Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
INFORMACIONES DE IODO EL MUNDO ABC POR TELÉGRAFO, CABLE Y TELÉFONO kg, W- s f e t- W- sg ARTISTAS DE LA COMPAÑÍA INGLESA DEL TEATRO DE LA COMEDIA M 1 SS OLIVIA ELTONb DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL MISS IRENE LA. V 1 NGTON á fumar tranquilamente hasta que se que daban dormidos. Los artistas encargados de interpretar tan difíciles papeles simulaban el sueño, naturalmente; pero, en cambio, los espectadores ERES DE ESCÁNDALO hf bella LiMISS IDA STRATHAM que asistíamos á la representación nos dor TM S O l l) 1 3 62 C míamos de verdad... Parecía que aquellas amante del traidor LJHmo, se dejó seducir- ¡ana vez más! -por las tentadoras proposi- joven amante de Lebaudy, el emperador del nubes de humo que salían del escenario ciones de un music- hall parisién que la ofre- Sahara, inventó también un numerito de eran opio en efecto... ció un espléndido- contrato si se decidía á circo, y se presentaba en los teatros exhiA esto se reducía la exhibición de la bell presentarse en escena. La bella Lisón, con- biendo su aixgusta majestad en lo alto de un Lisón en el Concert- Europeen... Como ustedes camello... Hasta la célebre Casco de Oro, la ven, el arte no aparece por ninguna parte; vencida de que Ullmo tiene para rato, quiso antes de nacerse artista ver si podía con- reina de los apaches, se decidió á tomar un pero la Dirección había hecho un negocio quistar á alguno de los compañeros de su baño para poder pisar las tablas de un es- redondo porque el teatro estaba lleno todas antiguo amante, y al efecto tendió sus re- cenario... las noches y la gente se daba de rjuñetazos La bella Lisón tenía que concluir como á la puerta para entrar. des á dos ó tres oficiales de Marina, que comenzaron á picar en el cebo... A esta chica todas estas mujeres de escándalo, y al verse La bella Lisón iba acostumbrándose poce está visto que la da por la Marina. expulsada de Tolón, abandonada y sin re- á poco á su vida de artista y ya había emAfortunadamente, el jeje del Departamen- cursos, no vaciló... La empresa de un teatro pezado á acariciar ambiciosos proyectosto marítimo de Tolón, cuando supo que la la ofrecía un contrato en excelentes condi- Señores de frac y guante blanco la enviabella Lisón daba paseos melancólicos con ciones, y aunque ella no fue nunca artista, ban recaditos; la florista la llenaba el cameotro oficial, llamó á las autoridades y las or- ni sabe cantar ni bailar, aceptó, pensando rino de flores; llovían las invitaciones para denó que expulsaran de la ciudad á la in- que quizá encontraría á algún inglés excén- souper, y si todavía no se habían presentado trico que hiciera su fortuna, corregible criatura. el vieux marcheur caprichoso ni el excéntrico Y, de acuerdo con la dirección del Concerl- inglés millonario; en cambio, se la disputa ¿Qué iba á hacer la bella luisón? Recordó que todas las mujeres que han intervenido Europeen, hizo su debut... ban los curiosos extranjeros... en los escándalos sensacionales acabaron EA porvenir, pues, presentábase de coloi por explotar su celebridad en los escenarios ü s t o s señores directores de los teatros de de rosa... La novel artista veíase aclamada, de los cafe- concert... Blondinette, la compa- París es lo bueno que tiene; inventan festejada, solicitada... Y todo, ¿por qué? Poi ñera de D Aurignac, se aprovechó de la re- un espectáculo con la mayor facilidad, y salir media hora todas las noches capricho sonancia del proceso Humbert para salir á para que la bella Lisón se presentara al sámente vestida y ofrecer una rjipa llena dccantar couplets con voz chillona en un teatro público arreglaron una especie de panto- opio á los clientes que acudían á su Fude los bulevares; la Merelli, cuando terminó mima, imbécil como casi todas las pantomi- merie... su aventura con Galley, se contrató en un mas y aburrida como todas las cosas imbéLa bella Lisón estaba encantada, y para music- hall para intrigarnos durante un poco ciles. Era una Fumerie d Opium... Los aficio- demostrar su buen corazón no se olvidaba tiempo con su cabellera espléndida, hasta nados entraban y salían, la bella Lisón los de mandar de vez en cuando al pobre Ullque descubrimos que era postiza y que te- facilitaba silenciosa el veneno, y ellos se algún billetito azul, á fin de que pudienía la cabeza más pelada que un huevo... La acomodaban en los tablados v comenzaban mo consolarse allá abajo bebiendo una ra A B C EN PARÍS 1