Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C- SAEADO ifi DE MAYO DE 1908. EDICIÓN 3. PAG. 9 ocasionándose varias lesiones? graves ea distintas partes del cuerpo. Después de curado en la Casa de Socorro XTumeiosos amigos y admiradores del nodel Hospital, pasó á su domicilio. tabilísimo pintor D. Fernando Alvarez deSotomayor diéronle anoche en el hotel OS TRANVÍAS En la glorieta de Ato- inglés un banquete para festejar el reciente ¡LJ cha, y por el coche 127 nombramiento que lleva á dirigir la Escuede la Compañía de Tracción, que guiaba el ia de Bellas Artes de una de las más imporconductor Emiliano Regino Martínez, ix tantes capitales americanas al laureado aranoche atropellado Casimiro Ortega Valen tista. Triunfo tan señalado bien merecía ser tía, de cincuenta y siete años, de profesión celebrado, y lo fue cumplidamente. jornalero. B Durante la comida hubo ininterrumpidas Conducido á la Casa de Socorro del Hosanimación y alegría; artistas y jóvenes etr pital, fue asistido de varias contusiones eu Su mayoría los comensales menudearon los diferentes regiones del cuerpo y la fractura rasgos de buen humor y de ingenio. de la tibia derecha, f A los postres hablaron el Sr. Meifrén, para Su estado fue calificado de grave. lelicitar al festejado; nuestro compañero El suceso produjo alguna excitación entre! L, uis de Tapia y el Sr. Sotomayor, que dio el público que á la hora en que ocurrió cir las gracias por el obsequio y prometió no culaba por la glorieta de Atocha olvidar aquella prueba de amistad que sus compañeros le daban. NA DESGRACIA Anoche, á las nueve, marchaba por la Puerta de Atocha un carro de transporte CUENTOS ILUSTRADOS del Cuerpo de Sanidad Militar. Montado ea una muía de las que arrastraban el coche (Se abre la puerta del café. iba un soldado de dicho Cuerpo, llamado El uno y el otro (Al mismo tiempo) ¡Ahí Manuel Jiménez Villena. E N UN C A I É- -P E R S O N A J E S U N SFÑOR, OTRO EK. JR está Durand! ¡Ya era hora! Espantóse dicha muía, y Manuel Jiménez (Se levantan y se dirigen hacia él) Y DURAND. cayó al suelo, ocasionándose graves contuDurand (Alargándoles una mano á cada Ambos señores hállanse sentados fíente á uno) ¿Cómo estás Y tú ¿qué tal? (Ambos siones. Trasladado á la Casa de Socorro del Hosfrente, cada cual en una de las extremida- señores se miran con extrañeza. Queridos des del salón. TJeen: el uno, Le Temps; el otro, amigos, dispensad ini poca puntualidad; pital, recibió asistencia facultativa, siendo después trasladado en una camilla al cuarLaLiberté. pero aquí estáis, y eso es lo importante. ¡DeUno de ellos. -Si no conociera á Durand, seabais tanto ser presentados el uno al otro! tel de los Docks. creería que se ha burlado de mí. Hace más (A uno de los señores. Te presento á raon- 1 NA RIÑA Para celebrar coa toda sou de media hora que le espero, Y sin embar- sieur de I ancry, el psicólogo profundo, el i lemnidad la fiesta del Santa, go, me ha recomendado que no falte á la autor de lormentos ignorados. (Al otro. Er- Patrón de Madrid, se reunieron ayer tarde cita... Algo importantísimo decía en su car- nesto Sylvani, el autor dramático de quien Manuel Sáez Abascal, de treinta y dosaños, ta. ¡Si al menos supiera yo de qué se trata... te he hablado y con quien deseas colaborar tratante en ganados; José Martínez JBugaÉl otro. (Disimulando un bostezo) ¡Cómo escribiendo juntos una comedia sacada de mán, de veintiocho, vaquero, y Manuel se aburre uno aquí... No hay nadie, fuera su hermosa novela. Abascal Diego, de treinta y cuatro y de de ese hombre gordo que está ahí enfrente (Píntase la estupefacción en la fisonomía igual profesión que el anterior. y que se duerme leyendo el Temps. ¡Con tal de ambos señores. Parece que en una taberna de la ronda de que no tarde Durand! Por lo visto, tiene Los dos (Saludándose á la vez) ¡Cuánto de Segovia comieron abundantemente y que comunicarme algo muy interesante. apuraron unos cuantos frascos del rico pegusto, querido compañero! Elimo. (Volviendo á la primera página del león de la tierra. E. JOLICLER periódico que tiene entre las manos) -VolCuando los estómagos estaban repletos y veré á leer el artículo de fondo. (Mirando la cabeza á