Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A 8 C. MARTES 5 DE MAYO DE 1908. EDJCION i. a PAG. 4. rresele á cualquiera que más debe entender que no se sabe que cante bien más que por- cura, además, poner en contacto el comerie estas cuestiones del reparto el músico que lo asegura muy formalmente su mari- cio de España con el de América, señalando jue el libretista, y á Mr. Ferier pareciéronle do, el cual anda de un periódico á otro poco las tarifas. oien los artistas de la Opera Cómica. Sin menos que diciéndonos: El iinbargo, Mauricio Maeterlinck no era de la- ¡Mi mujer canta como los ángeles; pa- C L PROBLEMA e n problema monetario MONETARIO España: tal es el temisma opinión y no encontraba en el elenco labra de honor ma que en un intereuna figura de mujer capaz de interpretar á V vean ustedes por dénde el amor, que sante folleto aborda y desarrolla D. Andrés la perfección el papel de la protagonista. 1 hace indudablemente milagros, pone Barthe y Barthe. La materia se divide en El director de la Opera Cómica, hombre á veces en ridículo á hombres de verdadero cinco capítulos, y trata principalmente de que no escatima nada á los autores, mostróla circulación de la moneda de plata. se dispuesto á contratar á la cantante que talento... Josi JUAN CADENAS. le indicaran fuera mejor para hacer la obra, París, Abril. 1 EGISLACiON El nombre de los autosiempre que estuviera disponible. DE CORREOS r e s d e e s t e l i b r o D- D i o No quiso oir más Mauricio Maeterlinck nisio Doblado y D. Franpara asegurar que él. por su parte, no vtía cisco de Asís Gutiérrez, ambos funcionarios más que una artista capaz de interpretar la obra en el escenario de la Opera Cómica. ANUARIO BAILLY- Cada a ñ o es más del Cuerpo y conocidos por anteriores publicaciones, nos releva de todo elogio. Esta artista era... Georgette Leblanc... Rail 1 I F R F completo é intereComo de extraordinario valor práctico so ¡Ahí ¡No... ¡Por esto sí que no pasaba la bresale en este volumen de Legislación dt BAILUERE g a n ¿e s t dirección... Vióse entonces que todos los y útilísimo Anuario del Comercio. e p o p u l a r Su contenido es tan interesante como in- Correos un índice que facilita el estudio J reparosVle Mr. Maeterlinck no eran otra cosa que el capricho de imponer á fteorgette Le- dispensable en cuanto á datos y guías. Pro- adaptación de todas las materias. blanc cantante, como ya la había impuesto actriz, y Pelleas et Melisandre desapareció de OPLAS DEL MARTES. la tablilla de ensayos... Cuando se convenció Mauricio Maeter HIMNO DE PAZ linck de que con su oposición no iba á conseguir nada, y en cambio perjudicaba al Mi canto no es de guerra ni de odio hacia el tirano verdadero autor del trabajo, esto es, al múSus blancas alas tiende la hermosa Caridad. sico, se resignó y aceptó el reparto que le ¡El sol besa radiante su suelo castellano, impusieron... Georgette Leblanc se contentó y en el altar sublime que alzó el amor cristiano con ver las representaciones de Pelleas et resuena el Himno santo de la Fraternidad! Melisandre desde una butaca... Y Pelleas ej Melisand? -e fue un éxito que oRespire el Centenario magnánima clemencia mienza ya á dar la vuelta al mundo. y disculpemos todos ios veiros del ayer. Agradecido el músico- ¡y cuidado que es De la ambición- de un hombre pagamos la imprudencia. difícil encontrar músicos agradecidos! ¡Los unos aetendían su sanca independencia! ocurriósele otro cbuen día hacer una parti ¡Los otros peleaban esclavos del deber! tura para Monna Vanna. Mr. Maeterlinck No olvido la grandeza de aquella lucha extraña cogió entonces la ocasión por la punta de ni quiero de mi patria las glorias olvidar. los pelos y concedió la