Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ET 1 N D E A B C A SEÑORl i DE LOS CIEN MILLONES CONTINUACIÓN -Pero... pero... Kerrnor, no. Kermor... Delrue, sí... Kermor. no... 3i Kermor compra... yo tendré que pagar la diferencia... pagar... ¿comprendes? Sidonia se echó á temblar. ¿De modo que había que pagar la iesatinada especulación del marqués? jY efla había favorecido la venta de las acciones en vez de contener el desastre! Habló aún algunos minutos más con su padre, y le dejó al cnilado de las enfermeras. No había perdido del todo las esperanzas de salvar la situación y de reconquistar a su futuro. En el mo; mentó de recibir el telegrama en que él anunciaba su viaje, creyó que todo había concluido para su padra y gara ella misma; pero el barón volvía á la vida, aunque lentamente, y ella recibía desde cada escala del Cai Hambourg noticias y frases de afecto de Enrique. Fuese á ver á la marquesa, que la recibía con más cariño desde que Bressieu había caído enfermo. -Buenos días, hija mía. Celebro ver á usted porque eso es prueba de que su papá se encuentra mejor. -Está bastante bien, en efecto, hasta el punto de que me ha hablado hoy de negocios, de asuntos de Bolsa muy directamente relacionados con ustedes. ¿Conmigo? ¡Jesús! ¡Si para mi son más ininteligibles que el chino todas esas cosas de Bolsa! -Es muy sencillo. Y perdóneme usted, en gracia á la intención, que le hable de ello. S esposo de usted juega ahora en gordo sobre las minas de oro... -Es la primera noticia que tengo, hija mía; pero eso no me preocupa. -Mi padre acaba de decirme que está á punto de arruinarse. El krach de las minas de oro es inminente, cn- ón de días, de ioras no más, tal vez. ¿Está usted segura? ¿E g al marqués. Síi- -Segurísima, y ruego á usted que se lo au Segurísima, aq d L haré inmediatamente, y le quedo áus l d á usted agradecida pot Lo h é i d i t t si interés que nos demuestra. ¿No debo considerarla á usted como mí madre? Elena de Kermor la besó en la frente y la acompañó, ha a. -la puerta del jardín. ¡Gracias, y mucho ánimo! Regresó al palacio pensativa. Aquella desenvoltura con que hablaba Sidonia de negocios complicados la líabía producido cierto disgusto. No era aquélla la esposa que había soñado para su hijo... y comprendía la fuga de Enrique hacia el emancipador país del oro. ¿Llegará Sidonia á ser condesa de Kermor? -pensaba. Su aeber era informar á su marido inmediatamente de lo que acababa de decirle la hija del barón. Precisamente, en aquel momento entraba el marqués, más animado que nunca. -Voy á darte una sorpresa, Guy. Tengo que hablarte de asuntos de Bolsa. -De allí rengo. Adivino que te han dicho que estoy haciende locuras, y quieres reprenderme. -No, sólo quiero darte un consejo, bueno, al parecer. -Lo seguiré ciegamente, puedes estar segura de ello. -Ahora lo veremos. ¿Es verdad que juegas sobre las minas de oro? -Si, algo. -Pues ha llegado el momento de vender. -Sí, no de estos días. -No, inmediatamente. ¿Quién te lo ha dicho? -Iva hija de Bressieu, que acaba de estar aquí. ¿Ha estado aquí? Entonces es que su padre se encuentra mejor. -Si, y- ha hablado de las minas de oro, interesándose poi nosotros. -Interesándose por él, nada más. El conde se sonrió, y dijo: -Querida Elena, si me hubieran preguntado cuáles iban á ser las primeras palabras que pronunciara Bressieu, hubiera contestado: Dirá textualmente: Es indispensable que Kermor no compre más acciones de minas de oro, y más indispensable aén eme las venda. ¿Por qué lo suponías? -Porque esas son, precisamente, las últimas palabras que me dijo el día que cayó enfermo. Ahora despierta de su letargo y continúa la conversación. No quiero sus consejos, que se los guarde para s i mismo. -Ya ves cómo no me haces caso. -Elena, no puedo ocultarte