Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 4 DE MAYO DE 1908. EDICIÓN i. a PAG. teonstitución moral y física del pueblo aragonés, terminando su elocuente discurso coa una recapitulación brillante, en la que, después de haber hecho constar que la guerra de la Independencia no fue hija de la odiosidad de dos pueblos, sino de la codicia de un hombre y de la desatentada conducta de una corte, animó en sentidas palabras á la juventud á trabajar por el engrandeciiniento de la patria. La elocuente oración del joveu é ilustrado catedrático Sr. Zabala fue premiada con aplausos calurosos del auditorio, que era tan numeroso como selecto, y en el que figuraban muchos catedráticos de la Universidad é Institutos, ción necesaria para ejercer las funciones que les están encomendadas. O habrá que emigrar ó repeler de manera enérgica los desafueros del capricho y de la imprevisión. 10. LAS Fi ESTAS DEL CENTENARIO p l desfile escolar. Simpática en extremo resultó la fiesta escolar celebrada ayer en la plaza del Dos de Mayo, A presenciarla a c u d i ó desde mucho antes de las nueve, numerosísimo público, que ocupó todo el sitio disponible en la anchurosa plaza y sus inmediaciones. Los escolares que habían de figurar en el ETn la tarde de ayer fue objeto de un inca- desfile empezaron á formar en la calle de liñcable atropello nuestro director, se- Ruiz y San Andrés á la hora indicada. A la cabeza de la formación, en la primera de las ñor Luca de Tena. Paseaba por la Moncloa en automóvil indicadas vías, estaban la banda de música acompañando á su familia, y al regresar á! de San Bernardino y el tfátallón infantil del Madrid y pasar por delante de la caseta del Asilo de María Cristina. Todos los colegios Resguardo que hay frente al restaurqnt Pa- fueron con sus estandartes. Poco después de las nueve y media llegarisiana, los guardas de Consumos hicieron ron los infantes doña María Teresa y don parar el vehículo. En forma destemplada, con frases grose- Fernando, con su hijo. En la tribuna regia esperaban la llegada ras y ademanes incorrectos exigieron al chaujjcm que abriese la arquilla del coche y, de las Reales personas gran número de jelevantase todos los asientos para hacer un fes y oficiales de Artillería; el gobernador civil, señor marqués del Vadillo; el ministro registro. Nada contuvo á estos celosos servidores de Instrucción pública, de uniforme; el codel fisco, ni la consideración debida á seño- misario general de Policía, Sr. Millán Asras 3 niños entre cuyos pies rebuscaron tray, y el coronel del Cuerpo de Seguridad, Sr. Elias. con un rigor digno de mejor causa. Sucesivamente fueron llegando la infanta Cuando hallaron en la arquilla un bidótt de gaso ina, de cinco liDos, indispensable para doña Isabel, acompañada de la marquesa el uso del coche- -porque todavía no se ha de N ajera, y el infante D. Carlos con su descubierto el medio de que un automóvil hijo D. Alfonso, que vestía traíe blanco á la de motor de gasolina ande sin gasolina, -marinera. Llegó á las diez 3? media S. M. la Reina resoplaron jadeantes de júbilo, como fieras que echan la zarpa á su presa, aquellos in- doña María Cristina, y veinte minutos más educados servidores y salvadores de la Ha- tarde, precedidos por los ayudantes de don Alfonso XIII, el príncipe de Asturias, que cienda municipal. ¿Qué tal? Temamos ó no razón para iba en coche con la marquesa de Salaman. nacer el registro? -exclamaron, llenos de ca y el conde del Serrallo, y SS. MM. el triunfante aunque grosera alegría, ponien- Rey y la Reina doña Victoria en otra cado á prueba la paciencia de nuestro di- rruaje. A las once en punto comenzó el desfile, y rectoi. Jso bastó que éste les explicase la necesi- después que hubieron gasado bajo el histódad que tiene todo automóvil de llevar uno rico arco la banda de San Bernardino y el ó dos bidones de gasolina como reserva batallón infantil de María Cristina, S. M. el cuaudo emprende una excursión, por limi- Rey tomó en brazos al príncipe de Asturias, tada que sea, ni que se ofreciese á probar su augusto hijo, y con él se encaminó al docuruentalinente que aquella gasolina ha- arco, en medio de una délas más entusiásbía sido adquirida en Madrid con todos los ticas ovaeiones que se han tributado al Soberano. Al llegar á la puerta ¡del parque, derechos pagados. La lógica y el sentido común deberían D. Alfonso XIII dio á besar la bandera esbastar, si rezasen con ciertas gentes, para pañola al príncipe dé Asturias, y las aclamahacer ver que nadie sale en automóvil con cones y los vítores aumentaron. El entusiassu familia para introducir de matute un mo fue en aquel momento indescriptible enproducto que, á lo sumo, adeudará de dere- tre cuantos presenciaban tan. conmovedora escena. chos de entrada unos cuantos céntimos. I,o mismo hicieron cou sus hijos, D. Luis Todo fue inútil. Aquellos Césares vencedores amenazaron con detener el coche, y Fernando y D. Alfonso, respectivamente, íué necesario