Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C L U N E S i J D E MAYO D E 1908. EDICIÓN i. a PAG. 11. Todos trataron de aplacar á Francisco, ¿ne, cada vez más fañoso, demostraba que iba resuelto á hacer una hombrada, Entonces la suegra, dirigiéndose á su yerno, dijo: -Antonio, déjale que se vaya á dormirla mona donde quiera. Estas palabras exasperaron al borracho en tales términos, que comenzó á arrojar sobre sus parientes vasos, botellas, platos, sillas y hasta un cubo lleno de pedazos de hierro que había en un rincón de la pequeña estancia donde el drama se desarrollaba. Antonio, ya herido en distintas partes de la cabeza y ciego de furor, se apoderó de un cuchillo y arrojándose sobre su hermano le causó una profunda herida en el eos tado- izquierdo. Antonio cayó al suelo, y á los gritos de unos y otros acudieron algunos vecinos de la casa, los cuales separaron á los furiosos hermanos y dieron, aviso á las autori 3 d Los guardias de Seguridad números 844 y 855, auxiliados por un ambulante de la Cruz Roja, condujeron á los heridos á la Casa de Socorro de la Inclusa, donde les fuéápracticada la primera cura. Antonio presentaba varias heridas en la cabeza, que fueron calificadas de graves. Su mujer y su suegra también se hallaban lesionadas, si bien de no tanta gra edad. Francisco era el que ofrecía más cuidado; presentaba una profunda herida en el costado izquierdo, de pronóstico gravísimo. El Juzgado de guardia intervino en el asunto. PINA EN LA CÁRCEL En Ta galería tercera de la Cárcel Modelo estaban ayer tarde dos reclusos, José García y García, de treinta y ocho años, picador de toros, y José Martínez Soria, de veintiocho. Ocurrióseles para matar el tiempo jugarse una peseta á pares ó nones, según los fósforos que contuviera una caja que uno de ellos tenía. Perdió el picador y abonó su peseta. Pero pasado un rato se le ocurrió reclamarlo; negóse, naturalmente, el otro; la discusión degeneró en disputa; el picador levantó la mano y le asestó tres formidables puñetazos en las narices. Martínez cogió entonces un palo puntiagudo que había en el suelo y echándose sobre el picador, antes de que pudiera apercibirse, le produjo siete heridas gravísimas en el costado y en el hombro derecho. El Juzgado se constituyó en la Cárcel Modelo para instruir las oportunas diligencias. Olivares, Salvador Ferrero 3 y Petra Rodríguez. D. Clemente Olivares, asociado con don José Campuzano, tenían establecido un imcjn vista de insinuaciones hecüas por dis- portante bazar de antigüedades, en el que tintas personas á la Comisión organi- había objetos de grandísimo valor. zadora del certamen internacional de la Todo fue pasto de las llamas en unos Cruz Roja para que se amplíe el plazo se- cuantos minutos. ñalado para la presentación de trabajos, y El Sr. Olivares Uoiaba amargamente al la demanda de programas que todavía se ver convertido en un montón de escombros hace, dicha Comisión, accediendo gustosa á el fruto del trabajo de toda su vida. lo solicitado y con obieto de dar más tiemCalvados de milagro. po á los que recientemente han pedido da El guardia de Seguridad núm. 158, sin tos y noticias, y que de este modo sea el certamen más concurrido y brillante, ha medir el riesgo que corría, subió al piso segundo, de donde sacó todo el mobiliario d acordado prorrogar el plazo para presentar trabajos hasta el 30 del próximo mes de Ju- una familia. Los guardias números 856, 823 y 812 salnio, á las doce de la noche, en. cuyo día y hora quedará definitivamente cerr- uio 1 varon á los niños Blanco y Fernando Lodo de Hierro, cuando se hallaban próximos á plazo de admisión. morir asfixiados También fue salvad a por aquéllos la niña I a Junta directiva en pleno del Ceatio de Hijos de Madrid ha presentado la di- Natalia Serrano, hija del dueño de la chumisión de sus cargos con carácter irrevo- rrería establecida en la misma casa. Asimismo pusieron á buen recaudo ios cable. 7- referidos agentes dos baúles que contenían e s t a tarde, á las tres, y bajo la presidencia metálico, y que estaban en una de las habi del ministro de Instrucción pública, se taciones de dicha casa. verificará la sesión inaugural del segundo 1 i n o 1 u e quiere morir. Congreso español de Cirugía, én el anfitea En la guardilla de la casa núm. 8 hatro grande de la Facultad de Medicina. bía un anciano enfermo que, no obstante el Terminada ésta, dará comienzo en segui- peligro que corría, no quería abandonar su da la primera sesión científica. vivienda. Instado por el guardia 158, se negó en reC u Majestad el Rey tiene gratnóío re la dondo, diciendo que quería morir aferazado 1 9 M en TTTÍ ÍÍ 3 á