistas que han estudiado la enfermedad sin encontrar el remedio, la califican de parálisis progresiva general, y saben que es más terrible que la misma muerte. Él sabio Dr. Magnus de Viiíepré daba muestras de esta clase de perturbaciones, que fueron advertidas bien pronto por sus colegas y por sus discípulos. El, tan alegre, tan risueño en su cinismo, se hacía grosero, brutal, insolente en sus palabras, y como operador sufría errores transcendentales. En la Escuela de Medicina él examinaba cuidadosamente las recetas que formulaba, para evitar un desaguisado. Nadie se atrevía á considerarle aún como víctima de la terrible dolencia, pero se le tenía geucicuiu. ei. uc poi u uictsn; u. ioo. Continúala.