Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 29 DE MAYO DE 3908. EDICIÓN 3. a PAu. n TORTOSAj 2 8 I T, S uicidio. En la calle de la Unión se ha suicidado, arrojándose aun pozo, en el que pereció ahogada, doña Josefa Matheu Leixa, de cuarenta años. Se ignoran los móviles. A plauso inereeido, Dentro de esta información creemos de justicia dedicar unas líneas de aplauso al eabo de Seguridad José María de la Torre, que, con el guardia Toribio López, y secundando xas órdenes del teniente del Cuerpo Sr. Camarero, trabaja con verdadera fe y actividad incansable para el esclarecimiento de este misterioso crimen. Conocedores del barrio, y en vista de las sospechas que recaen sobre el desaparecido Juan Herrera, dichos agentes no se dan punto de reposo para lograr su captura, y, en. honor á la verdad, hemos de decir que, á nuestro juicio, sus trabajos van muy bien ncaminados. A ctuaciones de ayer tarde. j Por hallarse de guardia el Juzgado de Ja Universidad, que es el que instruye las Diligencias de este sumario, siguió tománBose declaraciones, no obstante la festividad del día. I a que ofrece más interés es la del zapatero que habita el piso inferior al que ocupaba la víctima, el cual asegura que el vierE y el sábado últimos vio á un hombre, as señas coinciden con las de Juan He a, entrar en el cuarto de la víctima y salir al poco rato. Relegado especial. Bl comisario general de Policía, señor Milán Astray, ha nombrado delegado especial para seguir las diligencias deteste crimen al Sr. Marsal. El Sr. Marsal estuvo esta tarde en el Juzgado para recibir órdenes del juez de guaráia. Juan. I Poquito á poco se va á Roma, según dice el refrán. Ya nos hemos enterado de jue el Juan que tanto viene figurando en sste suceso no es un ser imaginario. Se ¡lama Juan Herrero Sandoyal, de profefesión sirviente; ha sido inquilinp de la Cárcel Celular, en cuyos registros figura entre fos que cometen atentados contra la pro piedad. En su semolante han dejado las viruelas sondas y perdurables huellas. En el descubrimiento de este crimen ha Je jugar muy importante papel la antrociometría. í a novia de Juan. También nos hemos enterado de que ú Juan, que es nuestra pesadilla, se permi 3 a la libertad de tener novia. Esta es una joven muy agraciada, llamaía Paula, que sirve como criada en la calle 1 Lérida, núm. 2, en casa de un empleado de Correos. Paula, después de convencerse de que, aunque periodistas, éranios seres inofensivos, nos refirió que hace dos años conoció 5 Juan, que era portero del convento de la Doctrina Cristiana. Como Paula era bonita, Juan, no obstante jue iba para santo, le dirigió un piropo muy expresivo; ella sonrió, con lo cual le dio motivo para entablar relaciones. Algunos días más tarde, y previa una dellaracióa en toda regla, Paula y Juan se amaban formalmente. La felicidad de los novios duró poco. Un nía supo Paula que Juan no era todo lo fiel que le había ofrecido. Una amiga cariñosa. CRIMEN MISTERIOSO de esas que nunca faltan, la dijo que Juan pl pañuelo de hierbas. perseguía a. una muchacha bizca, llamada El medidor de la taberna núm. a de la Isidora, que servía en una taberna de la ca- calle de Aceiteros y un parroquiano del mismo establecimiento han declarado ante lle de los Artistas. Paula se indignó, y c i d i ó plantar al in- el juez que el día en que se supone cometido el crimen ieron entrar en la casa, á eso fiel Juan. Según manifestaciones de la despechada de las dos y n; edia de la tarde, á un indivijoven, Juan era muy embustero, muy taca- duo que vestía traj e de mecánico y gorra ño y bastante feo. Era de complexión ro- de visera, el cual procuraba taparse la cara busta, de tez morena y de labios gruesos. No con un pañuelo de hierbas. Puesto de manifiesto el pañuelo que sirtenía nada de afeminado, todo lo contrario. Que, á juzgar por el fehaciente testimonio vió para anudárselo á doña Filomena, amde quien podía saberlo era hombre con bos contestaron que era el mismo. toda la barba. En vista de esta declaración, el Juzgado Una vez que salió del convento de la Doc- ha dado órdenes para la captura de dicho trina Cristiana, le dijo que había ingresado individuo. como mozo de comedor ea casa de una maralmanaque. quesa que vive en la calle Ancha, pasada la 1 n El Juzgado instructor se ha incautado de la Flor. en la casa del crimen de un almanaque de pared, en cuyo cartón se leía lo que sigue: XTueva diligencia. Encargo de Juan. Barnizado gemelos tea Terminadas las declaraciones que el Juzgado instructor tomó á varios vecinos de tro en seis reales. Bravo Murillo, 