Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 6 D E MAYO D E 908. EDICIÓN i. P A G 4. re establecerse en Roma porque considera Hay que suponer que, conmovido el coco demasiado monótoaa la vida que llevan los drilo ante los mimos que le dirige su poseecardenales de la Curia romana. Como otros dora, derrama abundante llanto de gratitud. eclesiásticos que pertenecen á casas Reales, ¡Qué! ¿No han oído ustedes hablar de las prefiere dedicarse al ministerio sacerdotal, lágrimas de cocodrilo? á los estudios arqueológicos y á la enseñan za en la Universidad de Friburgo. Esta li ta no es definitiva y quizá habrá OPLAS DEL MIÉRCOLES. que añadir algunos nombres antes que lleGOTAS DE LIMÓN gue el día en que se envíe oficialmente el biglietto, que es el documento que da cuenta ¿Por qué está enfermo Macario? de que el nombramiento está acordado. ¿Por qué está triste Evaristo? FRANCO FRANCH 1 ¡Por qué ha de ser! ¡Porque han visto las fiestas del Centenario! drcunstancialmente revolucionario, de cuna aristocrática? El artículo de Castrovido dejó un reguero de gratitud en el alma del marqués. Ha pasado el tiempo; se ha ofrecido ocasión de pagar esta deuda del corazón, y el marqués se ha levantado, con este motivo, ayer en la Cámara Hace muchos años que yo soy diputado- -decía el marqués; -durante todos estos años, he visto desfilar por el banco azul muchos ministros. Nunca me ha tocado á mí nada: ni una subsecretaría, ni una dirección general. Nunca he pedido nada tampoco. Y ahora voy á pedir algo. Voy á pedir al señor presidente del Consejo el indulto de Castrovido A seguida el marqués ha hecho ¡a historia- -que queda relatada- -de esta petición. El presidente del Consejo ha hecho el elogio de la nobilísima petición del marqués y ha prometido que estudiará este asunto, puesto que él por sí solo no puede resolver. El marqués de Villaviciosa de Asturias ha correspondido noblemente al antiguo rasgo de Castrovido. Castrovido es un pe. riodista sencillo, modesto, sin bambolla, de una gran laboriosidad y de una pluma fértil y amena. ORET INVOCA Los liberales españo- NUESTROS GRABADOS I ápídas conmemorativas. Por separado quedan reseñadas las solemnes ceremonias que ayer se celebraron en esta corte para descubrir las lápidas conmemorativas del 2 de Mayo de 1808, colocadas en la Puerta del Sol, calle de Bailen y plaza del Dos de- Mayo. La fitografía que encabeza el presente número reproduce el momento en que el Rey inauguraba la lápida colocada en el pretil de las Caballerizas Reales. Tpspaña en Sevilla. Como nuestros lectores saben, por los telegramas que oportunamente hemos publicado, la nota saliente de las ñestas de primavera en Sevilla ha sido este año la presencia de los grupos regionales que han ido á presentar allí los cantos y bailes populares de los distintos puntos de la Península. En su obsequio se han celebrado muchas y brillantes fiestas, y dorante ana de ellas se obtuvo el grupo de todos reunidos que hoy publicamos. ¡IKl concurso hípico en ku... En el interesante grnp de oficiales de Caballería alemanes, belgas, italianos y es- pañoles, concerniente al concurso hípico de Roma, que hoy reproducimos, aparece el te- niente Sr. Boceta, compatriota nuestro, que Isa obtenido el segundo premio en reñida lucha con otro notabilísimo jinete italiano. ¡Preciosa! ¡Viva el salero! ¡Talle de galma! ¡Gitana! ¡Vaya usté con Dios, lucero matinal de la mañana! Su pelo es oro fundido; sus mejillas, vivos copos... Surge un guardia. ¡Detenido! ¡Por echar piropos! Con tan adversa fortuna se casó Pepe Tamayo el dos de Mayo con Bruna, que hoy dice Pepe que es una víctima del dos de Mayo. Don José Echegaray é Izaguirre, estanquero mayor de estos reinos, ha aceptado la espléndida breva que ha poco le dieron. Desde el día feliz y dichoso en que momio tan grande aceptó, don José, que fumaba antes mucho, ¡ha dejado de ser fumador! ¿Por qué? Han en esa situación especial- -mezcla de inquietud y de cólera- -en que se encuentran los viajeros de un tren que llega con retraso, con considerable retraso á una estacipn con fonda. Si el partido conservador dura dos años más en el Poder- -y esto es lo seguro- -no se puede decir á qué extremos alcanzará la irritabilidad de estos se ¿Que al fin le diste tu amor? ñores. ¡Tenía que suceder! -Ayer tarde el Sr. Moret se levantó para Ya lo dijo un gran autor: t protestar de que en las bases de la ley so ¡la gallina y la mujer bre la escuadra, no se atendiese á la propican siempre lo peori ducción nacional. Se le demostró