Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUEVES 28 DE MAYO DE 1908. EDICIÓN A? PAG. 6. (virtiéndose en. verdadero anarquista, entonces, ni el Parlamento puede asentir, ni el país resignarse. Veamos ahora qué es el proyecto del Terrorismo. Ocurrió con él que empezó á ser combando parlamentariamente y acabará por promover una sublevación moral de todo el país, en que tomarán parte hasta las mui etes y los niños. E 1 Gobierno declaró en el Senado, para callar alarmas, que se trataba sólo de una ¡suspensión de garantías mínima. ¿Qué es esto? Ño más que una superchería: máxima 6 niínin suspensión de garantías sería siempre, y sto sólo es potestad- del Poder legislativo ¡Mínima! ¿i) ónde ha encontrado el señor Maura esa distinción que la ley no hace? Y si á esto llama el Sr. Maura suspensión mínima ¿á qué llamará máxima? Suponed que todas las garantías están en suspenso, que estamos en estado de sitio, bajo un régimen militar; ésta ¿no es la peor situación? Pues aun es suavísima al lado tiel proyecto, que, lo que no podría hacerse en aquel caso excepcional, lo hará: suprimir todos los periódicos y extrañar del país á cualquier ciudadano. No es suspensión de garantías mínima ni máxima, sino superlativa. ¿No es el Sr. Maura abogado? Que dé un dictamen declarando que esto es constitucional, y lo remitiremos á todos los letrados de Europa. Pedid igual dictamen á todos los abogados del Colegio de Madrid, y seguramente antes de darle favorable á la constitucionalidad se cortarían la mano, porque atenta al derecho, á la ley y á los prestigios de la toga. Hay que respetar la ley íundamental del Estado. Porque con la Coustitución sucede lo que con la mujer ajena. Basta de precedentes, y no se invoquen, como en el Senaáo, porque el 94 y el 96 se tocase y se violase. Opongámonos, porque si dejamos ahora pasar este atropello, este precedente servirá para que acaben de rematar la Constitución. Con ello termina el Sr. Sol y Ortega, á quien se tributa ruidosa ovar M; 1 1 Sr. Azcárate. (Al levantarse vuelven á oirse grandes grandes aplausos. Empieza buscando la ñnalidad del terrorismo y del proyecto. ¿Qué persigue el terrorismo? Espantar, aterrorizar. Pues lo que esta ley quiere garantizar no es la vida ni la honra, sino el miedo. Y para el miedo no se necesitan leyes de excepción, sino no tener miedo. Debe rechazarse esa ley por ser contraria á los principios que respetan los pueblos cultos, del Derecho político, del Derecho penal y del Derecho administrativo. 1 Aunque no estuviera, que está en la Constitución, el principio de la división de Poderes, había que invocarlo para remarcar Jos atropellos que intenta cometer el Poder ejecutivo. 1 Cuando se hable de Tribunales, nadie puede entender que existan y funcionen Sino los de justicia. No puede haber en este régimen irresponsabilidad sino para el jefe del Estado, porque la responsabilidad la asumen los ministros. Impugna la pena de extrañamiento, reeordando que está fuera de todos los Códigos europeos. Marca el contrasentido del artículo en que- se explican penas declarando aue no fiay motivos. Combate lo que se refiere á las clases y Corporaciones. Es ridículo que se incluya ese artículo en el proyecto, cuando esas clases no tienen personalidad jurídica ni propiedades. Se explica que se castigue la apología del delito; ¿pero, la noticia? ¿I, a noticia inexacta castigarla? ¿Pues no tienen los particulares y Corporaciones una ley de imprenta á que acogerse? L, a adición está tomada de la ley de 1896, que se hizo por tres años, se prorrogó y ya no rige. Yo, en cuanto al extrañamiento, hago mías las manifestaciones del Sr. Sol y Ortega. i Además, pensemos en que a quienes mas ha de alcanzar, casi exclusivamente y desde luego con grave peligro, es á una clase, la obrera. Elogia el discurso de Pablo Iglesias en una de las secciones del Congreso. Hace atinadas consideraciones sobre la vindicta pública. El Derecho penal no fué para bien, sino para mal, como influyó en la legislación. Termina diciendo: Hay que no olvidar estas fechas y datos: I, ey de 1894- ley de 1896, ley de Jurisdicciones, ley del Terrorismo. Y digamos con un autor dramático: Se progresa que es una barbaridad. (Estrepitosos aplausos. A las seis menos veinte se levanta á hablar D. Melquíades Alvarez, á quien la concurrencia saluda con una ovación atronadora. EN MADRID pon buena entrada se celebra esta tarde la anunciada corrida. El ganado es de Miura, y los espadas, Vicente Pastor, Regaterín y Relampaguito. El primero de los bichos se llama Merengue, y es