la temperatura del rojo ó poco con disimulo al otro) Y ese tipo que no menos- surgió entre los tres amigos una suelta La Liberté... No es que tenga mucho disputa que se resolvió á palos y á puñaempeño... Pero hay que pasar el rato. Y- Duladas. rand no acaba de venir. Del lugar de la refriega fueron recogidos El otro. (Hace otro tanto) -No parece sino dichos individuos y trasladados á la Casa POR CABLE que piensa aprenderse de memoria lo que de Socorro del Puente de Segovia, donde dice el periódico... ¡Qué pesado es! (Emprenfueron curados por los médicos de guardia DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR de por sexta vez la lectura del periódico) de las heridas y contusiones que presenCALCUTA, 1 5 6 T El uno. ¡Demonios... I a ha emprendido olocada por una mano criminal, ha esta- taban. en más grave estado se hallaba era ahora con los anuncios. Debe ser un viajanKl que te de comercio. Además, eso se adivina tan Hado entre los Tríeles del tranvía una José Martínez Bugatnán, el cual tiene dos bomba de gran potencia, hiriendo á cuatro heridas, una en el brazo y otra en la espalsólo con observar su ridicula elegancia de transeúntes, uno de los cuales se halla en da, y además varias contusiones en la caprovinciano. El otro. -Creo que me ooserva... Tiene la estado desesperado. -t El suceso ocurrió en una de las principa- beza, ¿lirada hipócrita, los labios espesos, la manManuel Abascal Diego tenía materialdíbula prominente. No me extrañaría que les calles de esta población. Un coche que mente deshecha ia nariz, y Manuel Sáez fuese un individuo de baja estofa. Un lu- pasaba en el momento de estallar la bom- Abascal, una gran contusión que le destrochador de feria... un matarife, vestido con ba voló, materialmente convertido en mil zó la mandíbula superior. su traje de los días de fiesta... ó algo peor pedazos, recibiendo los caballos horrorosas El juez de guardia, que era el municipal heridas. quizá. No es extraño que lea despacio, si de la Inclusa, en funciones de primera Todos los cristales de las casas de los al- tancia, Sr. Cano- Manuel, acompañado instiene que deletrear, y tengo la seguridad del, rededores quedaron hechos añicos. de que no entiende lo que lee. actuario, Sr. Correa, se constituyó en la Ca- El uno. -No, me equivoco, no es un viasa de Socorro, comenzando á instruir las jante d, e comercio. Esas mejillas bien afeiprimeras diligenci as. tadas, ése pelo largo, ese chic, más que proDe lo declarado por los heridos á través vinciano, exótico, revela que es americano. de los vapores del vino resulta que ningu I, ee, pero en realidad no se entera de nada. no de los tres sabe por quién ni cómo fu Es una actitud que adopta y por eso no ter- 11 N MILAGRO DEL SANTO Junto á la er- herido. mita del sanmina su lectura. Teiminada la declaración, fueron los heto fue ayer detenido el conocido timador ridos trasladados en camillas al hospital El otro. -Sigue examinándome el hombre gordo. Tiene tra aspecto feroz. No quisiera José García (a) el Navarro, por haber robado Provincial. 4; á un romero un reloj de plata antiguo. -s tropezar con él en un despoblado. Esta madíugaéla ha sido conducido a 1 El Navarro fue registrado, habiéndosele Juzgado de guardia Policarpo Diego Crés- Elimo. -Sí, lee por hacer algo. Pero, ¿por qué? ¿Qué intención es la suya al venir á ocupado los objetos robados. po, á quien se vio salir de una casa próxima ¡Milagro del santo! este café desierto, que no puede ofrecer ninal sitio de la refriega, armado de- una tre gún aliciente á un extranjero? ¿Por qué me flCCIDENTE DEL TRABAJO En una meada estaca, dispuesto á intervenir en la mira de soslayo de cuando en cuando? Paobra en, contienda. -j vece que le estorbo. construcción en el Cerro de la Plata se cayó Policarpo que es pariente de Manuel El otro- -Creo que he resuelto el proble- desde un andamio, donde trabajaba en su Abascal Diego, se aprestaba á defender á ma. Es sencillamente mi j ¿ckpocket inglés ó oficio, el albañil Nicanor Montero Sana. éste T ¡1 potado Sel Tretido es grave, UN BANQUETE americano que aguarda á alguien. Pero ¿á quién? ¿Probablemente á algún cómplice? u DOS PSICÓLOGOS C EXPLOSIÓN DE UNA BOMBA SUCESOS