la verdad, i c íeservaba una sorpresa: pagarlo todo, recuperarlo todo, y decirte: Aquí tienes una friolera de 10 ó 20 mülbnes, con los que no s é que hacer, porque no debo un céntimo á nadie, mi siquiera á Bressieu! ¡Es posible que hayas ganado tanto! -Y estoy en condiciones de ganar más todavía. El barón había soltado con Un golpe He fortuna, y soy y o quien lo realiza. ¡Que no se hubiera puesto enfermo! ¡Por Dios! ¡Qué cosas dices! -Tratándose dé negocios, no existe piedad posible. ¡Tú convertido en hombre de negocios! (Me dejas asombrada 1- -Un sueño hermoso. Y si Enrique logra el mismo éxito que yo, nos llamarán los Cresos Kermor. -Llamaron á la puerta discretamente. ¡Adelante! El marqués recogió de manos de un criado un telegrama, y lo leyó sin manifestar emoción alguna. El telegrama decía así: Continuará. un gratis capellanes á CATÓLICA ofrece j españolas, a í n a s d e gobierno, atas. Poesías de Arriaza, Beña, Gallego. Espronoey srtas. de eomp. y para co- ds, López G- aroia, Palacio, Cirilocasas aristocráticas, quien darán también lecciones y pa- mercio, BonneB gouvernants, Precioso libro: 1 peseta librerías. seos niños, institutrices y ayas y sirvientes de todas tyas, alemán, francés, inglés, clases con tíñenos informes se español, labores, música, pin- facilitan en La Solución, San tara, dependientes de comer- Vicente, 12. Teléfono 1.457. Gonserrasión iad finiáa y PARTICULAR D E cio, paseos, modista, plancha- Avisos a Goloreros, 3, y Paseo dé los- rinos, por dora, peinadora, doncella, co- S an Vicente, 6, café Gascorro ateces, de la piel, secretas y garantizada sean, empleando débfle s o vías urinarias en casa del méMnera. Todos de inmejorables Eli SAUFEHOL dico- directordelaConsnlta referencias. Alcalá, -6. 1. de San Juan d e Dios. De Arreglodetoda 3 lasesdeYino 8 agrios, agridulces y amargos. 366 tarde, Atocha, 28, entra da por Cañizares, 1, pral. de- Catálogos y onsultós. gratis. B. Cantero. En Jadrid, Hnerrecha. De provincias por carta i inglesa arreglan á nuevo en- Corsés de salud estilo m o- Compañy. Fot. Faencarral, 29 tas, 9; Bawélonn Codols, 29. Sevilla, Albaera, 2. Casa cen ¡ajes antiguos y faldas de dernista de la mas alta notral. Pintor Sorolla, 2 Í, Valencristianar. Alcalá, 6, 1.0 vedad. 10, Carmen, 1O, pl. cia. Laboratorios químicos. EL, LIBRO D E I ¿A Telégrafos. Preparen. 1 Julio por jefes Cuerpo; nueprovinciales para Ilustravos programas. Rejas, 1, pl. ción Financiera se nece o Tosmae, debe tenerlo r a bella para conservar su sitan. Fuertes comisiones. Para ORISTIANAE lermosnra y la fea para ad- Concepn. Jerónima, 6, Madrid Juegos completos de cachemir (uiriria. A 3 ptas. libí irías de y otomán bordados. Gran suríspaña. Cutis blancc y rósa- Cinturones de tela latido. Precios sin competencia. lo, puntos negros, ronchas, P l a g a Progreso, 16 nritaeiones. qmtaarrugas. De- vable Butterfley, lilación verdad. Crecen ce- Ptas. 2.5O. Casa as y pestañas, barba, bigote. Codificación de la nariz. En Thomas. Sevilla Artículos para fotografía ¡ladrid á 3 ptas. Fe, Puerta P l a z a d e l Ángel, 8O el Sol, 15; S. Martín, Pta. De tafilete legitimo. 7 pts. Sol, 6, y otras. Va correo certie alquila espaciosa tienda Botas id. fd. 9 id. ¡cado, enviando 3 ptas. sellos y de cristales, surtido, ESPOZ T MINA, 30, FL. con dos huecos, en 70 ptas. L a AvE -i. Madrid. inmenso. ARENAL, 7. y 3, PL. Razón, Conde Duque, 30, pt. a extranjeras EL DOS DE MAYO CONSULTA C O S E C H E R O S LAS AS eab. 0 vestir bonitos b ti b oéfiros y brillant. a 2,60,3,4 y 6 pta. La loria. Montera 28 1 CAJER 4 S BELGAS CORSETERA S i S BELLEZA PAULA REPRESENTANTES Trajes para niños 1,90 Id. id. (vestir legitimo) 12,00 Trajesp. caballero (i a) 35,00 Id. color 6 negro (extra) 60,00 80- -ESPOZyMIJSA- -30 VESTIRSE ZAPATOS Photo- halí S