Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 28 DE MAYO DE 1908. EDICIÓN 4- PAG, 5 Vi AJE MINISTERIAL R l ministro ae Gracia y Justicia saldrá de Madrid el 6 ó el 7 de Junio para asistir á las fiestas de los somatenes del Bruch en Igualada y Manresa, y después irá á Barcelona p ara inaugurar el edificio destinado Palacio de Justicia. LOS REPUBLICANOS i os Sres. Calzada, Moróte y Soriano han visitado al Sr. Azcárate para ofrecerle un banquete con que los senadores y diputados republicanos han acordado obsequiarle como prueba de la consideración y respeto personal que disfruta entre las minorías republicanas de ambas Cámaras. El Sr. Azcárate aceptó el obsequio. El acto se verificará el 1,0 de Junio, en Lhardy. Se da como segura la constitución de un nuevo partido republicano, disidente de la última Asamblea, del cual formarán parte varios de los actuales diputados á Cortes. LOS CONSERVEROS 1 1 na comisión de conserveros visitó ayer á última hora de la tarde al Sr. Maura en su despacho del Congreso, dándole cuenta de sus gestiones cerca del director de la fábrica de los Altos Hornos de Vizcaya con bjeto de llegar á un acuerdo en lo referente á la admisión de hoja de lata. Los comisionados mostráronse satisfactoriamente impresionados, y así se lo hicieron. presente al jefe del Gobierno, manifestando que creen muy posible poder llegar á una solución de concordia, EL. SR MAURA T i n poco más que de costumbre duró ayer mañana el despacho del presidente del Consejo con el Rey. Al salir, á las doce y treinta, de la Cámaxa regia el Sr. Maura, explicó esta tardanza por no haber despachado con el Monarca Sesde hacía tres días. -Nada ocurre de particular- -nos dijo el jefe del Gobierno. -S. M. ha firmado unos decretos convocando á elección parcial en varios distritos, y otro promulgando una ley de Hacienda. ¿Qué eriterio tiene el Gobierno ahora respecto á la ley de Jurisdicciones? -El mismo- -replicó el Sr. Maura- -que cuando se discutió el Mensaje de la Corona; lo que sucede es que porque los solidarios han anunciado una interpelación sobre ese asunto, se ha puesto de actualidad. Pero como si tratasen de interpelar al Gobierno sobre otros 200 asuntos; pueden hacerlo. Y no dijo más el Presidente. P esde las tres de la tarde el teatro está lle no de gente. En el escenario se agolpan senadores, diputados y periodistas. En primera línea destaca la Junta organizadora. Delante de la batería aparecen unos rótulos, en que se lee: Respeto á la Constitución Con exacta puntualidad, á las cuatro comienza el acto. Aifensaje dé Galdós. En medio de religioso silencio, sólo interrumpido por los rumores de aprobación, el Sr. Soldevilla lee con adecuado tono el patriótico mensaje de Galdós, que dice así: Ni por ocupaciones ni por enfermedades dejo yo de acudir, en las presentes circunstancias, al llamamiento de usted y de nuestros ilustres compañeros. No quiero ser el último que forme en el séquito de la España ¡liberal, que ahora, tras larga y sombría somnolencia, se nos presenta de nuevo en su ser majestuoso, avanzando á cortar 4 paso á las demasías del despotismo. EL MITIN DE LA PRINCESA Tanto tiempo hacía que no contemplá- brío de la raza y apagado ea nuestro pnsbamos esta gallarda figura, artífice insupe- blo el amor santo á la vida sosegada dentra rable de nuestra Historia en el pasado si- del organismo constitucional. Pero, al fin, glo, que su reaparición nos conforta, nos cuando nuestro desaliento tocaba ya en la enardece, y en nuestras almas infunde jú- desesperación, hemos visto que un resoplU bilo y esperanza: ella desacredita con solo do harto imprudente ha levantado de las una mirada la moda pesimista. Ella, con brasas mortecinas esta llama que nos alien solo un gesto, invierte otras modas impues- ta, nos alumbra y nos vivifica. Ya vuelven tas por la cobardía y la neeedad. Muchas el alma y la vicia á nuestros cuerpos des actitudes que se tenían por elegantes dejan mayados; ya tenemos fe, ya tenemos cora- de serlo, y á poco más perderá su engañoso je, ya reluce ante nuestros ojos el ideal, que prestigio la inmensa cursilería reaccionaria más que luz extinguida era estrella eclip sada. y clerical. Los homares insignes que encárnate las En compañía de la excelsa matrona vamos todos: junto á ella, los que poseen el aspiraciones democráticas en sus diferentes divino verbo; detrás, en la caravana de los grados de intensidad demuestran con stí creyentes silenciosos, los que formamos la sola presencia en este sitio, con su aproxigran muchedumbre democrática. Los ora- mación fraternal, que los sacrosantos deredsres esclarecen y guíati; los demás acalo- chos de la personalidad humana no pereceramos la acción con nuestra fe y el cons- rán en la celada torpemente armada contra ellos. Sus elevadas inteligencias no necesitante ardimiento de nuestros corazones. En todas las imagines de la Madre Es- tan ningún estímulo; harto conocen todos pañola los siglos la representaron siempre la técnica y la historia de estos clarísmos acompañada de un soberbio león, símbolo problemas. 