Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 4 P E MAYO DE 1908. EDICIÓN 2. a PAG. 6. I a madre de Rull. El letrado Sr. Ibáñez ha visitado esta tarde á la madre de Rail en la celda de la enfermería de la prisión de mujeres. Está constantemente acompañada por una monja y un empleado de la cárcel. La Queraltó Iam 2ii tóse amargamente de que no la dejen coser ni hacer media. Juró y perjuró que nunca ha tenido intención de suicidarse y que es inexacto que con igual fin diera una hoja de navaja ni una aguja á SU hijo Hermenegildo LUNES, 4, 2 T. -Anoche se celebró eu ij, Maisdn Dorée el banquete en obseq- uio á los mantenedores de losjocñs Floráis. 131 Sr. Menéndez Pelayo no asistió por hallarse algo indispuesto. p 1 presupuesto de cultura. En este asunto las controversias y las pugnas han llegado ya á su período más agudo. Ninguna cuestión ha llegado á preocupar y á sugestionar de tal suerte. La opinión muéstrase intrigada por saher lo que haga el ajcalde. Dícese que el señor Sanllehy recibió poco ha una carta particular del Sr. Maura, ensartándole que no deje prosperar el acuerdo, pero de conformidad con la opinión manifestada por los conservadores y católicos? Por su parte, el gobernador ha recibido un telegrama del ministro de la Gobernación- -telegrama que el Sr. Ossorio exhibió anoche á los periodistas- -en que se deja en libertad al alcalde, diciendo, entre otras cosas: El Sobierno desea respetar escrupulosamente el ejercicio de las facultades de la Alcaldía, con autorización para obrar sin imposiciones ni mandatos. Y al final del despacho: Interesa ratificar al alcalde que tiene expedita sus prerrogativas y facultades y que el Gobierno atiénese al deseo de respetar lo que él decida. X, a posición del Sr. Sanlleby es, en verdad, dificilísima. Si suspende el acuerdo, tendrá la enemiga de los concejales; si ratifica el acuerdo, tendrá enfrente á los conservadores y católicos. Ni aun dimitiendo puede hurtarse al conflicto. I os Jodis Floráis. La Prensa local consagra largo espacio á reseñar la fiesta de ayer. Todos convienen en que resultó brillante, aunque le restara alguna solemnidad la ausencia de tocias las autoridades, incluso la eclesiástica. Los elementos catalanistas se duelen de que no desfilaran las banderas catalanas. Hoy continúan los festejos. Por la soche, a primera hora, se verificará en la Casa Lonja la velada necrológica en honor á los poetas y escritores catalanes fallecidos. Pronunciarán discursos D. Ramón Picó y va rios delegados extranjeros, y se leerán composiciones de los poetas conmemorados. 1 1 s manteneaors. LOS SOLDADOS Y LOS CONSUMOS POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR mítAGA, 3, 8 vaAyer llegó, procedente de Melilla, el 104 por Ciudad de Mahón, conduciendo soldados que, con licencia ilimitada, regresaban á sus casas. En el muelle esperaban á los soldados algunos oficiales encargados de vigilar el desembarco y de conducirlos al tren, con objeto de que estas operaciones se verificaran con e ¡mayor orden. Los soldados, al desembarcar, expusieron sus deseos de no ser registrados por los consumeros. Tranquilizáronles lo otisiales. Grande y merecida ovación á Juan t na. Un poco tardo para los jinetes nos resulta el veragua, que en total toma seis varas y mata un par de jacos. Lagartijo hace un quite eon una larga de aquellas famosas- del tío, y en otro se arrodilla muy cerqnita de los pitones; Machaquito coloca una vez la montera en el testuz de la res, y Manolete hace un quite de verdadero peligro á Zurito. Total: un tercio alegre, movido y entretenido, que nos hace pensar en las delicias de la vida. ¡Así da gusto! Machaquita mete un par caidill o, y convencido de la mansedumbre del veragua HUELGA MONSTRUO deja á Chatín y Cámara que complete el tercio, lo que hacen los niños poniendo par M t TELÉGRAFO y medio, éste del valenciano, y nialito; y DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR aquél á cargo del cordobés, que llega bien ROMA, 3, T á la cara y se deja ver del oorntipeto. aicúlase en 40.000 el número de obreros Machaquite, seguro de que con la muleta v agrícolas que se han. declarado en huel- no va á sacar gran partido del manso, no ga. El Gobierno ha. adoptado medidas para hace más que tirar á igualar para meterse asegurar el orden en las principales co- 1 una de completa travesía. eon ra arcas. Secunda con un pinchazo- saliendo por la No obstante, en la provincia de Padna, cara; mete después medio asador, d iravesegún despachos que se acaban de recibir, sía, y luego media estocada tendida; wn se han producido disturbios que han dege- pinchazo