Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3o P E ABRIL DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 1 como el carro de Pío caminara por la vía y no quisiera separarse de ella, no obstante los avisos que con el timbre le daba el conÜuctor del tranvía, se entabló entre ambos ¡Una agria discusión, que pretendió termi- i nar Pío sacando una navatá, con la cual quiso agredir al conductor y al cobrador. Intervino en el suceso una pareja del Cuerpo de Seguridad, que contuvo los ím- petus agresivos de Pío, encerrándole en una de las mazmorras de la Comisaría de Chamberí. En el Juzgado de g u a r d i a se presentó anoche un caballero con objeto de 1 formular una denuncia que no carece de originalidad. 1 131 denunciante, en compañía de un amigo, vecinos ambos de la Prosperidad, fue ayer tarde al sitio denominado las Cuarenta Fanegas, donde adquirió una pierna de cordero. Al regresar á la Prosperidad, y al pasar por el fielato de Consumos del extrarradio, obrando con toda corrección, quiso abonar el impuesto de Consumos; pero, con gran sorpresa de los introductores, los empleados del fielato se negaron á aforar la pierna de kcorder y, por consecuencia, se opusieron á su entrada. -Los perjudicados con aquella absurda medida dieron parte al comandante del puesto de la Guardia civil de la Prosperidad, que formó el correspondiente atestado, que fue remitido al juez de guardia con el empleado que se negó al aforo. 1 V Como antecedente de esta cuestión dire 1 MÍOS que hace poco tiempo corre á cargo del comercio del barrio de la Prosperidad la recaudación del impuesto de Consumos. Como en las afueras de Madrid cuesta la carne 80 céntimos en kilo más barata que en Madrid, y por derechos de entrada adeu- r da solamente 20 céntimos, queriendo losco- 1) merciantes y á la vez arrendatarios del im- j Duesto mantener los precios que les acomoda, han acornado ayer prohibir la introducción de la carne. Si las autoridades no toman cartas en el asunto, es muy posible que estalle un con- flicto en aquella populosa barriada. A. las nueve de anoche estalló u n petardo en la Puerta del Sol, causando la alarma consiguiente. Le puso un muchacho de diez y seis anos, llamado Julián Rodríguez, que fue c 1 niV do inmediatamente. sabilidad para n a d i e en la información abierta para depurar cargos. Créese que las declaraciones del capitán alusivas á confidencias hechas al Almirantazgo podrán dar juego en este asunto. Mientras tanto, servíase en el comedor un delicado refresco. S. M. la Reina doña María Cristina, que había llegado poco después de comenzada la fiesta, retiróse, después. de terminado el rigodón, con la infanta doña María Teresa. A las doce comenzó el cotillón. Preciosos regalos se repartieron, tomando parte en él, además de S. M. el Rey, que lo bailó con Mad. Lermoutoff, y de la infanta doña Isabel, que tuvo de pareja al duque de la Conquista, todo el elemento joven que acudió á la fiesta. Poco después de la una sirvióse una suculenta cena en dos comedores; uno para la familia Real, en el que lamas rica vajilla y la cristalería más delicada que se conoce se ostentaba, y otro para el resto de los convidados. Y pasadas las dos, descendían por la soberbia escalera de mármol, en cuyo centro figura el escudo de la casa en gran tamaño, adornada, como toda ella lo estaba, con bonitas y delicadas flores, los últimos invitados á tan magnífica fiesta, llegando, como todos, el sentimiento de que horas tan agradables como las allí pasadas hubieran terminado. Fue numerosa la concurrencia. Salvo la? omisiones involuntarias, vimos á la: Princesa Pío de Saboya. Duquesas de Noblejas, Valencia, T Serclaes, Conquista, Nájera, con elegante traje azul; Sotomayor, Victoria, Luna, Vega, Tovar, Torres, Medina de Rioseco y MedinaSidonia. Marquesas de Villatoya, Villasinda, Ca márasa, Berna, Bolaños, La Granja, Velázquez, Riscal, Coquilla, Alava, Rozalejo, Atarfe, Santa Cristina, Herrera, viuda de Hoyos, Mina, viuda de Monistroi, Peñafuente, Portago, Rocamora, Santa Genoveva, Pidal, Aulencia, muy guapa; Campillo, Cénete, Valtierra, Squilache, con elegante traje blanco y rico collar y corona de brillantes; Peñalba, Bayamo, encantadora; Jura Real, Quirós, muy bella; Rivera, Villamediana, Fuente Santa, Flores Dávila y Valdeolmos. Condesas: viuda de Pardo Bazán, Caudilla, Heredia, Spínola, Benoiuar, Serrallo Albyz, Aguilar de Iuestnllas, viuda de Torrejón, Torrejón, Villamoate, Aybar, San Román, Puerto, Villaflorida, Montarco, Esteban Collantes, Mayorga, Romauones, Penal ver, Castañeda, Torre Arias, Fuente Blanca, Casa Valencia, con traje blanco adornado de encajes negros y un soberbio collar de esmeraldas; Castillera de Guarnan, Chacón, Alcolea, Maluque, Velle, viuda de Xiquena, Santiago, Mortera, espléndidamente guapa, y CorrobbiO. Baronesas de Hortega y La Torre. Y señoras y señontas de Pidal, Areces, Silva, Carvajal y