Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 27 DE MAYO DEV 908. EDÍCIOM 4 s PAG. 7; Continua el debate, defendiendo otra enmienda el Sr. ARIAS DE MIRANDA, que retira. Se acepta en parte una enmienda del señor Alba. Se desecha la que defiende el Sr. Arias de Miranda, y se suspende el debate, quedando el Sr. Calzada en el uso de la palabra. Dada cuenta del despacho ordinario, se levanta la sesión á las siete y media. SESIÓN DEL DÍA J DE MAYO DE 1908. e s t a n d o en el banco azul el jefe del o bierno y los ministros de Estado y la Gobernación, y con regular concurrencia en escaños y tribunas, declara el Sr. Aparicio ibieita la sesión. LOS SUCESOS DE CASABLANCA í l Sr ROMERO pide al Gobierno detalles de los sucesos acaecidos recientemente en Casablanca; pregunta si la acción de España era limitarse á lo convenido en Algeciras; cree conveniente que se retiren las tropas españolas de Casablanca, y dice que tiene cartas de oficiales allí destinados que le dicen que preferirían la guerra á la situación humillante en que se hallan. El ministro de ESTADO repite las explicaciones que ayer expuso en el Senado y lee el telegrama ya conocido del general D Amade al ministro de la Guerra francés quitando importancia á los sucesos y asegurando que las relaciones entre las tropas españolas y francesas son cordiales en absoluto. Añade que, dada la unidad de miras de los Gobiernos español y francés, los incidentes que se susciten, como los últimos, á veces inevitables, serán zanjados amistosamente, haciendo así honor al compromiso contraído no por el Gobierno español, sino por España, representada legítimamente por las Cortes que aprobaron el convenio ion Francia. Declara que en Tánger, Tetuán y Larache está ya organizada la Policía, y que en breve es de esperar se organice en Casablanca y se establezca la normalidad, y agrega que el Gobierno está al tanto de los deseos de nuestras tropas, que es por completo satisfactorio. Por el momento, no estima oportuno decir las resoluciones que el Gobierno pueda adoptar en lo porvenir, pues dependerán las cuestiones de las circunstancias y marcha de los acontecimientos. (Bien en la mayoría. El Sr. ROMERO rectifica, y después de dar las gracias al ministro de Estado por BUS explicaciones justifica la reserva relativa que le imponen los deberes de su cargo. Rectifica nuevamente el ministro de ESTADO, é interviene para alusiones el señor SORIANO. Recuerda los debates sostenidos en la Cámara francesa sobre este asunto, donde el leader del socialismo, Mr. Jaurés, no ha regateado un átomo de sinceridad para censurar la conducta de Francia en Marruecos. Confirma que las tropas irregulares íransesas cometen en África graves abusos, y dice que él mismo ha sido objeto de abusos y vejámenes de los moros franceses al entrar y salir de Casablanca. Agrega que los soldados españoles en Casablanca han llegado á comer el rancho en latas de petróleo, y los oficiales de nuestro Ejército estuvieron á punto de batirse con los franceses porque éstos les enviaron un periódico de su nación donde se les acusaba de entrar en las casas robando Y saqueando. Y no digo más porque es triste añadir una sola palabra; pero vaticino en Casablanca. Yp he cumplido con mi deber: eurnpla S. S. con el suyo. El ministro de ESTADO reconoce la impoitancia de los hechos relatados por el se oriano, a aiorado por haber sido testi FIGURAS DEL DIAj EL V 7 MAESTRE, NUEVO ACADÉMICO D Í T L A DE MEDICINA go presencial de ellos; pero que han quedado cancelados hace diez meses. Rectifica el Sr. SORIANO. El Gobierno cree que los hechos graves se han cancelado, y parece olvidar que hace diez días ha habido en Casablanca muertos y heridos. Repite que desea tratar extensamente de este asunto, OTROS ASUNTOS Los Sres. FRANCO RODRÍGUEZ é IRANZO formulan ruegos al Gobierno sobre la forma en que se verifica la exportación de frutas, para la cual piden facilidades. LOS POSTES TELEGRÁFICOS Se reanuda la interpelación sobre el expediente relativo á la adquisición de 80.000 postes telegráficos por el ministerio de la Gobernación. El Sr. BURELL rectifica. Manifiesta que dos diputados de la mayoría, escritores ambos, verdaderos lictores del presidente del Consejo, no con haces encendidos, sino con plumas encendidas, los dos me han atacado en mi honor y me he de defender, yo se lo advertí á tiempo, en la medida del ataque. Lee un párrafo de La Época, en el que se dice que los diputados no ha onosíción de verdad, pues después de atacar á los mi nistros se ríen con ellos en los pasillos y les dan palmaditas en las espaldas. ¿He ofendido yo á S. S. señor ministro de la Gobernación, ni le he dado palmo ditas en la espalda? El ministro de la GOBERNACIÓN. No creo que siquiera S. S. debiera recoger esas líneas. El Sr. BURELL Agradezco á S S. esas palabras, prueba de su justicia, que reconozco. Y ahora voy á leer otras cosas de un diputado que no se recata en el anónino, ya bien conocido, para declarar que es diputado. Lee párrafos de una crónica de Azomi en el A B C tratando de este asunto, y algunas de cuyas frases corsidera ofensivas. ¿Dónde está el intríngulis, Sr. Martínez Ruiz? El Sr. MARTÍNEZ RUIZ- Yo respondo en el periódico de lo que en el periódico escribo, y aquí de mi conducta como diputado. (Bien en la mayoría. El Sr. BURELL: ¡Vaya una teoríaí El Sr. MARTÍNEZ RUIZ: Esa os la teoría del Sr. López Ballesteros, director de E Imparcial, y por mí la acepto. El Sr. BURELL: Sí, eso es verdad; pero el Sr. Ballesteros lo hWn pn M i u n.