cumpliMANUEL OORJANO damente que sí se atendía. Pero la réplica del presidente del Consejo fue atajada por las protestas liberales. No sabíamos en la Cámara qué pensar ni qué hacer ante estos exabruptos. Los diputados liberales gritaban enfurecidos; el Sr. Moret, en el colmo de su cólera, invocaba á la opinión del 1 LLAV 1 C 1O SA El marqués de Villa- país Es frecuente que un político invoque Y CASTROVI DO viciosa de Asturias a la opinión; si este político tiene tras de sí ha sido en sus moce- á una gran masa- -burguesa ó popular- -está todos hemos i AS MODAS FEMENINAS No se trata de dades un poco revolucionario; En estos días bien. Pero, ¿qué masas hay detrás de estos un sombrero sido un poco revolucionarios. artículo. El treinta diputados liberales? ¿Qué le puede más que deje chiquitos á los que ahora os- terribles el marqués escribió un deifícate. El importar al país lo que estos treinta señores se titulaba: ¡Español, tentan nuestras bellas por esos paseos de artículodel marqués produjo cierta sensa- hagan? ¿Que ideas, qué programas, qué plan escrito de reformas hay en el partido liberal que Dios. Se trata de otra moda más refinada, más sación; el marqués quería que los españoles pueda interesar á la nación? La juventud leían el artículo extravagante, y, desde luego, fuera del al- se deificaran; los españoles decir verdad, los intelectual española, ¿es acaso liberal? con cierta estupefacción. A cance de muchísimas fortunas. ¿Cuántos espíritus de nota hay entre esos no Porque un sombrero estupendo le tiene ó españoles parasabían qué es lo que tenían treinta ó cuarenta diputados liberales? ¿Dónque hacer deificarse. t imite cualquiera; ¡pero un cocodrilo! de están sus libros, sus trabajos de inteliY el cocodrilo es el animal que impone á Algunos de los españoles que se sintieron gencia? las grandes señoras la despótica moda. No perplejos ante la irritación del marqués, Conteste el lector á todas estas pregu ntas. su piel preciosa, sino el animal entero, vi- reaccionaron bien pronto. A la perplejidad Entretanto, dejemos al Sr. Moret, tan bonvito y coleando. biguió la admiración. Admiraban á este es- dadoso, tan afable, tan culto, tan moderado Fue moda la tortuga, pequeña, pero car- critor que siendo marqués y además hijo de en sus exaltaciones, que invoque la opinión gada de valiosa pedrería. El capricho era D. Alejandro Pidal, escribía en un periódi- del país. co demagógico un artículo furibundo. Éncaro, pero todos los caprichos lo son. AZORJN Pasó pronto, con gran alegría de los que trelos españoles que sintieron esta admiratenían que pagar estas fantasías femeninas, ción hacia el marqués se hallaba un gran periodista: Roberto Castrovido. Castrovido despojadas de poesía y de atractivo. Ahora el antojo es otro. A la paciente tor- no se limitó á admirar en silencio al martuga ha substituido el fiero cocodrilo. Por qués. Cogió la pluma é hizo un artículo pri- f o n tiempo inquieto y un tanto molesto supuesto, que al feroz anfibio no se le lleva moroso en que colmaba de elogios al mar- por el ventarrón dominante, se cumqués. El marqués no leyó al pronto el ar- plió ayer otro de los números del programa encima ni se le tiene cerca. ¡Un demonio! Para tener el cocodrilo que la moda in- tículo; algunos amigos le notificaron su pu- al aire libre. glesa de las grandes damas impone se ne- blicación. El marqués fue presto á comprar Se descubrieron solemnemente las tres cesita tener otras varias cosas, entre ellas el periódico. Después leyó el artículo, y lo lápidas conmemorativas que el Círculo de mismo que Castrovido se llenó antes de ad- Bellas Artes ha costeado y que lucen desde tm hotel. El hotel necesita tener un parque; el parque, un lago. Y el lago y parte del jar- miración, el marqués se llenó ahora de gra- ayer en el Palacio de Oriente, en el ministitud. ¿Por qué este periodista, á quien él ni terio de la Gobernación y en la iglesia de dín, una reja sólida, por si acaso. siquiera de conocía, le trataba con I, a feliz dueña muestra el voraz reptil á tanta efusión, visita tanto cariño, con tanta Santo Justo y Pastor. con gus visitas. De vez en cuando va á verle, á admiración? ¿Cómo un escritor radical se La ceremonia en los tres sitios fue breve regalarle con suculentos manjares y á de- allanaba, á elogiarle á él, hombre, aunque y los forasteros pudieron dedicar el resto cirle cuatro ternezas. Esto es lo chic del día á hartarse de ver cosas: el descenso 4 A TRAVÉS DE LA FRONTERA ¡IMPRESIONES PARLAMENTARIAS V MADRID AL DÍA