Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 26 DE MAYO DE 1908. EDICIÓN 4. PAG. 7. ESCÁNDALO COLOSAL Mientras resume el Sr. Rosales, el señor (BaSLLBRUELO interrumpe y dice al conde del Moral de Calatrava: ¿Por qué se ríe su Ssaorla? El Sr. SORIANO: ¿Qué desplantes son esos? brandes rumores. En la mayoría protestan los Srcs. PINIES y PIDAL (D. M. El Sr. ORIANO: Cállese S. S. que su ¡padre obra 25 sueldos. Se u an frases muy vivas entre los señores PIDAL y SORIANO, y el primero se dirige havla los sísanos republicanos, esperándole el Sr. Soriano son el bastón levantado. Se interponen varios diputados entre ambos y se reproduce el escándalo en términos forinidablas. La mayoría inscepa al Sr. Soriano y se oy a voces de ¡Mamarracho! B Sr. SORIANO: ¡Estamos ya hartos! S cces en la mayoría: De S. S. sí que lo estamos todos. JOi escándalo es incesante y los campanillazos presidenciales apenas si se oyen en inedio del griterío. Los momentos son emocionantes y el públi o de las tribunas sigue con cceciente ansiedad el incidente. El Sr. PIDAL (D. Manuel) habla con gran vehemencia dando explicaciones de su actitad, pero sin que se oigan bien sus palabras. La mayoría le aplaude coa entusiasmo. El Sr. SORIANO- pretende bajar de su escaño y también es sujetado por varios diputados. Pide la palabra con insistencia, pero la presidencia no accede á concedérsela. El ministro de la GOBERNACIÓN (inpertui bable) ruega á los diputados que tengan calma para oir sus explicaciones. El Sr. SORIANO: Qué le hemos de hacer caso á S. S. (Se reproduce el escándalo. El Sr. Soriano, dando grandes gritos, pide que se trate del incidente, y hace gestos á las minorías para que le ayuden. Ei Sr. GARCÍA PPIETO pronuncia una írase que no se oye, á la que replica el ministro de la GOBERNACIQN: Esa frase es indigna de S. S. Violentísimas protestas y gritos en las minorías. Los Sres. CANALEJAS, MORET, GARCÍA PRIMO y otros piden explicaciones. Si presidente agita la campanilla desesperadamente, sin lograr dominar el escándalo, que es de los de marca mayor, y van diez ó doce minutos sin que nadie se entienda. El Sr. MORET: Que se retiren esas palabras. (Bien en las minorías. El Sr. SORIANO: ¡Muía, muía y muía! (brandes rumores, y algunos diputados republicanos aconsejan al Sr. Soriano que se calle. El Sr. PRESIDENTE: He dado la palabra al ministro de la Gobernación para contestar al Sr. Rosales, y no se usará para otro asunto. El ministro de la GOBERNACIÓN (con gran tranquilidad) Creo que debemos tra- tar del asunto principal, prescindiendo de i n c i d e n t e s é interrupciones, inevitables siempre en este lugar, á pesar de que ahora y siempre la presidencia la han desempeña 1 do personas de gran autoridad. ¿Culpé al ¡presidente? No me pareció ver en las palabras del Sr. García Prieto un agravio alevoso para mi querido amigo el Sr. Dato, enI ferino, como sabéis, y por ello ausente de la 1 Cámara. (Bien en la mayoría. Esta es mi explicación, y si no la estimáis suficiente, que la redacte el Sr. Morét ó el Sr. Canalejas, y yo la suscribo de antemano. De todas maneras, si queréis, sigo hablando, y si no me siento y trataremos de los pasados incidentes. Decidid El Sr. MORET: Creo que S S. debe se- guir en el asunto principal que nos interesa á todos. El Sr. SORIANO y otros diputados de la minoría exclaman: Que siga ahora; pero esto no puede quedar así; hay que esclarecer muchos incidentes. El señor PRESIDENTE: Puede seguir el ministro de la Gobernación en la interpelación que se está explanando. Así lo hace el Sr. LA CIERVA, quien explica detalladamente la tramitación del expediente de adquisición de los postes telegráficos en los términos en que ayer lo hizo. Se restablece la salma d spués de veinte min t s de confusión, griterío é insádenfes á granel. SIGUE LA SESIÓN El Sr. ROSALES rectifica, itmstisado en q e en el expedíante hay deficíenss. as, algunas de importanaja. R roftfi a á su v z el ministro de la GOBERNACIÓN. (Entra en el salón el presidente del Consejo. INCIDENTE EXPLICADO A colicuación habla el PRESIDENTE (Sr. Aparicio) y pronuncia un discurso, que ha sido muy bien acogido por toda la Cámara, en el cual dice que las palabras que pronunciaron los señores marqués de Villaviciosa y Soriano no pueden constar en acta porque el ruido que había en el salón no permitió entenderlas, y que el movimiento de aproximación que ambos insinuaron fue debido al deseo de acercarse para escuchar mejor sus respectivas aclaraciones. Añade que, si la Cámara, lo considera oportuno, con esta explicación se da por terminado de un modo satisfactorio