autorización que el ¡Bendito el noble pueblo que tuvo un Malasaña, músico solicitaba, pero imponiéndole á pero bendito el hombre; dichosa nuestra España Georgette Leblanc. que olvida los rencores y logra perdonar! El compositor aceptó y escribió la música... Cuando llevó la obra á la Opera Cómi ¡Quién sabe si la sangre fecundizó la tierra. ca, gustó extraordinariamente, y el director ¡También sangrienta alzóse la redentora cruz! estaba dispuesto á ponerla en escena; mas A veces, eu la muerte la salvación se encierra al enterarse que la tenía que cantar Geor ¡Quién sabe si nos trajo el rayo de la guerra, gette Leblanc, cambió de opinión. ¡Ah! ¡No! entre espirales de humo, el germen de la luz 1 También la nueva dirección de la Gran Opera recibió la partitura desde el primer momento, pero negándose terminantemenA veces, el cauterio con éxito se aplica te á aceptar á Georgette Leblanc, ya que se y el fuego evitar puede la horrible amputación. trata de una artista que todavía no se sabe El triunfo del progreso las guerras justifica: que haya cantado ópera en ninguna parte. ¡La sangre, al correr, lava, y el fuego purifica Y en el escenario de la Gran Opera lo que y, á veces fuego y sangre progreso y vida son! hace falta son cantantes. Aquí, pues, comienza el lio. El músico De paz el himno hermoso los pechos alboroza 1 sabe que imponiendo á Georgette Leblanc La Pilarica hoy sólo amor quiere á sus pies: no se estrenará la obra en ninguno de los ¡La sangre vieja calla ante la sangre moza, dos teatros que dan gloria y dinero, y al y ya no hay un baturro en toda Zaragoza mismo tiempo ve que se le puede escapar la que hervir sienta en sus venas el odio hacia el francés! ocasión de estampar su nombre en los carteles del primer teatro de París. Mr. MaeterLas glorias del trabajo elevan su trofeo linck, por su parte, como buen poeta, es un sobre los mismos campos de Juto y destrucción, incorregible soñador, y piensa que es ésta y hoy logran dos naciones fundirse en un deseo una ocasión excelente para que Georgette y el largo y negro túnel, rasgando el Pirineo, luzca sus facultades en la Gran Opera... ¿No acerca las dos almas de Francia y de Aragón. canta allí la Cavallieri? Pero los directores de la Opera no se conHoy son las dos rivales hermanas verdaderas: vencen, y el músico se ha liado la manta á cesó del necio encono la torpe cegaedad, la cabeza y ha entregado la obra... sacrifiy el hierro, que estallaba. en muros y trincheras, cando á Georgette, mientras Mauricio Maecon una red de. alambres enlaza la s fronteras terlinck protesta y lleva la cuestión á los ¡y vuela el pensamiento con la electricidad! Tribunales. Ahora bien; la pregunta que estos días No son de nuestro siglo rencores legendarios nos hacemos es la siguiente: ¿quién es el ni admiten odio eterno las leyes del honor. verdadero dueño de una ópera, el libretista Después de un duelo á muerte se abrazan los contrarios: ó el compositor? ¿Quién tiene más derecho ¡Lavadas las ofensas entre los adversarios, sobre ella? ¿Es que uno de los autores puecon honra quedan siempre vencido y vencedor! de perjudicará su colaborador por proporcionarse la satisfacción de un ridículo caDebemos del pasado borrar las sombras ranas, pricho? buscando en el presente la luz de la verdad. Porque es muy natural que para monsieur ¡Adornen frescas flores balcones y ventanas Maeterlinck, la genial Georgette sea una y alegres en la torre repiquen las campanas gran actriz, una gran cantante y una gran cantando el Himno santo de la Frattrnidadl mujer; pero los directores de la Opera no pueden aventurar la suerte de una obra Josa JACKSON VfiYAN. confiando el principal papel á una señora Mayo, 1508. BIBLIOGRAFÍA