Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
TEATRO LARA. CON PLUMAS DE PAYO REAL) RlffilO. PUGA. SIMO RASO. ROMEA. SRTA. PARDO. BARRAYCO 4 DCMIIS género chico español será- ¡oh queridos y esto debe ser una cosa gravísima para autores transcendentales! -el que pasará las los musulmanes, á juzgar par el furor con fronteras clespués de esta primera victoria, que Maca- babá se pasea por la escena. I, a favorita huye aterrorizada; el pollo porque los literatos franceses han caído en la cuenta de que esta producción pequeña Tejada se esconde debajo de un mueble El es precisamente la original. I a otra, la gran- coro ríe. Pero Paquita descubre dónde está la de, es casi siempre traducida, al decir de algunos que se llevaron más de un petardo mora falsificada y Maca- babá se la entrega pidiendo obras de gran éxito en España, á Maboul para que la custodie. Tejada estornuda, y el estornudo le pierde, porque que resultaron ser antiguas conocidas... Maca- babá advierte su presencia. Él conCin embargo, apenas conoceríais á vues- quistador, al verse perdido, se arroja por el tro amigo Tejada si le vierais en París, balcón, le sigue el moro, y el acto primero porque se ha rodeado de mujeres bonitas, termina... ¿Cómo? Con el correspondiente ha puesto á contribución escenógrafos y baile y más champagne y más juerga. modistos y se ha presentado en el Casino Y con la misma juerga, el mismo baile y de París resplandeciente de lujo. Además nuevas libaciones empieza el acto segundo ha ampliado sus aventuras, y si en Madrid en el Gasómetro, momentos antes déla asnos distar a por espacio de una hora esea- censión del dirigible- Juan Pérez. Este se dissa, aquí no tarda menos de dos horas y me- pone á surcar los aires; las maromas están dia en relatarnos todas sus proezas. ya sueltas. Paquita y I ea- -la mora de BaComienza la obra con una gran ñesta en tignolles- -dicen que se van á Marruecos en el hotel de Cádiz, momentos antes de la as- un dúo sentimental que dentro de ocho días censión del dirigible Juan Pérez, y hay brin- cantará todo París. El coro baila la Paradis, bailes gitanos, cuplés y gran zaraban- guaya. da. Mientras Juan Pérez y el propietario del Cuando el globo va á zarpar entra Tejaglobo refieren las maravillosas aventuras da, que se zambulle en la barquilla, y, perHe Tejada, vemos á Paquita preparar su siguiéndole, el sultán Maca- babá, que apevenganza contra el seductor pollo. nas llega á tiempo para agarrarse al ancla y Por fin hace su entrada Le beau lejada con ascender por los aires... tos inevitables cuplés, para dar á conocer á Acto tercero. El harén á la hora del baño. las pescadoras de corazones, y de nuevo se Decoración espléndida, mujeres adorables, brinda, se baila y se alborota. música lánguida, veladas desnudeces, comCuando dejan á Tejada sólo éste descubre binaciones de luces... El gran éxito de la su lío con la favorita del Sultán, Maca- baba, opereta... á la que tiene escondida en un cuarto del De pronto cae el sombrero de copa de Tehotel. jada, y momentos después Tejada en persoMaca- babá y su fiel secretario Maboul an- na. Canción de la canariera. Paquita, I ea y dan persiguiendo á la infiel, cuya falta han la inglesa institutriz de los hijos del Sultán advertido. Paquita ofréceles su ay uda para se disponen á salvar á Tejada y le ocultan vengarse de Tejada. I,o s marroquíes se ena- en el fondo de un baño, cuando se presenta moran de ella y la proponen que llene una el terrible Maca- babá. vacante que existe en el harén. Paquita, Desde su escondite, el beau Tejada escucha como buena española, sabe bailar la danza. su sentencia. Maca- babá piensa hacer de del vientre- ¡claro! -y con dos molinetes á Tejada el gran eunuco del harén. Tejada tiempo saca de quicio á los moritos, que ya tirita de terror. no se quieren separar de ella. En tanto estalla una revolución, prepara Tejada entra sigilosamente conduciendo da por Maboul, para destronar á Maca- babá; á la favorita del Sultán, que resulta que es Tejada, disfrazado de comerciante de escla una mora de Batignolles. I os amigos de vas, pretende escapar, y la inglesa, que se Tejada le cumplimentan por su fortuna enamora del seductor, le protege, amparánamorosa. Se vuelve á beber, á brindar y á dole bajo su pabellón, pero le obliga á conamover las caderas, y cuando la juerga está traer matrimonio con ella. en su apogeo se presenta el marroquí danHuelga de esclavas que se rebelan contra do gritos y buscando á Tejada para descuar- su señor por falta de trabajo, exaltación de tizarle. Maboul al trono de Maca- babá y castigo de- -jMe han hecho co- cu! -vocííeia Maca- Tejada, que se encuentra al final con tres ilíiba. -rSJe han hecho eo- ctJ mujeres y tin escuadrón de chiquillos. os ariájáriáores, Feínand BreLsier y G. Putei han conservado el plan de Ja obra, pero S- npliándola y adornándola con nuevos episodios. Harry Mars hace el tipo de lejada con gran entusiasmo y ha logrado que el público riera toda la nocle. Jaquet, en Maca- baba, delicioso. I, a palisetta y Mars Pearls interpretan los papeles de Paquita y I ea á la perfección. Tedos sellos fueron aclamados infinidad de veces á la terminación del espectáculo. Quinito yalverde ha eonsegamo su mi mer gran triunfo en París. Ha trabajado sin descanso, pues la partitura, si se exeptúan los tres números de la cananera, las pescadoras de corazones y J Paraguaya, es absolutamente nueva y consta de la friolera de diez y nueve núii. eros. Le beau Tejada ha constituido un éxito tai grande, que la dirección del Casino se propone inaugurar la temporada próxima con la obra tal como se ha estrenado. El esfuerzo realizado por Quinito es enorme y muy admirado por la gente de bastidores que desconoce el modo de trabajar de nuestros actores, pues aquí lo,3 músicos se limitan á escoger trozos conocidos y ponerlos letra; pero jamás hacen r ada original para la? obras que en los music- hall se estrenan. Las obras van á llover ahora sobre el jo ven compositor español, que tan brillantemente ha triunfado después de pasar días muy negros y horas muy amargas, pues no es nada fácil llegar á conquistar el cartel d un teatro en París. Y hasta conseguirlo hace falta derrochar mucha energía, mucha voluntad y no dejarse yencer por desalientos. Quinito Valverde tiene ahora un gran porvenir en París, después de este gran triunfo, no os asombre si un día (quizá no lejano) os enteráis de que el atttor de tantas partituras regocijada s ha puesto sa apellido en los carteles de la Opera Cómica, al lado de los de los grande compositores. Para el público parisién Quinito Valverde es desde esta noche ana personalidad eminente, y si grandes i eron stts triunfos en IJspaña, mayores le aguardan aquí. Porque es una no 1 icia que interesará al mundo de los teatros! en España es por lo que me apresuro á enviar por telégrafo estas impresiones del estreno de Le beau Tejada en el Casino de París apenas terminada la premiére, á la que asistía lo más selecto de la sociedad parisina. Dirigió muy bien la r jMcer, a el propio Quinito Valverde. Je Jim CDEMAS.