Quesada, Martínez Irujo, Zulueta y Hartos, Caballero y Ecliagi e, Agrela, Iturbe, viuda de Luque, Pineda, Moreno y Ossoiio, Muguiro, Silvela y Viesca, Crespi de Valldaura, Parda Bazán, Quiroga y Pardo Bazán, Ocantos, Reyuoso, Ruata, Cárdenas, Losada y Ozores, RáLago, Ramos Power, Aguilera y Pérez Herrasti, Owens, AUendesalazar, Bermúdez de Castro. Alcalá Galiano, Suelves, muy bonita, Fernández Henestrosa (D. Fraucisco) una hermosura; Peñalver, Lázaro Galdiano, Ui bina, González Castejón, Vázquez Barios, encantadora; Inagaki, Gil Delgado, Wilde, Rumbold, Gílbert, Graat Duff, Osma, un encanto de muchacha; Cabeza de Vaca, Rodríguez de Rivas, preciosísima, Castell, Uriburu y mil más. El sexo fuerte tuvo una brillante repres; ntación, entre otros, estuvieron el nuucio de Su Santidad y el presidente del Consejo, Sr. Maura. En resumen, una fiesta digna de la ilustre dama aue la organizó. UCRYlí EN EL PALACIO DE BAILEN escrrbif con toda exactitud la magnifl cencía de la fiesta celebrada anoche en el palacio de la duquesa viuda de Bailen, es tarea imposible. Fue grandiosa, contribuyendo á ello la presencia de S. M. el Rey D. Alfonso XIII, de su augusta madre y de las infantas doña Isabel y doña Maria Teresa. También lo fue por la selecta concurrencia y porque la ilustre dama que la organizó no escatimó el más pequeño detalle para darle el esplendor que merecía. Es el palacio de la duquesa viuda de Bailen uno de los más hermosos de la corte, no ya sólo por el inmueble en sí, sino porque en él hay encerrado un hermoso tesoro de obras de arte como tal vez ninguno otro contenga. íí Aquellas amplias galerías vense adornadas con multitud de cuadros cuyas firmas son de los mejores autores. Preciosas antigüedades hay en. ellos, joyas valiosas lo engalanan. El salón de baile es un dechado de buen gusto. Los riquísimos cortinones que adornan los. huecos, las estatuas que se ven, los espejos y la monumental araña que en su centro pen def junto con las pinturas que embellecen el techo; los ricos artesonados, los medallones que en los costados resaltan, todo, hacen de él un salón de reyes. Así es que cuando veíamos á Su s Majestades en- aquel lugar deducíamos que era el digno marco de tan grandes figuras. A las nueve y media en punto comenzaron á llegar losisivitados; en los salón citos anteriores ál de Baile aguardaban la llegada de las augustas personas. La duquesa recibíalos con encantadora amabilidad. Vestía primoroso traje blanco, adornado con encajes de plata, y joyas de gran valor completaban el adorno. Llegó primero la infanta doña Isabel con la duquesa- de Nájera. Poco después, los infantes D. Fernando y doña María Teresa, y después D. Alfonso v la orincesa doña Beatriz. Comenzó el baile con el rigodón de honor, que lo bailaron de cabeceras S. M. el Rey con la duquesa viuda de Bailen, teniendo de bis al infante D. Fernando y á la princesa doña Beatriz; el embajador de Alemania con la infanta dxia María Teresa, y de bis al duque de Mandas con laseí? 5 ra de AUendesalazar, y el príncipe Alejandro de Battenberg con la infanta doña Isab. el, y de bis al príncipe D. Raniero con la duquesa de la Conquista. Las otras parejas eran el ministro de Estado con miss Cockarane; el embajador de Italia con: la con desa de Casa- Valencia; el marqués de Viana con la señora de Wilde; el ministro de Bélgica con la marquesa de Nájera; el embajador de Francia con la condesa dé San Román; el marqués de la Torrecilla con la condesa viuda de Torrejón; el duque de Sotomayor con la marquesa del Riscal; el Sr. Dato con Mad. Igaki; el conde del Serrallo con la duquesa de Sotomayor; el ministro de Holanda con la marquesa de Viana; el general Azcárraga con la condesa del Serrallo, y el ministro de Gracia y Justicia con la condesa de Mirasol. Concluido el rigodón bailáronse diferentes valses y rigodones, uuo de éstos el Rey con la marquesa de Viana, la infanta doña Isabe con el duque de Mandas y la infanta doña María Teresa con el marqués de la Romana. DENUNCIA ORIGINAL U N PETARDO DESASTRES MARÍTIMOS POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PART CULAR CNDR- S, 2 9 9 1 YI. de la explosión ocurrida en el Británica son cinco, según telegrama de Portsmouth. Todos ellos han sido desembarcados en Sterhead, y se encuentran en tan grave estado, que no hay esperanza de que se salven. Las calderas del crucero donde ocurrió la catástrofe no han sufrido grandes daños. chocado con el destróyer Gala, fue á dar contra el torpedero Rible, que estaba en un dique, causándole averías de consideración. También en Portsmouth ha resultado el acorazado Formidable con grandes averías que le produjo el buque carbonero Pearl. De las desgracias personales ocasionada por la colisión entre el Gladiator y el transatlántico Saint Paul no se deduce responchoques. MásEl Áttentive, á poco de haber V íctimas de una explosión. á consecuencia Los marineros heridos