Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO u DE MAYO DE 1908. EDICIÓN t. PAG. 9 Yo te cuidaba pot ser el más alegre de mi majada. Ya se lo llevó el lobo, ¡pobre cordero! ya el pastor, triste, llora su desconsuelo; por él suspira, CÓn él se han ido todas sus alegrías. Del rosal de mi huerto cayó una rosa; era la más lozana, la más hermosa; hoy, ya marchita, Ja beso, y al besarla la encuentro fría. Ya ha perdido su aroma, su color bello; hoy por ella suspira su jardinero, y, al contemplarla, llora, porque ha caído Sil flor temprana. De nii jaula escapóse mi paj arillo; ya no escucho como antes su alegre trino, ya no le tengo á mi lado, en constante revoloteo. Cuando amanece el día ya no me canta, ya le busco, y me encuentro sola su jaula. Los que le han visto dicen que iba hacia el cielo mi paj arillo. ¿Dónde están, dime, inundo, tus alegrías... ¿dónde están tus verdades... ¡Todo es mentira! Si te ni. o llevas á lo que más queremos, di, ¿qué nos dejas... Estas son mis pobres coplas, que por ser mías son malas; y por ser para mi hijo son las más buenas y santas. y al igual que el pobre ciego que al rasgar de su guitarra pide al mundo una limosna por la copla que le canta, así pido á á mis lectores perdón para la tonada que le dedico á mi niño i mi niño de mi alma. ANTYNIO CASERO que harta fechorías ha cometido para distraer sus horas tediosas y de nostálgico tpleen. movilismo, al que ya consideraremos desde hoy como una respetable antigualla. ¡Oh, ilustres habitantes de Colmenar, Bultrago, Fuenlabrada, Algete y Cadalso de los Vidrios! ¡Con cuánta razón desdeñabais el ferrocarril y os ateníais á vuestra buena diligencia! ¡Nada menos que un Vanderbilt os ha declaracto de buen tono! ¡Sois la dernier, sin que vosotros misinos lo hayáis sospechado! Luis GABALDON NOTAS TEATRALES fOMJCO. BENEFICIO Si alguna tiple g p ü f? d h derecho l leLORETO PRADO gitimainente adquirido para celebrar su beneficio, ésta os Loreto Prado, á la que sigue con entusiasmo incondicional, vaya Al tafiaf trepidante del automóvil ha su- blico de admiradores. donde vaya, su púcedido en las carreteras inglesas el repicar Con lo alegre del cascabeleo; al aviso de la grave dijimosdecir de la fiesta de anochelos que yá en el año anterior y en precebocina, el prolongado ¡eeh! del postillón se tendrá una de lo ocurrido, y el chasquido de tralla; al pestilente rastro dentes, única diferenciaidea la variedad del de gasolina, el turbión de polvo de la ca- con la Por lo demás, elde cartel. mismo calor en el rretera; á los caballos industriales, los ani- público, idénticas manifestaciones de aplaumados, y á los derrama es, el trotar rítmico so, igual, si no mayor, cosecha de flores y y uniforme de las bestias. espléndida colección de regalos. La idea de Vanderbilt ha sido tan exceComponían el espectáculo la linda zarlentemente acogida por la sociedad inglesa, zuela de Francos Rodríguez El señorito, esque hay cola en los despachos para tomar cenas de la revista de Larra Los falsos dioun puesto en las diligencias, y los eophes ses, los graciosos Niños de Tetuán, la po alar van de Londres á Brighton con el completo. zarzuela Alma de Dios y el estreno de dos Esta reversión á lo antiguo nos parece entremeses, originales de Amiches y Garmuy natural. La industria del automovilis- cía Alvarez, con música del maestro Torremo agotó las máximas velocidades; los de- grosa. portistas han satisfecho su anhelante vértiAmbos tuvieron éxito excelente. go de los grandes recorridos, y es lógico El Hurón, que así se titula el primero, es que, desfloradas ya estas emociones del pe- un apunte sentimental, escrito con ternura, ligro, vuelvan sus fatigados ojos á la pinto- y en el que Loreto hace una gentil modisresca diligencia, que les ofrece la plácida tilla. FelipeII es el título de otro entremés, contemplación de tierras y paisajes, en soli- y se reduce á unas cuantas divertidas escecitud de placeres nuevos. nas que ocurren en una agencia de niatriY como en España nos ¡atenemos, espe- nios, que Loreto y Chicote interpretaron cialmente en los deportes, al figurín inglés, con mucha gracia. puede que en no muy remoto plazo vuelva Los autores de los dos entremeses- salieá estar de moda entre la gente distinguida ron al final tres ó cuatro veces á escena. -iajar en diligencia, ennobleciéndose- -VanEn el resto del programa, Loreto renovó uerbilt dio el ejemplo- -el oficio de mayoral. los aplausos de siempre. Sólo falta para una completa y afortunaEnhorabuena. -F, da reprise el espectáculo castizo y pintoresco de los mesones, hábilmente restaurados; NA TIPLE ESPAÑOLA Los periódilasxuadrillas de salteadores de caminos, alcos de Seviguna que otra partida carlista, el saqueo de lia publican grandes elogios de una nueva las sillas de postas, toda la mise en scene, en tiple española, María De- Alvaro, que debufin, de lo pasado. tó con la parte de Mimí en la ópera de PucEstas emociones compensarían sobrada- cini La Bohemia. mente el encanto del turismo automovilista. La bella tiple llenó tan cumplidamente su Y aun se puede llegar á la última palabra: misión, que fue aplaudida con entusiasmo, á los viajes en galera acelerada, todavía más bisando algunos números de la obra. interesantes que los resucitados por VanAl dar cuenta del debut, dice un periódico dbil sevillano: La voz es de timbre simpático, pastosa, muy afinada é igual en todos los registros. Sabe cantar bien, liga y toma los alientos con conocimiento de 1 la frase y de la medida. Se trata, pues, de una artista de gran porvenir. u El capricao de un, poderoso vuelve á poner en boga un vehículo polvoriento y ya almacenado en las viejas posadas. Alfredo Vanderbilt, el formidable banquero yanqui, ha inaugurado un servicio público de diligencias entre Londres y Brighton, para el que dispone de 60 caballos, seleccionados entre lo más ñorido de su yeguada. Los 75 kilómetros del trayecto se recorrerán en siete horas, cambiando ocho ve es de tiro. Costará el billete 15 chelines, y los viajeros disfrutarán el estupendo espaldarazo de ser conducidos por el propio y auténtico Vanderbilt, que abandona el volante de sus magníficos automóviles, que guía como el más diestro de los chauffeurs, por las democráticas riendas del vetusto y ahora remozado medio de locomoción. He aquí cómo impensadamente ha recuHe aquí una simpática excentricidad que perado la diligencia su antiguo esplendor nos reconcilia con este mago del dinero, y qué golpe de muerte ha recibido el auto- LA ULTIMA MODA MARÍA i i na distinguida dama que lleva ese nom bre ha establecido en su casa, Magdalena, 32, un taller de confecciones en ropa blanca y de trajes y abrigos para niños. La aceptación de los primeros modelos, vendidos apenas ejecutados, á aristocráticas señoras, auguran para lo porvenir tanta fortuna como deseamos á la discreta y simpática María, en cuyas labores, tan primorosas como económicas, sabe imprimir el sello de elegancia y buen gusto que la caracterizan.