entregarlos el bidón para que los infantes doña María Teresa y D. Carlos, la epopeya del atropello no se consumara. después de lo cual volvió á reunirse toda la Si estas cosas ocurriesen en el Riff, que familia Real en la tribuna y continuó el probablemente no ocurrirán, se recurriría á desfile. Tomaron parte en él unos 10.000 niños, llamar inculto á aquel pueblo, calumniado Indudablemente, porque suceden en Madrid según cálculos aproximados. A todos ellos y tenemos por culta y adelantada á la villa. les fueron entregados ejemplares de dos No creemos que sea mucha exigencia pe- libros, titulado uno Daoiz y Velarde, y otro dir á las autoridades municipales que inter- con la siguiente inscripción en la cubierta: Dos de Mayo de 1 S 08. A los niños de las vienen en estos asuntos de los Resguardos alguna medida que evite espectáculos tan Escuelas de Madrid, en el primer Centenalamentables como el que hemos menciona- rio de tan gloriosa fiesta. El Cuerpo de Ardo. Ya que subsisten esos tributos que tan tillería. odiosa hacen á la Administración municiDurante el desfile, la banda ejecutó el papal, dulcifiquen su ejercicio con la pruden- sodoble de Chueca al Dos de Mayo. cia, con la corrección que impone la vida Los escolares, en correcta formación, pamoderna en capitales de la importancia de saban ante la tribuna regia dando ¡vivas! Madrid, para que no se dé el caso de que se que eran contestados con entusiasmo por vean atropellados en sus puertas el sentido el público. común, la equidad y la justicia á manos de El acto terminó á las doce y fue brillanunos guardianes que carecen de la discre- tísimo. UN ATROPELLO fn la Escuela Modelo. Después del desfile, la marquesa de Squilache, acompañada de la Junta directiva del Círculo de Bellas Artes y del delegado regio, Sr. Gascón, pasaron á la Escuela Modelo, donde iba á verificarse la distribución de las 10 cartillas del Monte de Piedad, de á cien pesetas cada una, instituidas coa el donativo de la marquesa de Squilache, presidenta honoraria de la mencionada Sociedad, entre cinco niñas y cinco niños de las escuelas públicas del barrio de Maravillas. Comenzó el acto cantando un coro de 70 niños un himno al Dos de Mayo, letra y música de doña Pilar Contreras, bajo la dirección del ilustrado maestro D. Francisco Carrillo. Luego, D. Alberto Aguilera pronunció un breve y patriótico discurso, y en seguida la señora marquesa de Squilache hizo el reparto de las cartillas, con las cuales fueron agraciadas las niñas Manuela Reinoso y Puig, Consuelo Baeza y Montoto, Mercedes Alvarez Canellas, Joaquina Marco Mesonero, Florentina López y arcía, y los niños Enrique Romero Resurrección, Juan Manuel Pallares, Antonio Oliaste Hervías, Carlos Roggiero Encinas y Manuel Menéndez Antón. A cada uno de los agraciados le fueron entregados un diploma, una caja de bombones y la cartilla del Monte de Piedad encerrada en una artística cartera de piel con el escudo del Círculo de Bellas Artes. Después del reparto hicieron uso de la palabra el Sr. España y el delegado regio, Sr. Gascón, que dio por terminado el acto. La generosa donante de las cartillas amplió el donativo á doce de éstas é instituyó dos lotes de 5.000 pesetas cada uno para huérfanos de Artillería. La marquesa de Squilache visitó detenidamente toda la Escuela, elogiando su admirable organización, y fue objeto de efusivas manifestaciones de simpatía por parte de ios escolares y de cuantos concurrierou al solemne acto. p n la iglesia de las Maravillas. En la parroquia de Santos Justo y Pastor se celebró ayer mañana una misa de Réquiem en sufragio de las víctimas del 3 de Mayo de 1808. Las paredes del templo estaban tapizadas con colgaduras de terciopelo negro galoneadas- de oro, sobre las que destacaban coronas de laurel y banderas españolas y de la Cruz Roja, entrelazadas. En el altar mayor se alzaba un artístico monumento, dedicado á los héroes. Presidió el acto el teniente alcalde del distrito. Asistieron numerosas Comisiones oficiales. El P. Fidel, abad de Cavia, descendiente de uno de los fusilados en la sangrienta jornada, pronunció un elocuente y patriótico sermón, dedicando un sentido recuerdo á los que sacrificaron su vida por la patria. El templo estaba ocupado por numerosa concurrencia. 1 a procesión cívico- religiosa. Ayer tarde se verificó la procesión organizada por la Sección primera de la Cruz Roja y Víctimas del Dos de Mayo, revistiendo el acto gran brillantez. Desde mucho antes de la hora fijada para su salida, el público invadía ya la plaza del Dos de Mayo y sus alrededores. A los tres de la tarde comenzaron á llegar los diversos elementos civiles y militares que habían de tomar parte en esta procesión, colocándose cada grupo en el sitio que se le había destinado, y que indicaban carteles colocados en la pared. La comitiva se puso en marcha á las cuatro y media, llevando el orden siguiente: Piquete de guardias municipales á caballo; Orden del Dos de Mayo; banda de San