el incidente. Nadie pide la palabra en contra, y se pasa á otro asunto. (Continúa la sesión. El PRESIDENTE, atendiendo al ruego del Sr. Sánchez Román, aplaza el debate hasta mañana. Apruébase el dictamen de la Coniioión incluyendo en el plan general una aarretera de la del rado al Puerto de la Ventana hasta Moravio. Tómanse en consideración los siguientes proyectos de carreLerat, de Escombreras á la de la Unión al Rins 5 n dle San Ginés; de Carballino á Lalín; de la de Gerona á las Palmas á la de Madrid á Francia; de la de erona á Santa Coloma de Farnés á la de Santa Coloma de Farnés á San Juan de las Abadesas, y de San Morí á Colomés. Proyecto de ley modificando el art. 1.9 de la ley de 4 de Maj o de 1900 Termina la sesión á las seis en punto. SESIÓN DEL DÍA 26 DE MAYO DE J 908 Preside el general Azsárraga. En el banco azul, los ministros de Estado Gracia y Justicia y übtstra. Este protesta ante la Cámara de ciertas frases que pronunció el general Ochando en la sesión anterior y que no puede dejar pasar. Por ello ruega á la pr $6i den ia le reserve Iajpalabra, para usar de ella tan luego como llegue al Senado el general Ochando. El Sr. GROIZARD ruega á la Cámara suspeada su jwicio hasta que este aludido senador, que se halla ausante, sea oído, y expresa su creencia de que en las palabras á que el general Primo de Rivera se refiere no debió haber la gravedad que el ministro le atribuye, puesto que el presidente no la entendió así. El general AZCARRAGA declara que no las recuerda, porque sin duda estaba distraído al pronunciarlas el general Ochando. Sar uflamente la Cámara entra en el JRDEN DEL DÍA S 1 las cuatro cuando se abre la sesión. pn SENADO FiNAL ¿LA SESIÓN DE j j DE MAYO DE i S o8 El duque de SAN PEDRO DE GAiLATINO pregunta si el ministro de Hacienda piensa modificar los Aranceles, y en caso afirmativo pide que se abra una información amplia. feEl Sr. SÁNCHEZ BUSTILLO le contesta que ésta es una cuestión gravísima y que el Gobierno no ve la necesidad de abrir semejatite información. Rectifican los señores duque de SAN PEDRO y SÁNCHEZ BUSTILLO. El general OCHANDO deEiendeuna proposición de ley haciendo extensivos á los generales, jefes y oficiales del Ejército y de la Armada y á los asimilados de los difeferentes Cuerpos los beneficios de Montepío concedidos á los funcionarios de Gobernación, Fomento y secretarios de ambas Cámaras. Se opone el ministro de HACIENDA, porque entiende que esas reformas deben ser de iniciativa délos Gobiernos, y hace verlas dificultades de orden económico y legal que se oponen á lo propuesto. El general OCHANDO retira su proposición. LEY HIPOTECARIA El Sr. SÁNCHEZ ROMÁN pide que se suspenda la discusión del proyecto de ley modificando la Hipotecaria vigente por no haber tenido tiempo suficiente los senadores para estudiar un proyecto de tantr. importancia. El Sr. SANTOS GUZMAN, de la Comisión, manifiesta que el proyecto se ha presentado hace cuatro meses, á lo que contesta el Sr. SÁNCHEZ ROMÁN que eso es cierto, pero que no lo es menos que la Comisión dio su dictamen anteayer ORDEN DEL DÍA Cuiítinúa la discusión del proyecto de re- forma de la ley Hipoteearia. Consume el primer turno en contra el se ñor Sánchez Román. Con detenimiento hace historia de los precedentes del proyesto, impugnando que, siendo la ley Hipotecaria parte integrante del Código civil, se acometa su reforma con detrimento de los preceptos de éste y de la ley de Enjuiciamiento civil. Pone de relieve el alcance jurídico gravísimo que el proyecto entraña, cuando nada aconseja ni justifica la presentación de tal proyecto por el Gobierno tal como se somete á debate. Aunque sólo se tenga en cuenta que esta reforma viene á subvertir lo legislado sobre propiedad particular, se comprenderán las funestas consecuencias que traerá su aplicación. Mientras el Gobierno no varíe el dogma del art. 106 y sus concordantes, no habrá hecho más que uaa obra heterodoxa, una infracción completa de una ley histórica, tradicional, que amparaba los respetos que la propiedad privada mereció del Parlamento. (Llega el general Ochando á la Cámara y conferencia largamente con el presidente sobre el incidente promovido por el general Primo de Rivera. Examina y combate el art. 10 y se detiene en consideracioaes sobre la superficialidad y contrasentidos que resalta del concepto que de la extensión de la hipoteca tiene el obierno. Al intentar esta reforma áebió pensarse en derogar el art. 106 de la ley vigente, al cual no hace relación el pro 3 ecto, por más que se trata de una transformación substantiva. (Continúa la sesión.