stf. modesto ajuar. El guardia, viendo que el peligro crecía Preciados, 20, La Funeraria. Teieí o 225. por momentos, cargó con el viejo y lo llevó á la calle. IQombero en peligro, Para combatir el incendio, que, como queda dicho, se había propagado á la casa. Cf 1 popular mercado, el más típico de Ma- núm. 7, se armó la escala de salvamento. Un bombero que se hallaba en lo más alto drid, ha sido víctima de uno de los mayores siniestros que registra la historia de de aquel aparato echando agua comenzó de pronto á pedir socorro, porque al hacer funaquella populosa barriada. Desde los primeros momentos el incendio cionar uno de los tramos, le cogió una pieradquirió caracteres aterradores, efecto de na, que estuvo á punto de ser seccionada. La rapidez con que se acució en su auxila combustibilidad de los heterogéneos oblio evitó una desgracia. jetos allí almacenados. I as autoridades. eñales de alarma. Las primeras en acudir fueron las del A las diez de la noche los serenos de la distrito de la Inclusa. El comisario, Sr. SánRonda de Toledo y la pareja de guardia de chez Vidal, ayudado por una pareja de la Seguridad de servicio en el Portillo de Em- Guardia civil y varios soldados de Artillebajadores dieron la primera señal de alar- ría que se pusieron á sus órdenes, como prima, haciendo sonar los pitos, y disparando mera medida adoptETon la de contener al los revólvers. público, que se había aglomerado en torno ¿A l estampido de las detonaciones acudie- del lugar del siniestro. ron transeúntes y vecinos, y momentos También obedecía esta medida á evitar después los teléfonos funcionaban pediendo las desgracias á que pudieran dar lugar las auxilio á las autoridades y á los parques de frecuentes explosionas que partían del foco bomberos. del incendio, por las materias explosivas La primera noticia se telefoneó desde la que había almacenadas en uno de los puesfAMARERA HERIDA E n uu colmado tienda del Sr. Aigafore, establecida en la tos que se dedican á la compra de bombasv- -de la calle de la Ribera de Curtidores. y granadas de las recogidas en el CampaVisitación, servido por camareras, han cuesEl incendio se había declarado en la casa mento en las pruebas de tiro. tionado ¡moche, por celos mal reprimidos, unanúm. 5 de la Ronda de Toledo, un edificio Estas detonaciones causaron, como puede las chicas del mandil de peto, llamada de un sólo piso, en el cual hay establecida de suponerse, grandísimo pánico en los priEmilia López, con su novio, Enrique Gon- una modesta fábrica de jabón y lejía. meros momentos. zález Hernández. Según referencias de algunos de los veAcudieron asimismo el comisario geae- ISste, en prueba de galantería, rompió so- cinos, el fuego se inició á. la citada hora en ral, Sr. Millán Astniy; el coronel EHas, el bre la cabe za de su prenda un vaso de cris- la chimenea de la fábrica de jabón. jefe de la Comandancia de la Guardia civil, tal, produciéndola heridas qae le fueron Se propagó inmediatamente á los puestos D. Feliciano de Francisco, los comisarios curadas en la Casa de Socorro. inmediatos y á la easa núm. 7. Sres. Fernández Luna, Serrano de la PeEl galán voló, sin que se sepa adonde Los vecinos de ella tuvieron que abandrosa, Jiménez Serrano, Zaldívar, Cuilón, tendió las alas. donar sus viviendas precipitadamente, por- el secretario del Gobierno vil, Sr. Hartos que el voraz elemento había hecho presa O Neale, y los oficiales del Cuerpo de Segudel inmueble, y amenazaba deshacerlo. ndad de todos los distritos, El juez de guardia, Sr. Vela, con el persoK l servicio de incendios. n el Institato de San Isidro dio ayer por Llegó con algún retraso y tropezó des- nal á sus órdenes, se constituyó en el lugar la mañana el catedrático de la Universidad Central D. Andrés Ovejero una confe- de los primeros instantes con la falta de del siniestro, comenzando á instruir las primeras diligencias rencia sobre el interesante tema La poesía agua y de a que se pudo disponer fue faciespañola en la guerra de la Independencia litada por el propietario de una fábrica de 1 n randeu El Sr. Ovejero examinó las producciones sebo. Como siempre sucede en estos casos, El incendio se propagó con extraordinade la mayoría de los poetas de aquellos los cacos hacen su agosto, apoderándose de tiempos, ensalzando á todos, sobre los eua- ria rapidez, y en pocos instantes quedaron codo cuanto hallan, fiados, naturalmente, en es colocó á Quintana, cantor primero, de reducidos á cenizas los puestos de Clemente la impunidad. las excelencias de paz; cantor, después, de la necesidad de la guerra. El Sr. Ovejero escuchó nutridos aplausos. JNCENDJO EN LAS AMÉR 1 CAS S E