Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LAMODA PX 1 (IS, MAYO, 1908 I os peinados femeninos van aplanándose cada vez más y recogiéndose muy cerca de la naca. Esto produce una total modificación en el aspecto de las lindas cabecitas, que hasta ahora, en estos últimos tiempos, se complacían en mostrarse altas y voluminosamente ahuecadas. Los cabellos partidos por una raya en el centro de la cabeza y recogidos en dos bandos lisos es peinado que sienta bien á los rostros de facciones finas y perfectas. Para un rostro de facciones menos regulares, de expresión más accidentada, se da la preferencia á los bandos de anchas ondas, separados por una raya lateral. Cuando las cualidades de la fisonomía lo requiera, se pone un ligero crepé, que da á los bandos más espesor y vuelo. Nadie duda que estos peinados, que comienzan á hacer furor, son sencillos y bonitos... cuando la que lo luce es linda y de elegante distinción y sencillez; pero nunca tendrán el artístico desorden tan favorecedor que tenían los llevados últimamente con encantadora profusión ás cilios y rizados. esean las damas y damiselas ostentar una toilette que á lo menos en colorido sea de una indiscutible novedad y que tenga chic? Pues L ágansela del matiz llamado cia de nuestra silueta. No nos deja más trabajo que el de elegir entre las novedades que cada día surgen. En esta inmensa variedad de seducciones estivales es imposible no encontrar toilette que nos siente bien y que hasta parezca haber sido creada especialmente para cada, una de nosotras. todo caso de no colocarlas cerca de luces de llama, pues la preparación que se les da para mantenerles en buen estado las hace fácilmente inflamables. ADVERTENCIA. En esta sección se contestará 1 as faldas cortas continúan de moda y prestan útilísimos servicios. No obs- d las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirtante, jamás se recomendará bastante el nos, siempre que la pregunta venga acompañada de 0 SEA que no la usen las señoras ni señoritas grue- SIETE CUPONES C 0 T 1 KELATIY 0 S, sas, sean ó no de buena estatura. La falda DEL 1 AL 7, de los que se publican diariamente corta es y debe ser del exclusivo uso de las en las páginas de anuncios A B C Las consultas habrán de firmarse con un seudónidelgadas, que nunca hallarán en ella la nota ridicula tan temida siempre y con tanta jus- mo ó con iniciales. Las que se firmen con nombres ó apellidos, se contestarán con la inicial de ios mismos. ticia. La Jiirección se reserva el derecho de no contestar I a Moda, que recomienda los grandes sa- á determinadas consu tas que exijan gran extensión eos de malla de oro, exige al propio en la respuesta. tiempo que, pendiente de artística cadena y Un andaluz que anda sentado. ¡No, por Dios! ¿Cómo en unión de otros tres ó cuatro grandes y iba yo á enfadarme con un comunicante tan bueno y galanvaliosos dijes, se lleve en la cintura un bol te? De ningún modo! Escribo á veces poco porque no sillito pequeño, también de malla de oro y puedo disponer de más espacio. No sé de dónde era; si remuy dolorosa adornado con piedras de suave color viole- ptte, veremos. M e ha producido invadido mi impresión su carta, una ternura Dios ta, para poner en él el dinero que haga fal- querráyque salga bieninfinita ha despedida que alma... usted ta gastar menudamente: limosnas, tranvías, no sea eterna. Mucho y que la saberlo. me da me alegrará- coches, etc. Es de mal tono abrir siempre y Una andaluza. -Es usted muy amable. ¿Eran de Jlinét para todo la gran bolsa, que se supone de No recuerdo. Si lo eran, vaya usted á la calle de Fernanmayores empleos: pañuelo, libritos, espejo, pa- do V I número 7. De cuatro á cinco años. Se lleva más ef peles importantes, b orlita ó papel- polvos, corto. Uno que está mochahs por su chatilla. -Acostúmbrese etcéí era. VIZCONDESA B. DE NEUIL Y D liste nombre fue ideado en el siglo xvín por el conde de Artois, y es un tono rubio ceniza que reproducía exactamente el suave color del cabello de María Antonieta. Entonces alcanzó gran éxito, y no es menos el que ahora goza entre las francesas. A hundan las chaquets de dril azul carnpe sino y dril ciruela. Merced á esta novedad se podrán remozar los vestidos del año anterior. La falda puede ser de dril blanco, y si se quiere seguir fielmente la moda puede incrustarse en ella encaje al crochet, bien en entredós ó bien en forma de aplicaciones. Se usa mucho el Cluny y el encaje de crochet. En torno de las incrustaciones se bordan diminutas ramas de florecitas en bordado al plumetís, con mezcla de motivos ejecutados con soutache. Los chaquets susodichos deben lucir también incrustaciones de encaje previamente teñido del mismo tono que la tela. Una de las combinaciones que tiene una elegancia más refinada es la de las aplicaciones al crochet figurando ir- -s margaritas. os lunares y las motas aparecen cou