Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. VIERNES 29 DE MAYO DE 1908. EDICIÓN 4. PAG. 6. ADRID. Cierre: Interior coatado, 83,20; Amorüzable, 100,10; Banco de España, 460; Hipotecario, 223,75; Híspano- Americano, 48,50; Río de la Plata, 408; Tabacos, 404,50; Azucareras preferentes, 101,75; o r 44 di din rias, 40; Obligaciones, 103,75; Francos, 13,2 labras, 28,42. BOLSA DEL DÍA 28 A CARRERA AUTOMOVILISTA POR TELÉGRAFO BARCELONA, 2 p I A l DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR 3 ¿automóviles. Al regresar de Sitges, un automóvil atropello á una mujer, partiéndola un brazo. 0 ro arrolló á un hombre en una carretera le rompió una pierna. 1 ros dos autos choearon, resultando heridos ambos chauffeurs. a motocicleta se incendió. BARCELONA, 2.8, I O K Teslegrama oficial. Gobernador á ministro de Fomento. Regreso en este momento de las carre: ras, que han terminado con orden completo y sii i más incidentes que los telegrafiados á V. E. I 0 S lesionados en la carrera continúa i en buen estado y han sido trasladados á Barcelona. La jornada ha sido muy favc rabie para el. Gobierno, pues todo el jmurdo, españoles y extranjeros, elogiaban el orden que ha reinado, el estado y vigilancia de las carreteras, reconociendo que todo ha estado á igual ó mayor altura que i cualquier concurso igual en el extranjero. ZARAGOZA CONFERENCIAS TELEFÓNICAS JUEVES, 2 8 6 T. R l viaje del Rey. Hoy han coufereneiado nuevamente el gobernador, el alcalde y los Sres. Jardiel y Paraíso, con objeto de acordar detalles relacionados con el viaje regib. Parece que el capitán general autorizará lia cooperación del elemento militar en los ¡festejos extraordinarios que se celebren en ¡honor de S. M. p a liéres á Zaragoza. Noticias de origen particular autorizan á creer que el presidente de la RepúWic francesa vendrá á- Zaragoza en la segun la decena del mes próximo. E Ayuntamiento en la primera sesión que celebre, acordará un crédito para dedicar ilgún agasajo á Mr. Fallieres, y proba. ente biéldente acordará también invitar á la band a d e música de la Guardia republicana, de Par. 3, para que venga á esta ciudad. E la Exposición, MI Sr. Arce, representante del ministro de Fomento, ha obsequiado con un almuer ¡zo á los periodistas. pabellón de Fomento se inaugurará tn ñ ina. Asistirán al acto las autoridades. í La sección francesa se inaugurará el 15 de junio. Así lo ha comunicado el ministro del Comercio francés al alcalde. Dicho ministro no podrá asistir á esta inau g- uración, pero estará representado por Mr. uguet, director de Marina mercante en aquel departamento. ÍE encarnizadamente le combatían se unan en una aspiración é inteligencia suprema, en. un ósculo de verdadera paz. Ese proyecto no lo pueden soportar más que los que sienten la nostalgia de la servidumbre y los partidos que, escudados y enmascarados con la defensa de ideales religiosos, quieren matar todas las libertades. (Estrepitosos aplausos. I amenta que esta unión de fuerzas combatientes no sea permanente, para animar á los retraídos, prudentes y desengañados. En períodos de arrebatadora elocuencia, que no es posible seguir con la pluma y la atención, proclama que el triunfo se ha de perseguir al aire libre, por la fuerza de la opinión. Si no, el triunfo será de los enemigos, de los reaccionarios, de una plutocracia contraria á todos los ideales modernos. Pone en parangón lo que era la política generosa de antaño y lo aue es la calculadora y egoísta de hoy. I,o s reaccionarios cuentan para su domi. nación y triunfo con esas legiones, que viven en la sombra, que con sus tentáculos- llegan hasta las más altas regiones, que se apoderan de las conciencias y se entran en las casas para dividirlas y disolverlas. (T os aplausos casi ahogan su voz. De esta política de la derecha, contra la cual hay que luchar sin tregua, es caudillo el presidente del Consejo, y él será seguramente su primera víctima. Esta ley no es sólo un ultraje á la dignidad humana, es indicio casi apodíctico de una política que quiere ser defensora de la paz y que no sabe serlo sin profanar los fundamentos de. todas laslihertades. Y esto lo hace el Sr. Maura, que vino del campo liberal, y liberal se llama, y ha tenido la osadía de decir que la libertad se ha hecho conservadora. i l menor homenaje que se puede rendir á la libertad es secuestrarla. Recordando lo que pasa con esta ley, viene á mi memoria el caso de Polinac, el ministro de Carlos X. Su piedad, mezclada con la altivez, inspiráronle medidas que provocaron vientos de revolución. Ante ese monstruoso y draconiano proyecto, yo proclamo que la obstrucción en este caso es sacratísima. Si por nuestra cobardía, por nuestra pereza, iba á decir por nuestro envilecimiento, se aprobada en el Congreso, como lo fue en el Senado, esta ley, alguien que está mas alto que el Gobierno tiene el deber de