hondo, delantero, -media estocada bien dirigida; un intento de descabello; áss nerado en sangrientas colisiones. Sábese que han resultado heridas cinco pinchazos más; media tendida; un pinchazo malo y dos intentos de descabello. personas. Y ya completamente descompuesto, xva estoconazo caído, siendo enganchado por la manga y derribado, estando todos muy bien al quite. Termina descabellando, después ¡e otro EN MADRID intento y cuando llegaba el primer a i so. El toro, bronco, y Machaco, sin querer 1 a cuarta de abono, La entrada, tan buena como la del sá- pasar el pitón de los sustos. Así, que nos aburrimos soberanamente. bado. Se lidian seis toros de Veragua, y de (Pita al cordobés. espadas actúan Lagartijo, Machaquito y Manolete. Estamos, pues, en plena Córdoba. Unos minutos más tarde de la hora anun- pl tres, Pepillo de mote, jabonero sncio, terciao y bien armado. ciada hacen el despejo las cuadrillas. Tres capotazos insignificantes de MaaaEl retraso se debe á Machatpiito que llega á la plaza minutos después de la hora lete; primera vara del Botero, con vuelco personal, y el veragüeño salta las vallas fijada para dar comienzo. Rompe plaza un toro sardo, salpicao, bien por el 2. Vuelto al ruedo, toma Pepillo, en total, eriado y con pitones, que atiende por Peshasta cuatro puyazos, por tres defunciones. cador. Lagartijo abre el capote y ea el primer En quites, ¡ay! ¡ni agua! Con la rapidez del relámpago, y sin que lance se mete el morito por debajo del percal y nos asusta á todos, haciéndanos temer llegue á enterarse el bicho, ni nosotros, mepor la integridad física del diestro. Se repo- ten tres pares y medio, de ínfima clase, ne del susto el cordobés, y da unos lances Mancheguito y Pepín de Valencia. En el último tercio, Manolete torea cerca. para poner al bicho en suerte. De Melones, Veneno y Zurito Chico toma pero sin parar, sin adornos ni arrestos. UH el veragüeüo cuatro varas, por una sola caí- suma, una sosería. Al matar, entra como los buenos y arrea da y una víctima, que paga el pato. un gran volapié. El toro, tardo y blando. (Muchas palmas, y más mereció el joven Los tres cordobeses hacen en quites todo lo que humanamente puede para alegrar- por su labor como matador. nos la existencia; pero no lo consiguen porRuarte, Gaditano, herrendo en negro, bien que Pescador no se presta á fiorituras. En banderillas se muestra muy valiente criado, alto de agujas y con armamento Cerrajillas, q. tte en el último par se ve com- suficiente para imponer respeta. De cinco verónicas que da Lagartijo, hay prometido, y ai tomar las trincheras sufre un paletazo del manso. (Ovaeión al nene, dos que valen todo el dinero del mnndo. ¡Vaya pasar, estirar los brazos, finura, que, afortunadamente, no ha tenido que lasalsa y clasicismo! ¡Rondeño puro! raesrtar ningún percance. Con bravura admite Gaditano cinco lanCantimplas coloca un par vulgarmente, y cetazos, uno muy bueno de Melones, y en se toca á matar. El niña de Juan estacón la flámula breve quites todos cumplen como buenos. Manuel Molina coloca dos buenos pares, y tranquilíto, procurando igualar al bicho para entrar con un pinchazo de tanteo. Un y medio Cantimplas, que hoy juega sofo á buen volapié y muchas palmas á Rafaelito, nones. Rafaeüto busca la breve lad con la muley á otra cosa. ta, sufriendo dos arrai cadas peligrosas en p o r Lierso atiende el segundo bicho de la dos ocasiones que se preparaba á matar, y tarde; es berrendo en negro, botinero, de aprovechando una igualada de la res coloexcelente presentación y con buenas de- ca todo el estoque eu lo alto, y hay deíuDfensa? ción y palmas. Blacliaquito empieza toreando bien de uinto, de nombre Z, ¡L. IU: O, i Cgi liracapa; luego se ve apuradillo porque el bicho le come el terreno, y al intentar enmendar- Q gao, meano y con pitoues. Machaquito cambia ú cuerpo limpio al se, resbala, cae ante la cara del bicho, y sin la oportunísima intervención de Mojino bicho á la salida de lo. s chiqueros s i bantal vez hubiesen acabado allí todas las gua- derillero Cámara y unos cuantos espectadores lo creen rana locura, y el h. v ün- o pezas de Machaco. dando orden de que formaran; pero los sodados, recelosos, creyeron que, á pesar de lo ofrecido, los de Consumos los registrarían, y, desobedeciendo á los oficiales, marcharon cada cual por su lado. Sólo 13 de los licenciados fueron obedientes, autorizándolos por ello Jos oficiales á continuar el viaje. Los 91 restantes fueron buscados más tarde y conducidos al cuartel de Capuchinos, hasta que el capitán general de la región, á quien se ha dado parte del hecho, disponga qué ha de hacerse con ellos. TOROS