Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. VIERNES 29 DE MAYO DE ¡908. EDICI í MADRID. EN EL HC SP 1 TAL PROVINCIAL SOLEMNE CEREMONIA DE DAR LA COMUNIÓN PASCUAL J LOS ENFERMOS, CELEBRADA AYER M 4 ÑANA Fot, Goñi. reales, del siglo xvni; el águila imperial, del siglo xix, y cara y bigotes, del siglo xx. No siendo el menor de los anacronismos que el Kaiser, protestante, personifique aun santo católico, ó, más bien, que un santo captNRIQUE Ii X- Es cas imposible es- tólico personifique al Kaiser protestante. Hojeando la historia de Enrique II y GUILLERMO íS de su reinado, encuentro los siguientes epi $ll as del Kaiser. El mundo, atónito, ha po- sodios y rasgos característicos, que, por cudido contemplarle ya de almirante, de pre- riosos que son, refiero á continuación Amidicador, de general, de pintor, de director go de las artes, se complacía en hacer consde orquesta, etc. etc. truir iglesias; de genio belicoso, predicó L, 3 L última encarnación de Guillermo II es siempre la paz universal, la de San Enrique, llamado Padre de los t, Inquieto recorría constantemente sus do frailes por sus contemporáneos, allá en el mimos y los países más lejanos. año mil. Tuvo que ensañarse amenudo contra los En uno de los cristales de la iglesia de JLineburg podrán admiiar los forasteros, no príncipes aliados, y su política en Bolonia le sin cierta sorpresa, al excelso Monarca, de- creó grandes dificultades. votamente arrodillado sobre un cojín de rico p L OTRO ENRIQUE Este nada tenía de trocado, en un reclinatorio, las manos unisanto. das para la oración. Por orden expresa Era incrédulo y frondista, sentimental y suya, le ha revestido el artista con los sa- sarcástico. grados atavíos del emperador Enrique II, Fue el poeta del amor y de los crueles canonizado en 1146 por el papa Eugenio III, desengaños y el poeta de la libertad. y que se custodian en la catedral de Bam ¡Enrique Heyne! berg, donde han sido fielmente copiadas. El poeta más popular y más querido de En 1801 fue dicha catedral completamen- Alemania. te destruida por un incendio, y no fue reY no tiene estatua de bronce, ni de márconstituida sino á principios del siglo xv. mol, ni de piedra, en su país. Ahora resulta que la manta morada que En las alturas de París, en el camposanto allí se enseña como habiendo pertenecido á de Montmartre, modesto busto indica á los San Enrique data del siglo XIII, y que la transeúntes que allí está su tumba. armadura es de una época mucho más reSu cabeza, ligeramente inclinada; su triste ciente aún; siendo así que en dicho cristal é irónica sonrisa en los labios, ven pasar los se notan los anacronismos siguientes: hombres y los años. La susodicha manta es del siglo XIII; la ¡Qué le importan á él los odios v el renarquitectura, del siglo xiv; los ángeles, del cor de los grandes de esta tierra! siglo xv; la armadura, del siglo xvi; el es ¡Ellos perecerán, como tiene que perecer cudo de la ciudad, del siglo xvn; las armas todo lo que es de carne y hueso; pero su DE NUESTRO CORRESPONSAL ABtEN BERL 3 N obra, la obra del desterrado, será inmortal mientras latan corazones, mientras exista el amor y exista el sufrimiento ¡L, as muchachas dirán sus versos! ¡Los adolescentes cantarán sus cancioi ¡es! ¡Allá en Corfú, á orillas del mar Adriático, una Emperatuz que supo sobreponerse a todas las preocupaciones, que en el poeta no quiso ver mas que al poeta, le había levantado un templo en el sitio preferido por ella, en medio de árboles seculares y jardines, ante el mar inmenso, bajo el elementecielo griego! Allí solía ir la infeliz mujer á hablar con el muerto; allí solía encontrar tranquilidad y consuelo... Isabel de Austria fue asesinada. El monumento de Heyne ya 110 existe. Guillermo II, el nuevo del A. quileón, ha ordenado que se aleje. L, a Prensa, casi toda, ha comentado desfavorablemente tal acto; pero, á mi parecer, á nadie corresponde el derecho de criticarlo. Es un acto privado que obedece á sentimiento muy comprensible y muy humano Heyne fue siempre mordaz y cruel contrs los Hoenzollern, y Guillermo II no lo olvida. ¡Cada cual es dueño en su casa! ¿Qué tal- -pregunta el poeta en una de sus poesías, -qué tal los tenientes de Ber lín? ¿IvOS de la guardia? ¡Siempre tan arrogantes! ¡Apretado siempre el talle! ¿Qué tal la puerta de Brandenburg... Y no sigo traduciendo porque hay cosas que aquí ni traducir se deben, ni pensar siquiera, y si se piensan... ¡Chítón! ¡Chitón! EDUARDO H A H N Berlín, Mayo de 1908.