precaverse contra su alcance y consecuencias, interponiendo su veto á su sanción. (Grandes aplausos. No se puede servir- -dice á los jefes de los partidos monárquicos, -no se puede servir á la patria, ni á la libertad, ni á la Monarquía sino impidiendo que ese proyecto sea ley. Me llaman candido porque me fío de vosotros. Pero es que yo no me fío de los hombres, sino de las ideas, cuya fuerza se impone á todo al cabo. Deber vuestro de monárquicos y patriotas es luchar contra ese atropello á todo. Si no lo hacéis, la Monarquía, aislada en un ambiente de malestar y odio, no tardará en perecer. (Ovación delirante é interminable. T iscurso de Canalejas. En breve- -empieza diciendo el insigne orador demócrata- -diremos al Sr. Maura, cara á cara, con luz y taquígrafos, la inmensa responsabilidad que contrae por haber querido torcer el curso de la libertad y del progreso. (Aplausos. Pasa á recoger algunas de las manifestaciones formuladas por D. Melquíades Alvarez, y recuerda que desde hace muchos años ha predicado y trabajado con gran entusiasmo para lograr el bloque de las izquierdas. Se muestra también de acuerdo con el di putado republicano que le ha precedido eu el uso de la palabra en que la vida política tiene en el régimen parlamentario dos vetos: uno, el del Rey, y otro, el del pueblo; aquél, que ha caído en desuso por haber progresado las costumbres cívicas, pero al que se debe recurrir cuando se- trata de defender las más sagradas Iihertades. En un párrafo, que es interrumpido por frecuentes y ardorosos aplausos, encarece la necesidad de que los elementos liberales de todos los matices se unan para luchar contra los avances de la reacción, pero no sólo en el Parlamento y en los mítines, sino en la cátedra, en el Ateneo y hasta en el hogar, que ha sido invadido. Y vamos á la ley que tratan de hacen diré poco, por dos razones: primera, porque de ella se ha dicho mucho, y segunda, porque espero oir la voz del jefe ilustre del partido liberal; su opinión tiene importancia excepcional, porque en los compromisos de lo porvenir tendrá que medir su responsabilidad. Yo no soy más que el director accidental de una minoría parlamentaria. Ese proyecto de ley es un ultraje, un absurdo, con sus artículos en los que castiga la sugestión y la amenaza. ¿Es que lo que ahora estamos haciendo no podría conside- rarse, aprobado el proyecto, como amenaza? A mí me parece algo así como si se tratase de curar la. anemia con el ayuno, ó si para dar aire á un cuerpo exhausto se le metiese en la campana neumática. Ya he dicho al ilustra escritor que preside el Comité de Defensa de la Prensa que, á mi juicio, la campaña contra el proyecto de represión del terrorismo era un gran empeño nacional, y que á este mitin central sucederán otros en provincias, y propagan das de otras clases, en la que la juventud esa juventud generosa que hoy baile, irá á la vanguardia. (Aplauoss. Sobre el debeTr no se contrata, no se pac ta; se obra primero por los estímulos de 13 propia conciencia, y desnués ror el afecto y respeto de los conciudadanos pues bien, ye sólo os diré que cumpliré con mi deber. (Grandes aplausos. i a opinión del Sr. Moret. El ilustre jefe del partido liberal es acogido con aplausos del público, en su mayor parte, al levantarse á hablar. Parece- -comienza diciendo- -que los me vimientos de excitación que hasta ha ce unos momentos embargaban mi ánimo se han desvanecido para dejar lugar á la serenidad indispensable con que se han de examinar, plantear y resolver los problemas que la realidad nos ofrece y que tal vez nos dé más de cerca en lo porvenir. En países como el nuestro, en ios pueblos meridionales, á la lucha sucede la inercia; á la actividad del combate, la pasividad; por eso hay quien cree, y se equivoca, que este pueblo español está dormido. Y digo que se equivoca quien tal piense porque vosotros, como yo, lo habéis visto en estos últimos años: una vez es una obra teatral la que despierta los ánimos; otra, el desarrollo excesivo de las edificaciones conventuales; otras, un arañazo á la enseñanza; y sucede en el ambiente de la vida social lo que en la atmósfera, que si el aire está cargado de electricidad, la chispa más insignificante la hará estallar. Eso ha sucedido con el proyecto del Terrorismo, que nos ha traído aquí á nosotros, ciudadanos de distintos partidos, como llevó á los franceses el juego de pelota á la Convención. (Grandes aplausos. (En las localidades altas se producen al gunos murmullos y siseos. ¿Es que tendré que pedir licencia cuan do voy á pronunciar palabras que trascenderán aquí y fuera de aquí? (Una voz: Hechos, hechos y no palabras, CONTRA LA LEY 1 DEL TERRORISMO E l Sr. Alvarez. (Grandes aplausos. Empieza agradeciendo esta manifestación de alecto. H ce notar cómo el Sr. Maura, con su desalentado proyecto, ha hecho que los que FINAL DEL M 1 TJN DE AYER