la aspiración de derrotar por completo á los cuadros y á las rayas. Se verán este verano muchas faldas moteadas con chaquets de dril liso, y también toilettes enteras del primero de dichos estilos. También se usan trajes de lunares con cenefas lisas del color de éste; dichas cenefas van en el borde de la falda, de las mangas y en el cuerpo, formando tirantes sobre una blusa de encaje. cabello de la reina. A 3 RNOS DE ALGAS PARA SOMBREROS A primera vista parece que las algas no son una materia conveniente para adornar sombreros de señora. Dicho sea en verdad, sólo se usa actualmente con tal objeto una variedad de algas. Hace algunos años las algas estuvieron muy de moda en Inglaterra, tanto, que la demanda excedió cpn mucho al abastecimiento, el cual es siembre limitado, pues aunque la cosecha dura desde Octubre hasta principios de Abril, toda la cantidad que se reúne anualmente para fines comerciales consiste en unas veinte ó treinta toneladas. La isla de Graín es el campo de acción de los recolectores. El producto no se cultiva de manera alguna, sino se deposita en la playa y es recogido en la menguante. No se sabe á ciencia cierta de dónde viene, pues mientras unos dicen que crece en las aguas hondas del mar del Norte, otros entienden que su patria son las aguas poco profundas del Támesis. Los cosechadores, gente pobre, venden las algas á negociantes que las envían á Londres y al extranjero. Actualmente, el precio en el mercado es de seis peniques por libra, estando las algas secas en partes libres de suciedad. La. reina Alejandra, enemiga del exceso de plumas en los sombreros, que amenaza exterminar las lindas aves, adquirió recientemente una cantidad de algas para desarrollar su moda en los sombreros de mujer. Combinadas con las flores artificiales, las algas producen efectos encantadores. Hoy en día se ve una variedad de sombreros adornados así en las más famosas casas de modas extranjeras. No se limita, sin embargo, al arte de la modista el empleo de las algas como adorno; con las algas se decoran mmy bien habitaciones y mesas, teniendo cuidado en L plena libertad para vestirnos según la gra- es realmente bondadosa La moda este año cada ve nos deja más é indulgente; usted á hablar despacio. Aunque fuese tartamudez se corregiría. Gracias. Tino que se larga. -1 tt Yo creo que bien, pero no puedo asegurarlo. 2 a Tres pesetas aproximadamente. Buen viaje. E compañero de doña Perjuicios. -No es cierto; lo que sí hace falta es una buena dosis de indulgencia para el prójimo. lina castellana nueva que ya esta alegre. -Me felicito por haber contribuido á ello. Hágasela de seda lavable; resultará muy linda la toilette; la falda con cola. Lave el manto con cerveza y plánchele poniendo un paño negro encima. Pruebe con gasógeno; pero si son de humedad, dudo de que se quiten. No sé, llévelo á una fábrica. Extirpación con las uñas y suaves fricciones de éter. Gracias; me alebraré qu me escriba. So T E 4 a. -Debe usted despreciarle y huir de todos los sitios que frecuente, y decírselo claro, si alguna vez le ve. A su segunda pregunta la diré que actualmente no existe ninguna buenai pero creo que están á ounto de salir á luz una ó dos. Quedo á SUJ órdenes. Una que no se cambia por nadie. -Me alegro de que tai. satisfecha se halle, l. Si le quiere usted, no le deje por eso. 2. a No. 3 S De ninguna manera, ni una siquiera, ó se arrepentirá usted. 4 a Procure salir fuera del sitio donde habite í. Nada. 6. a La engaña á usted. Otro. Hombrel pues no es muy envidiable la propor ción; pero... ¡si á usted le gusta! Puede usted hacerse una porción de consideraciones para olvidarse del físico. Levántese todos los días cantando, por ejemplo: En la fruta y las mujeres no hay que buscar la hermosura; bien fea es la remolacha y de allí sale el azúcar y hacer acopio de resignación, diciendo. Si que me eché una cadena y que es cidena pesada; pero escogida por mí, ni me pesa ni me cansaPaciencia, y... buen provecho L. ffl. -No se estilan absolutamente nada. ¿Lo siento pero... no lo puedo remediar! Sí. Un poco. t M e parece usted graciosísima y simpática en extremol Vn estudiante enamorado. -Pues lo único que se me ocu rre es que se resignen ambos, y canten constantemente; Cuando quise, no quisiste, y ahora que quieres, no quiero. Preh. -1. a Trajes de piqué y batista blanco, azul J rosa, y alguno de seda lavable; la descripción de las hechuras ocuparía demasiado espacio. Calzado de pieles amarilla, gris y negra. 2. a Cascarilla americana. Polvos Angelina 3. a Use Petróleo Gal- 4 a Sí, se jabona bien y después se pasa la piedra; en las buenas perfumerías, una peseta. S. Miga de pan mojada en vinagre. 6 No la conozco. Venden pomitos á propósito 7. No sirven para nada. 8. Se usan más de dril ó piqué; tirabuzones aprisionados con un lazo. 9 N o sombreros. 10. No existe ninguna- eficaz, A sus órdenes.