Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a actuar, pasado algún tiempo, sobre el animal, éste, con dosis mucho menor, sufre mai N o ainenace jaznt. s tas lujos yores daños, llegando á morir con muchos LOS NIÑOS EN LAS dolores. Es decir, que en vez de llegar á con abandonarles con los chicos de la calle; CASAS OBRERAS preservarse por la inmunidad, adquiere una muéstrales e 1 m; dio de evitar su triste 1 f na generosa donante, la señorita france- sensibilidad excesiva para sufrir los efectos suerte. sa María Souvestre, ha hecho un im- del veneno. L, o que importa, por lo tanto, es V. Si tu hijo da espontáneamente un portante donativo á la Sociedad filantrópi- conocer bien el peligro. Estos fenómenos patológicos explican en beso á un niño pobre, no detengas su noca de- París, con el cual han edificado una casa obrera en el barrio L ¿a Vúlete, rué cierto modo otros de índole moral cuya gra- ble impulso, piensa que el que ama casi vedad desconocen padres y educadores. d Allemagne. siempre es amado El niño que en sus primeros años ha suEn el piso bajo han construido uu coberV I Haz entender en tu casa que tizo para que los niños jueguen en los días frido ciertas excitaciones malsanas y perde lluvia; al lado existe una instalación versas, á medida que crece y se desarrolla nada se pierde en la Naturaleza, y por completa de baños- duchas. I,o s suelos, los puede llegar á pervertirse y sucumbir, pues tanto, que nada se debe desperdiciar. muros y las escaleras son de cemento, lo las nuevas excitaciones provocan sucesivos V 13. Si Fueras rjeo y quisieras que cual da solidez y limpieza. Todo se ha pre- envenenamientos, acrecentándose la grave- llamaran á tu hijo amo, haz que trate dad del proceso á medida quee aumenta la visto; al lado de la rampa de la escalera, un como humano á sus inferiores. pasamanos movible permite bajará los ni- edad Sólo así se explican las sucesivas y doloños sin peligro y les evita la tentación de V I H Si eres- pobre, haz que tus hijos rosas caídas de muchas infelices, en quienes conozcan bien á fondo la desgracia, para montarse á horcajadas. l as habitaciones son amplias, luminosas, las reincidencias en el mal son cada vez limpias, bonitas. Destínase á los niños una más frecuentes, sin que consejor, adverten- mejor encaminarse por la senda de la sala grande que da ala escalera y álos cuar- cias y auxilios espirituales logrea salvarlas. prosperidad. IX. Llevarás á tus hijos á visitar un tos, de modo que el padre, sin salir de casa, Se envenenan voluntaria y fatalmente como puede vigilar sus hijos y enseñarles un oficio, los alcohólicos, como los morfinómanos. asilo de huérfanos ó un hospital, por lo Creyendo satisfacer sus anhelos pasionales y la madre, desde el interior del hogar, vigi; la y anima á los trabajadores. I,o s clientes ó de momento, justificando siempre sus im- menos una vez dentro del año. X. Cuando lealkes una obra de carilos oficiales pueden entrar en la sala- taller pulsos viciosos, íven fuera de toda ley divina y humana y creen poseer voluntad y dad, haz de suerte que en tu casa no vean sin pasar por la casa particular. Tiene seis pisos de igual distribución, y energías cuando son unas pobres envenena- en esa acción un hecho extraordinario y en lugar de guardillas cubiertas de cinc, das de alma y cuerpo. No he de presentarte ejemplos que bien penoso, sino una gra -ísima costumbre de que caldean en verano y hielan en invierno conoces. Acudirán á tu memoria, induda- toda la vida. la habitación, se ha dispuesto una amplia terraza, con suelo cubierto de grava é iin- blemente. Por haberlos visto de ceraa supermeable, donde se han establecido lava- piste huir del contagio, te separaste discreBIENHECHORES DE LA INFANCIA deros y secaderos para el servicio de las fa- tamente de las gentes malas que no pienmilias. L, os alquileres son de 500 francos al san on rectitud, que no creen en nada ni año á 740. El propósito de la fundadora ha en nadie y, lo que es más triste, que no EL PADRE LERCHUND sido economizar tiempo y dinero á las fami- aman ni pueden amar. 1 crearse el obispado de Marruecos, que lias obreras y proporcionarles los medios de desempeñará por ve primera el virtuoque se educmen y críen higiénicamente los LOS MANDAMIENTOS so P. Cervera, tan sabio como discreto y niños. dignísimo, no es posible olvidar la gran fiNo hacernos acerca del particular el meDEL HOGAR gura de su maestro, el insigne franciscano nor comentario; pero el lector comprenderá P. Lerchundi, que en Tánger inició la creala importancia de pensai u el niño cuando se edifican casas para obreros. f ECALOGO DE i Enseña á tus hi- ción de escuelas para niños de todas las religiones, imitadas más Larde por Francia, poLA CARIDAD jos á ser piadosos an- sitivo y eficaz elemento de civilización. Adetes de ser caritativos; más fundó el hospital Español, favoreciendo sólo así podrán hacer la limosna por a m e por todos los medios que tuvo á su alcance la suerte de las familias obreras pobres. En los ONTAGIOS Tu conducta social mere- á Dios, no por amor á sí mismos úlüinos años de su vida protegió con entuce elogios, pero no creas Acostúmbrales á diferenciar bien siasmo la obra de los sanatorios marítimos, que voy á prodigártelos. L, a rectitud de tu contribuyendo con su valioso apoyo moi al espíritu repugna la adulación, que vive á la piedad del desprecio. expensas de 4l adulados. Pero sí has de 111. Vale más la mitad de la merien- á la erección del primer sanatorio, situado permitirme que te recuerde la energía con da de un niño dada á otro pobre que una en la playa de Chipiona, bajo la advocación de Santa Clara que supiste defenderte del contagio. En lo tísico, como en lo moral, es de importancia moneda de oro que le arrojase aquél desMurió antes de verlo inaugurado; pero la suma lo qus llamamos los médicos profila- de un balcón. perseverancia de la Asociación Nacional xia, es decr, la garantía de sanidad, y para obtenerla impoita fortalecer alma y cuerpo, ío cual se consigue educando y vigorizando la voluatad Así se exp ica cómo seres que permanecen entre apestados no se contagian, pues su organismo está siempre dispuesto á la defensa y liega á conseguir la perfecta inmunidad. En cambio, hay otras desventuradas criaturas propicias siempre á emponzoñarse y perecer. Te explicaré de qué modo ocurre esto. Un sabio fisiólogo francés, el Dr Richet, ha estudiado cuidadosamente la acción de los venenos orgánicos y ha descubierto que existen casos en los cuales cortas dosis de toxinas especiales producen en los animales inoculados trastornos diversos más ó menos pasajeros, y en vez de reaccionar convenientemente, pudiendo soportar sin peligro el envenenamiento por eliminación de la substancia tóxica, cuandojsta vuelve VISTA PANORÁMICA DEL SANATORJO MARÍTIMO DE SANTA CLARA, EN CH 1 P 1O NA CARTAS A FLORA C