11. la casa, y las cuales no dieron resultado al- 1 1 na súplica. guno, el Juzgado se trasladó á las siete y También halló el Juzgado una cuartlmedia de la tarde á la casa del crimen. Una pareja de agentes de Orden público Ha escrita de puño 3 letra de doña Filomeque contenía el numeroso público que se halla- na, en la mío! se lee: muera, sea en ¡Dios ba estacionado junto á la casa comentando ma que fuese, Cuandomuy á gusto, enla formoriré sacriel suceso. El Sr. Martínez Marín, acompañado del ficio por vos. 1 presentimiento. personal del Juzgado y del jefe del gabinen te antropométrico de la Cárcel Modeló, doc- U Hablando en cierta ocasión doña Filotor Oloríz, penetró en la casa, girando una mena con su amiga y administradora, doña minuciosa y detenida visita de inspección. Dionisia, dijo: En la puerta de la habitación donde ce- -Yo tengo el presentimiento de que mosupone que doña Filomena fue asesinada riré asesinada. ¡Sea todo por Dios! se encontraron huellas de sangre, corresJ pondiente á los cinco dedos de una mano. En los Cuatro Láminos ña sido encon Esto dará lugar á una comprobación antropométrica que hará el Sr. Oloriz, y de lo trado un sujeto, llamado Juan Herrera, que que de esta diligencia resulte puede surgir ha sufrido variasjquincenas por actos inino rales. una pista segura. No o estante, las senas personales de éste á de María Cr z. ás no coinciden con las del otro Juan. M I a Policía, puesta al servicio del juez, ha comprobado de un modo que no deja lu- pfl Juzgado. gar á dudas que María Cruz, acompañada Por haberse temao que ocupar en asunde sus cuatro hijos, estuvo lavando en el tos de la guardia, el Juzgado de la UniverCanalillo el domingo hasta las dos de la sidad no pudo trabajar esta mañana en el tarde. Allí comió, y luego fue á entregar la sumario instruido con motivo del crimen de la calle de Aceiteros. ropa que había lavado. En vista de ello, y con ánimo de informal También se ha demostrado que la tarde del sábado la pasó en casa de una tal Flo- á nuestros lectores, hemos procurado inquirentina, que vive en la calle de Pantoja, 2. rir algo de los trabajos encomendados á la policía, que, á juzgar por los informes recogidos, ya esta vez bien encaminada y con I a cajera. Parece que doña Filomena, temerosa probabilidades de que su trabajo sea corode que alguien la pudiera robar, entregaba nado por el éxito. sus economías á una señora llamada doña Hasta ahora toda la atención se halla fija Dionisia Sánchez, viuda de Marín. Supóne- en Juan Herrera Sandoval, sobre quien rese que esta señora era la que guardaba ó caen sospechas fundadas, á juzgar por los administraba los fondos de doña Filomena. antecedentes reunidos. Doña Dionisia, cuyas exaltadas ideas reEse individuo, al parecer huido, tiene las ligiosas son bien conocidas, estuvo á punto mismas señas que el que acompañando á de profesar en el convento de las Comenda- doña Filomena llegó á casa de ésta el sádoras de Santiago. bado, á las dos y media aproximadamente, I a Policía ha recibido orden de buscarla. y fue visto por los dependientes de la taberna y por dos señores que estaban en los soA ntecedentes del Juan. lares, y que ayer reconocieron como de la Los hermanos de la Doctrina han de- propiedad del acompañante de doña Filoclarado que durante el tiempo que Juan mena el pañuelo de hierbas con que trataHerrera permaneció á su servicio había ob- ba de ocultarse y que luego apareció sirseryado excelente conducta; que no le des- viendo de mordaza á la muerta. pidieron, sino que él se marchó por su proSólo un detalle no estaba conforme, y es pia voluntad, pretextando que tenía trincho el de que Juan vestía de blusa negra, y el trabajo. acompañante iba regularmente vestido coa También dijeron los Hermanos de la Doc- traje claro; pero este punto se han encargatrina que le habían exigido un certificado do de aclararlo el cabo y el guardia de Sede buena conducta. guridad de que ya hemos hablado, aplauBsto concuerda con las manifestaciones diéndoles por el interés con que trabajan hechas por Paula, su novia; pero esto está en este asunto. en contraposición con lo que consta en la ficha antropométrica que obra en el gabinete de la Cárcel Modelo, y de lo cual hacemos referencia anteriormente. 5, ESPARTEROS, 5 También se ha comprobado que además Casa especial en equipos de novia y c a n a t i de la condena cumplida por robo y lesiones llas. Ulfcnos modelos en M u s a s emesaje, sse ha sufrido varias quincenas por actos in- Ia y batista; en los entresuelos, gran exposición morales. de las mismas. RU! Z DE VELASCO