81 pueblo español, que de ellos heráldico de nobleza, símbolo del heroísmo, espera la conservación de los bienes exisdel orgullo fiero, de la virtud, del honor, de tentes y la restit ación de los sustraídos, lila dignidad, del derecho; símbolo también bertad del pensamiento y de la conciencia, de las majestades real y popular que cons- cultura, trabajo, equilibrio económico, sólo les diría: Poned fuego en vuestros coratituyen la Spberanía. zones. Mi patriotismo ardiente, quizás por deNinguno aquí presentes dejará de masiado ardiente algo candoroso, me enca- sentir en sude los una- secreta voz que realma riña con el amaneramiento artístico del produzca, sin ninguna variante, un concepleón furibundo, arrimado á las falJas de la to del primer estadista español del siglo xix, gloriosa. Divinidad patria. Me encantan estas cosas viejas, representativas de senti- del glorioso, del inmortal Prim: ¡Radicales, mientos que laten en nosotros desde la in- á defenderse! Al terminar la lectura estalla una calurofancia. La presencia del arrogante escudero de nuestra Madre nos embelesa de admira- sa ovación. Se oye un formidable grito de ción y fortifica el amor inmenso que le pro- ¡viva la sinceridad política! Aun duran los aplausos cuando se levanfesamos. A él nos dirigimos, y con voces de ta el Sr. Sol y Ortega. emoción fraternal le decimos: Conserva en todo momento, león mío, tu dignidad y tu fiereza. Cuídate de inspirar p Sr. Sol y Ortega. Declara que habla respeto siempre y el santo miedo cuando electores de Guadalajara, en nombre de los sea menester. Tú, que fuiste siempre el em- do al Senado, y de 18.000 que le han enviaelectores blema del valor, de la realeza, de la gloria celona, que le dieron sus sufragios. de Barmilitar y de la gloria artística; tú, que fuiste Saluda á á los oradores que le el Cid, el Fuero Juzgo, la Reconquista, Cer- acompañan la Prensa, minorías republicana, y á las vantes, la espada y las letras, no olvides liberal y democrática, 1 que se juntan para que en el giro de los tiempos has venido á protestar de un proyecto en que se atropeser la ciudadanía, los deiechos del pueblo, lia la Constitución del Estado. el equilibrio de los poderes que constituyen A esto venimos aquí. Extraño parecerá la Nación. No te resignes en ningún caso á ser león de circo, ni te dejes someter por el á muchos ver que yo, que me he pasado la hambre y los golpes, dentro de una jaula, á vida combatiendo esta Constitución, venga ejercicios de mentirosa fiereza que sólo con- aquí á pedir su respeto ante aquellos que ducen al aplauso y provecho de tus audaces fueron sus autores, se llaman sus amparadomadores. Considera, león mío, que no sólo dores y son sus violadores solamente. Exeres hoy emblema de la ciudadanía, sino plicado está ello con sólo fijarnos en la reacdel trabajo. Eres fuerza creadora de rique- ció que trata de ahogar todas las libertaza, colaborador en la gran faena del bien- des y garantías constitucionales. Poco nuevo podré decir después de los estar universal eres la cultura de todos, la vida fácil de los humildes, la serenidad de debates del Senado y de los luminosos dislas conciencias, y, bien penetrado de tu mi- cursos pronunciados en el Congreso en la sión presente, destroza sin piedad á los que información abierta contra dicho proyecto quieren apartarte del cumplimiento de tus del Terrorismo. Examina cómo surgió la idea generadora altos fines. del proyecto. Recuerda la colocación de Los que en una larga vida hemos pre- bombas en Barcelona, que produjeron vícsenciado los fragorosos triunfos y caídas timas, aunque no sabe si tales atentados del principio liberal en el último medio si- son legítimamente terroristas ó sevillanos. (Aluglo, podemos decir con seguro conocimien- de á los duros que llevan ese adjetivo. to que la reacción por que ahora se nos enHace historia de las medidas que en stt camina es de las más tenebrosas y depri- consecuencia adoptó el Gobierno, coronadas mentes. La labor ha sido lenta y taimada, por la suspensión de garantías en Barcelodisimulada en largos años de fariseísmo na, primer recurso pedido por el Sr. Maura mansurrón y catequesis mañosa de las vo- alas Cortes, seguido de recursos económilutades débiles. Poco á poco, con suave ges- cos que se le eoncedieron y autorización to y voces blandas, se nos ha ido condu- para reformar la Policía en Barcelona, COE ciendo y acorralando; quieren llevarnos al el fin de combatir la enfermedad del terrolimbo de la tristeza, del pasivismo y de la rismo. imbecilidad, y en este limbo nos estanca- Hace notar qia e las Cortes no negaron aí ríamos formando una masa servil y pecua- jefe del obierno cuantos recursos les piria, si no nos sublevásemos contra estos diera, y que el país, á pesar de las violennuevos pastores, en los cuales hay de todo: cias cometidas en el caso, se resigna siemlo español y lo extranjero, lo divino y lo hu- pre que el Gobierno se mueve dentro de la mano. órbita constitucional y legal. En angustiosa zozobra hemos vuñdo du Pero cuando el Gobierno demanda fuerante algúa tiempo, viendo aletargado el ra de la Constitución y de la legalidad, con-