castaño, bragao, ojinegro, grande, gordo, largo y con unos pitones qtie meten miedo. (El izquierdo, astillado. Previas unas verónicas regulares de Vicente, el miureño entra, aunque con reservas, á entendérselas con los de aupa, aguantando hasta cinco puyazos, malos por cierto, salvo uno del Zurito. (Aparecen en el palco real los príncipes doña I ixisa, D. Carlos, D. Raniero y don Felipe. No obstante hallarse el Merengue en malas condiciones, pues corta el terreno, Pepín de Valencia y Aranguito entran al cuarteo y prenden cuatro pares. (Palmas á los niños por su arrojo. Vicente Pastor encuentra al toro cobardón y receloso. Con unos cuantos telonazos se apodera de él, y aprovechando entra decidido y valientísimo, agarrando una estocada que basta, y que, aun resultando un tanto atravesada, merece las muchas palmas que se le otorgan. (A la hora de cerrar esta edíción continua la corrida. CIUDAD RODRIGO, ZJ, 8 N. on un lleno completo se ha celebrado la primera corrida de feria, con toros de Tabernero, que resultaron difíciles. Mataron seis caballos. Gordito, que en cuanto salió al redondei se vio claramente que no podía torear poz resentirse del percance sufrido en Barcelona, despachó tres muy bien; banderilleando, superiormente; pero después del tercero tuvo que retirarse á la enfermería por no poder continuar la lidia. UNA EXPOSICIÓN POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR CORRIDAS DE TOROS I a inauguración de la Exposición de Arte Retrospectivo, organizada por Lo Raí Penat en conmemoración del natalicio del Rey D. Jaime I de Aragón, ha resultado un acto brillantísimo. Han asistido el capitán general, el gobernador, el Ayuntamiento en corporación el presidente de la Diputación, el de la Audiencia y o t r a s distinguidas personalidades. I os objetos expuestos valúense en muehos millones. El presidente de Lo Rat Penat, Z. -ón Alcaali, pronunció un discurso cif, uaraíido abierta la Exposición. Iyuego hablaron el alcalde y el presidente de la Diputación. La Exposición durará hasta la feria de Julio. VALENCIA, 2 8 3 T. SENADO FIN LA SESIÓN DE 27 DE MAYO DE iSo 8 PARA UNA ALUSIÓN E EN PROVINCIAS POR TELÉGRAFO CÓRDOBA, ÍJj 8 N, DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR I os toros de D. Félix Urcola lidiados hoy no- han pasado de regulares. Dos fueron fogueados. Conejito mató al primero de un pinchazo y una estocada caída, y al quinto, de dos inedias y un descabello. Vicente Pastor estuvo muy bien en el segundo, y flojo en el sexto. Corchaíto fue volteado por el tercero, afortunadamente sin consecuencias. E l buey que le tocó en suerte no permitía lucirse; pero, en cambio, en el séptimo se desauitó con creces. Manolete fue también cogido por el- último, sufriendo un varetazo en la pierna izquierda. Ei 5, 1 al OCHANDO define la disciplina según el concepto que de eKa han formado y dado los más ilustres tratadistas mi litares. Aquí no hay limitaciones raás que para los inferiores. I os que están en lo alto sor los primeros que habían de cumplir con su deber y no lo cumplen. Mientras los tenientes generales son jubilados á la edad marcada, los capitanes generales son mmoitaks (Más risas. -Saca á relucir abusos que se cometen et. el ministerio de la Guerra, que todos saben en manos de quien está, y no ciertamente en las del ministro. Habla de lo que ocurre con los coches del ministerio, con distintas subvenciones, con la publicación del Diatio Oficial, que, costando buena cantidad, se dedica á publicar anuncios de específicos para teñir canas. (Regocijo general. Concretando el general Ochando el punto de su alusión, el general pregunta al ministro: ¿S. S. fue ajeno cuando el general Monones entregó el mando al general Pavía en el Norte, para imponerse al general Moñones... El MINISTRO: ¿Para imponerme? Falso. El Sr. OCHANDO: Para aconsejar ó imponerse. Además, ¿S. S. fue herido en la casa de Pucheta? Recuerda páginas de la proclamación dt de Sagunto, la conducta del general Castillo, capitán general de Valencia, que por no cometer una deslealtad por imposición del Gobierno pidió se le relevase del mando, y la pone en contraste con el proceder del general Primo de Rivera, que, debiendo al duque de la Torre su ascenso y la Capitanía general de Madrid, cercó y tuvo preso en el palacio de Buenavista al propio duque de la Torre. Para ello lee algunas páginas de la Historia de Pirala. El MINISTRO: Eso son fábulas. I a misma interrupción- dirige el ministio al general Ochando cuando- éste cita otro casos en apoyo de sus aseveraciones El ministro de la GUERRA recline;